lunes, 4 de agosto de 2014

Abusos contra menores

Luis Alberto Romero
Hora Cero

Entre todo el catálogo de las actividades delictivas contempladas en las leyes y códigos penales de nuestro país, un lugar especial ocupan el asesinato, el secuestro y la violación, delitos que, por su propia naturaleza, causan impacto e indignación en la sociedad.
Por ello son considerados como delitos graves tanto el homicidio culposo como la violación, que contemplan los Artículos 265 y 266 del Código Penal Federal, y el secuestro, que se asienta en el 366 del mismo ordenamiento legal.
Sin embargo, cuando esos delitos se cometen en agravio de menores de edad, las penas se endurecen y el impacto, en términos de opinión pública, es mucho mayor.
En el mismo Código Penal Federal, por ejemplo, un lugar especial entre los delitos graves ocupa la corrupción de personas menores de 18 años de edad, de personas que no tienen capacidad para comprender el significado del hecho, o de personas que no tienen capacidad para resistirlo, es el Capítulo V; el Capítulo VI se dedica al lenocinio y trata de personas; el VIII se refiere a la pederastia. Todos, delitos graves.
Ayer, El Universal, diario de circulación nacional, publica un interesante trabajo de investigación firmado por Rocío Tapia, quien aborda el tema del abuso sexual contra menores. Revela un incremento en las estadísticas correspondientes a estos delitos en comparación con el año pasado. Durante 2013, las diferentes procuradurías de justicia de las entidades del país reportaron 5 mil 736 denuncias por violación infantil, mientras que sólo en los primeros tres meses de este año, el número de casos asciende a 2 mil 216.
El reportaje consigna la declaración de Luis García, primer visitador de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, quien apunta que en 2012, la mitad de los niños mexicanos fueron víctimas de algún tipo de violencia pero para 2013, 7 de cada 10 menores del país fueron afectados por esta situación.
Destaca también lo manifestado por Laura Martínez, directora de la Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas, una asociación civil que afirma que sólo en el 1.5 por ciento de los casos, las autoridades responsables del sistema de impartición de justicia condenan al violador.
Los datos correspondientes al estado de Veracruz son escalofriantes y llaman a la reflexión: es el estado con más víctimas pequeñas, 17 bebés en un año, consigna El Universal.
De acuerdo con la información proporcionada por las propias autoridades estatales, hay 187 denuncias por abuso sexual contra menores en Veracruz, lo que ubica a la entidad en el lugar número 10 dentro del ámbito nacional; las primeras posiciones son para Jalisco, con mil 267 denuncias; Chihuahua, con 592; e Hidalgo, con 518; en la lista siguen Tamaulipas, Sonora, Guanajuato, Guerrero y Michoacán.
Lo lamentable es que esas cifras no reflejan fielmente la realidad porque la mayoría de las víctimas de estos delitos no presentan denuncia ante las procuradurías de justicia y, por tanto, no reciben atención jurídica ni asistencia médica y psicológica. Así, la mayoría de esos delitos quedan impunes; los delincuentes, sin castigo; y las víctimas, sin apoyo. @luisromero85
Publicar un comentario