sábado, 27 de septiembre de 2014

Algo pasa en Xalapa... y no es normal


Miguel Ángel Gómez Polanco
Vía Crítica

En diez años ejerciendo el periodismo, quien suscribe autor de esta columna ha aprendido y reaprendido una cuasi ley: hay enfermos de poder, pero no porque lo posean, sino porque no se cansan de criticar a quien sí, incluso cuando hay detalles dignos de reconocerse.
En esos diez años de oficio he visto bastante; de todo, diría yo. Cosas buenas y malas; criticables y plausibles, pero haciendo un esbozo de sensatez, me referiré en particular a dos administraciones municipales en Xalapa que me han tocado de lleno, en un panorama muy general y como ejemplos de lo que les cuento, estimada y estimado lector.
Durante el trienio de David Velazco Chedrui, al segundo año par ser específicos, se aclaró que no sería posible abatir el rezago que existía en obra pública. El encargado de “avisar” de ello en su momento, fue el entonces director del área, Silvestre Domínguez Domínguez, quien dijo que el 50 por ciento de retraso era evidente y por más esfuerzos que se hicieran “no podrá abatirse”. Infortunadamente, no mintió.
El balance de la administración de David puede resumirse en centros comerciales y medidas muy buenas, pero retiradas por presiones sociales como los ejes viales; obra pública a medias y una millonaria deuda de 50 millones de pesos con Banobras, a pagar en 25 años y “rescatada” por Banca Mifel SA.
Para la siguiente administración, Elízabeth Morales anunciaba que se invertirían 40 millones de pesos en 12 “obras estratégicas” muy recordadas. Era también, el segundo año cuando de todo responsabilizaba a su antecesor, el pobre “Bicho”, por el estado que guardaban varios rincones de la ciudad.
Aun recordamos las declaraciones de la ahora dirigente del PRI en Veracruz, quien aseguraba un rezago de 200 millones de pesos en obra pública general que afectaba a 240 calles de Xalapa… por culpa de “Bicho”.
Pero no todo fue malo, hay que decirlo. A través de la empresa Impluvium (de la que por cierto, nunca se dieron detalles sobre su licitación) llegó a Xalapa el afamado concreto hidráulico que sirvió para rehabilitar las avenidas Murillo Vidal y Lázaro Cárdenas, como las más notables, con una inversión entre ambas de 475 millones de pesos.
Claro, también hubo murales, programas de movilidad fallidos, destrucción de balaustrados históricos y baches parchados como resultado de los múltiples cambios estéticos que sufrió la ciudad; sello de aquella administración.

SUI GENERIS
Pero ahora las cosas parecen diferentes, hay que reconocerlo. Si mis nervios no me mienten, Américo Zúñiga Martínez se ha tomado muy en serio eso de que estará cuatro y no tres años al frente de la ciudad.
De entrada, aquella deuda de Velasco Chedraui ha sido saldada en un menor tempo del proyectado. Américo pagó tres millones 345 mil 182 pesos a Banca Mifel, SA., con lo que se liquidó de manera anticipada, ahorrando miles de pesos en intereses.
Además, una característica curiosa de las dos administraciones pasadas es que fue hasta el segundo año de gestiones cuando los diagnósticos sobre las etiquetas de los dineros se podían vislumbrar con mayor claridad. A medio trienio, pues.
Pero resulta que el señor Zúñiga Martínez, no la está pensando mucho. Más de 400 millones de pesos han sido gestionados en lo que va de 2014, tanto a nivel federal como estatal; directamente por el alcalde y con el apoyo de diputados como Uriel Flores Aguayo y Alejandro Montano. Es decir, además, las relaciones son diferentes que antes. Incluso, en el caso del perredista (por mencionar algo reciente) logró “bajar” diez millones de pesos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento Municipal (Fortamun) para la capital que ya se ejercen.
Asimismo, se ha fortalecido la participación de instancias como la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) -que lleva las obras de Hidalgo, Arco Sur, Ruiz Cortines y Antonio Chedrui- y la inyección (o “acaparamiento”, como le dicen otros alcaldes) de dineros provenientes del Fondo Metropolitano de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.
Por eso ya no es raro enterarse de que Américo no está en Xalapa, pero no porque se haya ido a hospedar a un Four Seasons, sino porque viaja, como se dice, “de pisa y corre” al Distrito Federal para continuar con las pláticas en instituciones como el Banco Mundial y conseguir más lana para Xalapa.
¡Ah! Y la iniciativa privada también le ha entrado al quite, mediante su participación en el esquema “Juntos por nuestra capital”, en la que con una inversión de ocho millones de pesos, atienden ocho obras de rehabilitación en las calles Quirasco, Andador Tabuco, Lorenzo Barcelata, Pablo Neruda, entre otras. Insisto: las relaciones, de verdad que ahora son diferentes.
Y es que no podemos taparle un ojo al tuerto, pues con un total de 50 obras, el presente año ha sido en el que más se ha invertido y terminado obra pública en la ciudad, sumando otras 50 que se proyectan para el cierre de 2014. ¿Cuándo fue la última vez que supo de algo similar?
Pero ¿qué cree? Tampoco todo es miel sobre hojuelas. También está la irresponsabilidad de empresas que han dejado tendida a la administración, específicamente con la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento (CMAS). Una de ellas es SIAPSA, de la que recientemente el diputado y ex alcalde xalapeño, Ricardo Ahued, pidió que se sancione con todo el rigor de la Ley por inconclusión de obras que han frenado los avances del programa Xalapa MÍA - en el que se sustituye infraestructura subterránea con más de 60 años de antigüedad- , afectando a la ciudadanía. Y creo que tiene toda la razón.
En conclusión podemos decir que resta mucho por hacer en Xalapa, pero es un hecho que se cimienta ya una mayor certidumbre en comparación con otros años, quedando pendientes algunos planes ambiciosos como el programa de movilidad y vialidad que se construye en estos momentos.
Dicho programa es producto de un minucioso análisis en el que intervienen firmas internacionales como Gehl Arequitects y ALG Europraxis, así como especialistas nacionales y locales, aunque lo más importante es la participación de la población xalapeña, a través del Consejo Ciudadano que ha sido integrado a los trabajos.
Algo pasa en Xalapa y no es normal. No se trata de “echar porras” pero sí de reconocer que las cosas van diferentes. A ver qué tal se pone ¿no?

NOTITA AL PUNTAPIE: Los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014 son un evento internacional que exige un impecable manejo de la Comunicación Social. ¿Será por eso que en los “pasillos del poder” se rumora que no para de timbrar el teléfono de un tuxtleco ganador de cuatro premios Emmy, para que se haga cargo de esta complicada tarea? Suena como el caso de Ronaldinho al Querétaro: difícil, pero no imposible… y definitivamente muy conveniente. Veremos.
Publicar un comentario