martes, 23 de septiembre de 2014

¿"Golodrinas" de lujo para el IEV?


Miguel Ángel Gómez Polanco
Vía Crítica

Uno de los principales objetivos que tuvo desde su concepción la reciente reforma político-electoral, fue la de homogeneizar los métodos y los procesos locales, fungiendo el Instituto Nacional Electoral (INE) como un “vigilante” que garantizara la transparencia y paridad en los comicios federales y de cada estado.
No obstante, aunque era inminente el aumento presupuestal que ha cifrado el INE y todavía siga sonando grosero - 18,572 millones de pesos-, uno no se explica cómo puede ser posible que existan instancias locales -en vías de extinción, por cierto- que olviden la nueva disposición constitucional y, quizás de forma “precautoria”, pidan cantidades que por concepto no sean sólo groseras, sino hasta matizadas de irreverencia.
Caso concreto es –para no variar- el del Instituto Electoral Veracruzano, con la simpática suma de 434 millones 425 mil 726 pesos para un año electoral federal, no local.
Pero deje usted lo anterior; lo preocupante no es el total pedido, sino las divisiones en las que se repartiría, de las que –también para no variar- destacan tres en particular: 259 millones 864 mil 740 pesos para "Transferencias, Asignaciones, Subsidios y otras ayudas", mientras que 113 millones 129 mil 773 pesos, para "Servicios Personales” y el de prerrogativas para partidos políticos, con 259 millones 864 mil 740 pesos.
Entonces: en un año no electoral ¿los “gastos personales” ascendieron de los 82 millones en 2012 (de los 198 en total en el año electoral federal más cercano para comparar) a más de 113 millones en 2015? ¡Abrón!
Y es que, mientras en el INE pudiera ser comprensible que si en el artículo 32 de la nueva Ley se establece que el órgano deberá asumir directamente la realización de las actividades propias de la función electoral que corresponde a los Organismos Públicos Locales, además de participar en la transición de órganos locales a éstos últimos; se podría fundamentar el dinero que piden, pues además les toca organizar enteramente la elección de 2015, cuyo proceso iniciará el 7 de octubre próximo.
Y échele también que les ha tocado ya la organización de las elecciones internas del PRD y la cuatro consultas populares que se avizoran el año entrante, como parte de las nuevas atribuciones para las que está facultado y que es muy poco probable que a puro remanente, les hubiera alcanzado por lo menos para lo que ha sucedido en este 2014.

SUI GENERIS
¡Ay Miguel! Pero es que se te olvidó un pequeño detallito: el próximo año, el IEV dice adiós como tal y pasará a ser precisamente un Organismo Público Local Electoral (OPLE) adherido por completo al INE y en cumplimiento con la reforma político-electoral.
¿Estarán previendo eso algunos Consejeros que dejarán su lugar y aprovecharon para meter en este presupuesto el dichoso “bono de marcha” en el anteproyecto del Plan Operativo Anual 2015? Digo, por aquello de asegurarse de salir “por la puerta grande”; ya ven luego lo que les pasa a los que piden un “haber de retiro” ¿no?
Recordemos que serán siete consejeros los que integrarán el OPLE veracruzano, y de éstos, prácticamente ninguno de los actuales tiene su lugar asegurado. Incluso, algunos ya son barajeados para otros puestos a nivel federal, estatal y legislativo, ante su inminente salida del que será un desaparecido IEV para septiembre del año próximo, más o menos.
El asunto es que el de 2015 será el último presupuesto que apruebe el Congreso local, pues para cuando entre el OPLE, ya será bronca del INE darle sus dineros.
Así que ¿cuán benévolos se verán los diputados para aprobar esta aparente desmesurada petición del Instituto Electoral Veracruzano, considerando que es más para decir “adiós” que para trabajar, no siendo un año electoral?
Dijera el extinto Juan Ramón Saenz: esto sí es un verdadero caso para la mano peluda (y no por aquello de las cámaras en los baños y todo eso que ya es cuento pasado, aclaro).

NOTITA AL PUNTAPIE: Ya se comprobó que la marca “Robinson” no es la mejor en helicópteros. Además, la renta está carísima; de a 1000 dólares por hora de vuelo. Será conveniente que mejor Toño Nemi y otros que los rentan, busquen más opciones… claro, si es que deciden seguir rentando “por fuera”.
Publicar un comentario