domingo, 21 de septiembre de 2014

Más allá de los privilegios


Ricardo Vázquez Salazar
Esfera Política

Nuestras sinceras condolencias a los familiares del aguerrido periodista Manuel Antonio Huerta Naranjo "El Flechador". Descanse en paz.
La bandera mexicana es considerada uno de los símbolos nacionales que nos identifica y nos impulsa a seguir conquistando la libertad, democracia y justicia. El lábaro patrio representa en sí a los mexicanos. En nuestro país se dan hechos de enorme indignación, que rebasan por mucho el desgarrarse las vestiduras por unas nalgadas tricolores arrimadas a Miley Cyrus. Uno de estos casos fue el escandaloso crimen colectivo cometido con la adquisición y aplicación de falsos medicamentos de quimioterapia contra el cáncer, en la pasada administración estatal, en el Centro Estatal de Cancerología, en Xalapa. Aquí no pasa nada, se dijo.
En México, contados son los privilegios remunerativos, como lo pareciera el hecho de ser investigador de la Universidad Veracruzana, UV.
Ser investigador de la UV es gozar de mayores privilegios que cualquier legislador. A quién le dan pan que llore.
Un legislador disfruta de las mieles que ofrece el Poder por determinado periodo. Un investigador de la UV goza de mucho más que una pensión vitalicia. En muchos casos es como estar retirado -de la universidad claro-, pero recibiendo todos los beneficios de un trabajador activo.
¿A cuánto asciende el monto destinado a pago de investigadores de la UV y qué porcentaje representa del presupuesto total que los veracruzanos destinan a la universidad?
¿Quién se encarga de medir la productividad de los investigadores de la UV? De los que realmente producen.
¿Quién se encarga de otorgar el nivel de investigador de la UV, bajo qué criterios y condiciones?
La ciudadanía no duda de que existan investigadores que realmente investiguen; que con su labor hagan valiosas aportaciones.
Lo acaba de venir a exponer el rector de la UNAM, José Narro Robles, del grave problema del rezago educativo en nuestro País. 7.5 millones de jóvenes no tienen posibilidades, ni oportunidades de estudiar y de trabajar.
Narro fue muy claro al señalar que: tanto el Ejecutivo federal como el Congreso han apoyado a las universidades; las universidades públicas de nuestro país están por debajo de la media de América Latina, nos parece que México debe hacer un esfuerzo especial.
Lamentable en la actualidad para los estudiantes de la UV, que las generaciones de esta época viven un periodo de estancamiento de la universidad; con un Modelo Educativo sumamente cuestionado, que nunca ha sido evaluado. Un marcado retraso. Limitadas posibilidades para quienes aspiran a ingresar.
Quienes tenemos el honor de haber egresado de la UV; era muy grato convivir con compañeros provenientes de Panamá y todo Centroamérica, de varias entidades, de la frontera norte como Sonora y Chihuahua. El prestigio de la UV era reconocido más allá de nuestras fronteras.
La UV ha sido cuna de profesionales destacados en todas las disciplinas; con reconocimientos nacionales e internacionales. Muchos radican incluso en otros continentes desarrollando labores de excelencia. Gentes de bien.
Y seguirán sobresaliendo egresados de la UV, gracias a su propio esfuerzo y tenacidad.
El presupuesto del que goza la UV, debería dar cabida a un mayor número de nuevos estudiantes. Otorgarles mejores condiciones académicas; también de infraestructura. Brindarles servicios adicionales de gran utilidad, como sucede en otras universidades públicas.
Más allá de los privilegios de que goza Enrique Levet Gorozpe, como líder sindical, dueño de la FESAPAUV, del cacicazgo que durante 17 años ha disfrutado, están los intereses de los estudiantes.
Más allá de los privilegios que le otorga la autonomía a las autoridades de la UV, la juventud veracruzana merece un mejor nivel de educación superior.

rvazquez002@yahoo.com.mx
Publicar un comentario