viernes, 3 de octubre de 2014

Nemi Dib, Benítez Obeso


Iván Calderón
Perfilando

Definitivamente la cuerda se rompió por lo más delgado.
 Juan Antonio Nemi Dib se tenía que ir.
 Era lo viable, lo más acertado.
 El gobierno de la Prosperidad se encuentra en un momento crítico.
 En los Servicios de Salud de Veracruz imperaba el descontrol y el descontento.
 Nemi Dib con todo y su capital político no podía más.
 Juan Antonio ya no podía ejercer su potestad.
 De aquel hombre bonachón quedaba sólo el cascarón.
 El buen Nemi estaba acabado.
 Lastimosamente consumido.
 Y es que por muy listo que seas, si te ponen donde no hay, jamás vas a brillar.
 Sesver es, y seguirá siendo un huevo sin sal.
 Esta Secretaría difícilmente se podrá recuperar de los millones perdidos, esa es la verdad.
Fue la caja chica del Fidelismo, y ha sido la ruina del Duartismo.
 Con todo y sus grandes esfuerzos a Juan Antonio le quedó grande el saco.
 Ni con la genialidad de Ricardo Sandoval se pudo más.
 El todologo fue víctima de su propio destino y tenía que perder una batalla.
 Nemi tarde aprendió que te puedes pelear con todos, menos con el sindicalismo.
 Discretamente Luisa Angela Soto Maldonado ejerció su poder, y no fueron los prósperos, ni porque era un Gino ó por un berrinche ante el Gobernador.
 Nemi por un desliz y una sandez ante los sindicatos dijo adiós.
 En fin, el nuevo Secretario de Salud será Fernando Benítez Obeso.
 Triste, el galeno entró también con calzador.
 El ahora ex director del Centro de Especialidades Médicas tendrá la complicada responsabilidad de sacar adelante a la Secretaría de Salud.
 Quién sabe como lo hará, si ni para gasas o algodón hay.
 Esperemos que el doctor Benítez sea astuto y pueda con el paquete.
 Ojalá que el nuevo Secretario defienda hasta sus últimas consecuencias el juramento de Hipócrates y se ampare ahora sí, la salud de los veracruzanos.
 Quién será el nuevo Secretario entrará a un camino sin retorno, a administrar, lo administrable, ha defender, lo indefendible.
 No es novedad, la Secretaría de Salud está quebrada.
 Y si no hay dinero para vida suero oral, o para paracetamol, ¿cómo se le hará para los terminales?
 He aquí el detalle.
 Los retos en salud pública son innumerables.
 De entrante el tema presupuestal será primordial.
 Esperemos y con un medico de oficio el gasto sea para lo que tiene que ser y nada más.
 Ya veremos.
A sus órdenes.

@IvanKalderon
Publicar un comentario