miércoles, 27 de noviembre de 2013

Reciclar


Salvador Muñoz

Los Políticos

Una cubeta había en la casa del abuelo que era utilizada exclusivamente para el “desperdicio”. Así llamaban a los desechos orgánicos o alimentos que no eran consumidos y allí paraban, en esa cubeta que cada tarde, esperaba que pasara por ella un señor en un “diablito”, con galones de “desperdicio”. Era alimento para los cerdos.
En algunas otras ocasiones, algunos de esos “desperdicios” iban a parar al gallinero como banquete para las ponedoras.
Unas más, paraban como abono en el jardín del abuelo y otras, como alimento de Yuri y Nancy, las perras guardianas de la casa.
Hoy, los tiempos han cambiado… los “desperdicios” se volvieron basura. Ya no hay un señor del Diablito que pase por ellos y mucho menos tenemos gallinas o un jardín para allí depositarlos. ¡Ah! Y mi perro come croquetas. Los “desperdicios” entonces acaban en la basura revueltos entre los demás desechos, sean orgánicos o no…
Hace unos días, el Gobernador Javier Duarte de Ochoa puso en marcha el programa “Reciclar, Sí vale” que consiste en entregar material reciclable (valga la redundancia) a cambio de unos vales que servirán como canje por productos de la canasta básica. Creo que no tienen cabida los “desperdicios” pero es un buen inicio juntar los otros “desechos”.
En Orizaba, la primera vez que gobernó Juan Manuel Diez Francos, puso un programa similar al del Gober aunque dichos vales eran acumulables para el fin de año, si no mal recuerdo, y las personas podían cambiarlos por algunos electrodomésticos o bien para que les hicieran una “rebajita” en el predial… mi madre dice que acumuló tantos que con ello pagó tal impuesto y hasta le sobró… el programa fue tan exitoso que el ciudadano encontraba una botella de plástico en la calle la recogía e iba haciendo su “guardadito” hasta juntar bastante y canjearlo después… claro que no faltaron algunos que “asaltaran” los contenedores y vaciaran las bolsas en aras de juntar productos reciclables aunque hicieran un cochinero…
Ojalá tenga éxito tal programa que ahora inició el gobernador… aunque déjenme decirles que en esto del reciclaje, ni Juan Manuel Diez Francos ni Duarte de Ochoa descubrieron el hilo negro… ¡esto es un invento neto de nuestros políticos! Vea si no:
* Ricardo Ahued es de plástico, claro, pero no cualquier plástico… ¡es pet! por eso, no le extrañe que haya sido re-utilizado por el PRI para asegurar la curul que hoy ocupa…
* ¿Alcaldes reciclables? ¡Cómo no! Ahí tiene a Jorge González Azamar, tres veces presidente municipal de Catemaco; una, por el PRI; otra, por el PT, y la última, por el AVE…
* Por supuesto, no sólo en el ámbito político se da el reciclaje… en el deporte, nomás cheque cuántos directores técnicos van y vienen por distintos equipos…
* Jorge Carvallo y Erick Lagos son dos productos similares y por ello, reciclables… ¿ya vio que ambos han ocupado la secretaría particular, una curul local y la presidencia del PRI estatal? Si los ciclos son exactos, ¡podría acabar como secretario de Gobierno el toluco!
* Y una de las maravillas de nuestra política es el reciclaje de apellidos… baste echar un clavado por las diversas nóminas de los diversos poderes ejecutivos y podremos encontrar por aquí y por allá a los Flores, a los Montano, a los Pérez Jácome, a los Mota, a los Uscanga ¡hasta a los Tubilla! y los que usted quiera agregar…
* Por supuesto que entre los partidos, el que mayor aporta en el reciclaje, que más bien parece abono, es el PRI, quien dio vida a lo que hoy es el PRD, Convergencia, Panal, PVEM y si se me escapa otro, ¡apúntelo!
* Aunque en el PAN ya también les dio por el reciclaje y de vez en cuando dan juego a priistas… o el PRD, que recicló a Julio Saldaña…
* Y si hablamos de reciclar, es inherente tratar el tema del ambiente y si hay un diputado que sepa de ello, es Vicho Velasco Chedraui que dicen, con una botella y unas chicas, ¡pone buen ambiente!
* Y ya para concluir, si de cuidar el medio ambiente se trata, un reconocimiento merece la bancada del PRI en el Congreso local… ¡la mayoría está verde!...

¡Récord de Buganza!
Bueno, a lo mejor no tanto por las obras realizadas en lo que lleva al frente de la SIOP, sino en dos vertientes: Ha rescindido más contratos, con justa razón, que cualquier otro secretario, ¡y se echó seis horas de comparecencia!
Eso sí, la metralla estuvo cañona, por supuesto, iniciando con Julen Rementería que está visto, está dando todo para ser el diputado que acapare reflectores, así como por uno que otro fuego amigo, como el de Gladys Merlín. El asunto estuvo entre el interés de conocer como el de crear una que otra polémica, por ello, no fue extraño oír cuestionamientos en torno al famoso túnel sin final (ya merito…) y las denuncias penales contra constructores, así como el Fonden que nunca acaba de llegar, las obras que se caen a pedazos y las que nunca se terminaron pero están pagadas.
Buganza, fiel a su estilo, respondió todo sin inmutarse, con franqueza y naturalidad y no se anduvo con rodeos para describir que se encontró con los establos de Augias (llenos de mierda) en la desaparecida SECOM. Justificó decisiones difíciles y comprometió una nueva era en esta Secretaría, ahora de Infraestructura y Obras Públicas, la que por cierto, en la página de Comunicación Social se mantiene como SECOM.
Al final, ofreció lo que ha venido haciendo: Crear en la SIOP una etapa de orden y buenos resultados. Por lo mientras, lleva dos récords...
Publicar un comentario