miércoles, 12 de marzo de 2014

Depuración en AVI

Luis Alberto Romero
Hora Cero

Uno de los mayores retos que enfrentó Veracruz al iniciar el presente sexenio tiene que ver con temas de inseguridad pero, sobre todo, con la confiabilidad de los cuerpos policíacos.
Los veracruzanos se cuidaban tanto del hampa como de los elementos de seguridad pública, muchos de los cuales mantenían una relación de complicidad con bandas delincuenciales.
En octubre de 2011 se implementó el programa Veracruz Seguro, cuyo planteamiento principal era la coordinación de los tres niveles de gobierno; y la participación activa, en tareas de vigilancia y combate a la delincuencia, tanto de la Secretaría de Marina como del Ejército Mexicano.
Paralelamente iniciaron acciones para depurar a los cuerpos policiacos veracruzanos y más de 4 mil elementos fueron dados de baja por actos de corrupción, por abusos de autoridad o, lo que es peor, por vínculos con la delincuencia.
Así, el gobierno veracruzano decretó la desaparición de tres policías intermunicipales: Xalapa-Banderilla-Tlalnelhuayocan, Veracruz-Boca del Río, y Coatzacoalcos-Minatitlán-Cosoleacaque-Nanchital.
De manera casi simultánea, las autoridades estatales llevaron a efecto acciones para hacer lo propio con los elementos de la Dirección de Tránsito. Recientemente, en febrero de este año, el diputado Adolfo Ramírez Arana, de la Comisión de Transporte, dijo que 98 elementos de la dependencia causaron baja debido a que evitaron los exámenes de confiabilidad.
El diputado José Ramón Gutiérrez de Velasco, de la Comisión de Seguridad Pública, reveló que 300 elementos de tránsito fueron suspendidos y que 10 eran investigados por presuntos vínculos con bandas delincuenciales.
Lamentablemente, hasta hoy no se ha observado ese mismo esfuerzo en la policía judicial del Estado, conocida actualmente como Agencia Veracruzana de Investigaciones.
En 2012 se anunció la creación de la Policía Ministerial Acreditable de Inteligencia, que reforzaría las acciones de la AVI en cuanto al análisis de datos; sin embargo, las denuncias contra la agencia son frecuentes y también preocupantes. Apenas en diciembre del año pasado, Tonatiuh Hernández Sarmiento, coordinador regional de Derechos Humanos en la zona norte de Veracruz, declaró que el aumento en el número de quejas contra la policía ministerial era del 100 por ciento y que se trataba de asuntos relacionados con actos de corrupción, tortura, incomunicación y ataques a la legalidad y a los derechos de los agraviados.
Los casos sobran: apenas el 8 de marzo, dos elementos de la AVI fueron consignados, debido a que golpearon a un detenido hasta matarlo, por lo que se integró la causa penal 44/2014.
Para atender ese problema y en vista de los buenos resultados que ha ofrecido la Marina en materia de combate a la delincuencia, hace menos de dos semanas, el 26 de febrero, el procurador de justicia del Estado, Luis Angel Bravo Contreras, tomó protesta al almirante Rogelio Gallegos Cortés como director de la Agencia Veracruzana de Investigaciones y al vicealmirante Tomás Enrique Duarte como jefe de Operaciones e Investigación Policial. Esperemos ahora que ese sea el inicio de la depuración de una dependencia cuyos elementos se ha caracterizado por todo, desde corrupción hasta violaciones a los derechos humanos, menos por cumplir con su deber. @luisromero85
Publicar un comentario