domingo, 29 de junio de 2014

Puto el que no lo lea

Armando Ortiz

El Hijo Pródigo

 

«Son las malas palabras, único lenguaje vivo en un mundo de vocablos anémicos»

Octavio Paz

 

Señala Octavio Paz en El laberinto de la soledad que «en nuestro lenguaje diario hay un grupo de palabras prohibidas, secretas, sin contenido claro, y a cuya mágica ambigüedad confiamos la expresión de las más brutales o sutiles de nuestras emociones o reacciones».

Con el pasar de los años las palabras mutan su significado, el uso las enriquece o las empobrece. EnEl nombre de la rosa Umberto Eco explica que en algunos casos la palabra que nomina un concepto va perdiendo sus significados originales hasta quedar desnuda (sta rosa prístina nomine, nomine nuda tenemos).

Sin embargo algunas de las palabras prohibidas se impregnan con el tiempo de significados que no les pertenecían en su origen. Salimos al paso con ellas, las utilizamos arbitrariamente, abusamos de su brevedad, de su fonética explosiva; abusamos del talento que poseemos para dar énfasis a la frase que las contiene; es entonces que la entonación determina la intención. «Palabras malditas –añade Paz- que sólo pronunciamos en voz alta cuando no somos dueños de nosotros mismos».

Puto es una de esas palabras malditas que la gente dice cuando el sustantivo apropiado se le queda entre dientes; cuando no alcanzamos a definir al agresor, al sujeto infame, al traidor, entonces lo llamamos “puto”.

Porque puto no es un adjetivo, no califica, significa, determina, señala, punza, agrede. Así, en la exacerbación de los ánimos, en la indignación, quizá ante el olvido de un cobarde decimos puto, porque puto no es el homosexual, es el rajado, el sujeto que presume su hombría pero que a la hora de los “madrazos” se abre, se echa para atrás y a la primera oportunidad huye.

Puto es el que no cumple su palabra, el que no tiene palabra. El que se vale de la promesa para obtener la voluntad de los débiles, de los ignorantes; puto es el líder que degrada a sus seguidores y que después los merca como si de gallinas o borregos se tratara.

Puto es el que tira la piedra y esconde la mano. Puto es el que arma el desmadre y después entierra la cabeza en un hoyo. Puto fue el que nos encarriló en una guerra sangrienta en contra de la delincuencia organizada y después de zarpar en su yate nos dejó a la deriva. Puto es el vendepatrias, el que aprueba leyes lesivas en los Congresos, y todavía presume que nos representa. Puto el tirano, puto el que somete, puto el que se deja someter. Puto el traidor, puto el espurio, puto el que no tiene “llenadera”. ¡Puta suerte con este presidente!

Puto el que embrutece con sus programas de televisión a los mexicanos; puto el mexicano que se embrutece con ese medio.

Puto es el que se vende y el que se deja comprar. Puto el que tiene precio y el que tiene para pagar ese precio.

Puto el adúltero, el que golpea a su mujer y maltrata a sus hijos. Puto el hijo de la chingada que abandona asu familia a su suerte; puto el que no provee a los suyos por tirarse al vicio. Puto el padre al que le pides un pan y te ofrece una piedra.

Ante la tragedia de los demás, puto el que se ría; ante el paso del ciego, puto el que le ponga el tropiezo;ante la adversidad del prójimo, puto el que se regocijecon la maldad. Puto el gandallaPuto el cínico, el que ante lo evidente prefiere seguir tapando el sol con un dedo. Puto el que te puede dar la mano y te la niega.Puto al que le das la mano y se toma el pie.

Puta la desgracia, pero no el desgraciado. Puto el que plagia, pero no el plagiado.

Puto el que le tenga miedo a las palabras. Puto el que no lo publique.

Puto el que no salte, puto el que se raje, puto el último.

¿Puto el que lo lea? Puto el que no lea.

¡Puto el que no lo lea!

 

Postdata 1: “El que calla otorga”

Al final los grupos que se oponían a los murales, que en la administración pasada se pintaron en diversos puntos de la ciudad, se anotaron un touch down. Por razones no muy claras los murales están siendo borrados. Para algunos esto es un acto de justicia, para otros es una agresión a la propiedad intelectual. Sólo que los artistas que debieran estar reclamando la agresión a su propiedad intelectual no se han hecho presentes y como dice el dicho: “El que calla otorga”.

 

Postdata 2: La señora presidenta “descaradamente sexy”

De acuerdo con Robin Givhan, crítica de moda en el Washington Post, la primera dama de México, en las fotografías que se tomara para la revista Marie Claire,se presenta arrogante y confiada. Pero no sólo eso. En el estudio de la semiótica cada elemento de una imagen carga de sentido el mensaje. La primera dama se atreve a pesar de que sabe que va a ser criticada. Se propone sexy y con ello rompe la prudencia y la decencia que es piedra de toque para cualquier consorte presidencial. Pero no le basta con ser descarada ella, sino que arrastra en la vorágine de su imprudencia a su hija Sofía Castro, quien posa con una “falda muy abreviada” y un gesto altivo de mujer madura, que no lo es todavía“Redefiniendo el poder femenino” esboza la portada de la revista. ¿Cuál poder, si sólo es la esposa y la entenada? ¿Acaso el orgullo de su nepotismo? Finalmente uno se pregunta:¿Qué venden, la imagen del poder o sólo exhiben la promiscuidad que las hizo llegar a Los Pinos?

 

Armando Ortizaortiz52@hotmail.com

 

Publicar un comentario