domingo, 29 de junio de 2014

Grúas, rechazo popular

Gabriel Arellano López
Escenario

Por enésima ocasión salta a la palestra el tema de las grúas que, según parece, actúan en Xalapa bajo un grave esquema de impunidad, tanto que las numerosas voces que se han expresado en contra del accionar de estas empresas concesionarias, han arado en el desierto.
Como ahora lo denuncia el regidor Heriberto Ponce Miguel, titular de la Comisión de Tránsito y Vialidad del Ayuntamiento de Xalapa, estas grúas brindan un pésimo servicio, violentan derechos de terceros y la Dirección General de Tránsito del Estado (DGTE) no les dice nada.
El edil también dijo:
“Nos preocupa que no haya un operativo real de movilidad, es un operativo para recoger vehículos. Pareciera un negocio de estas empresas, se llevan arriba del 90 por ciento, en el cual la recaudación para el Estado es totalmente menor”
Ponce Miguel ha sido muy explicito al abordar el tema, un tema que perjudica y preocupa desde hace tiempo a muchos xalapeños y para el cual la autoridad se ha mostrado incapaz de resolverlo, o peor aún, acaso cómplice de esta situación.
Es innegable que, en efecto, se trata de un gran negocio particular, absolutamente ajeno a la conflictiva vialidad de Xalapa.
Parece mentira que en plena capital del Estado haya sentado sus reales un grupo de mercenarios dedicados todos los días a explotar el bolsillo de los xalapeños. El asunto no es menor y ya es tiempo de que las altas autoridades le pongan un hasta aquí y sea atendido este clamor popular en contra de las detestadas grúas particulares, cuyos propietarios seguramente ya se han beneficiado bastante.
Ya es hora de que dejen en paz a Xalapa.

¿Y LA TRANSPARENCIA?
Será interesante observar si evoluciona o no al asunto de las irregularidades laborales que se registran al interior del Instituto Veracruzano de Acceso a la Información, según ha sido denunciado.
De acuerdo con algunas versiones la primera reacción de José Luis Bueno Bello, presidente del IVAI, igual que de otros miembros de ese organismo, ha sido la de asumir la política del avestruz, que nada tiene que ver con la tan llevada y traída transparencia informativa.
Un segundo paso es acudir a negar todo, aunque esto tampoco se cree que contribuya a fortalecer el derecho a la información que tanto se pregona y del que, se supone, el IVAI es garante.
En este caso la denuncia pública sobre las anomalías laborales dentro del Instituto, goza de mucha puntualidad y detalle. Hay nombres y datos que la fortalecen, por lo que no puede quedar desmentida por una simple declaración que niegue los hechos.
En la medida en que quien acusa ofrece elementos probatorios, las autoridades del IVAI deben dar una aclaración pública con la misma contundencia.
De no suceder así, el IVAI perderá credibilidad, prestigio y, sobre todo, autoridad para ejercer sus deberes que la ley le ha encomendado, lo que resultaría verdaderamente lamentable para Veracruz, donde se tiene un gobierno que se precia de transparente y rendidor de cuentas.

NUMERALIA
1.- En Orizaba sigue desaparecido el comandante de policía Pedro Ángel Márquez Mendoza, en tanto sus funciones son cubiertas interinamente por Ramón Herebia Hernández. Esta extraña desaparición del jefe policiaco lleva ya varias semanas sin ser resuelta y llamó la atención que en días pasados el procurador Luis Ángel Bravo recibió severa respuesta del alcalde orizabeño Juan Manuel Diez, ya que este último rechazó cualquier plazo que se le pretendiera imponer para que el asunto fuera esclarecido.
Publicar un comentario