martes, 1 de julio de 2014

Dejan los Sánchez Macías a más familias a la deriva



Reporteros de El Heraldo de Veracruz

El pasado sábado 28 de junio, alrededor de 40 trabajadores de diversas áreas fuimos convocados a una junta en las oficinas de El Heraldo de Veracruz, sin imaginar que en esa reunión recibiríamos una amarga noticia; "a partir de hoy el periódico cierra sus puertas", se limitó a decir la contadora y directora administrativa, María del Socorro López Lagunes.

Entre las justificaciones ofrecidas a los presentes, señaló que esa junta fue convocada para confirmar "los rumores del cierre por la mala racha económica" por la que atravesaba el diario editado en el puerto de Veracruz. Sin embargo, en todos cabe esa duda, ya que nunca llegó a nuestros oídos tal dicho.
El intento de justificación en palabras de López Lagunes fue que "la situación del país nos había alcanzado", obligando el cierre total de la corresponsalía que maquilaba en la zona de Veracruz-Boca del Río. Decisión calificada por los mismos administrativos como la más conveniente para sus empleados puesto que mencionó, que "no sería justo hacerlos trabajar una quincena y pagarles hasta juntar la nómina" aunque ello implicase dos, tres o más días de retraso.
Internamente todos los empleados podemos afirmar que durante el tiempo en que desempeñamos nuestras funciones pudimos percatarnos que se invirtió en pintura para el edificio y reparaciones.
Después de un año de estar trabajando para la empresa propiedad del Grupo Sánchez Macías, se contrató a siete personas más, que fueron requeridas para crear el nuevo departamento de edición y diseño, así como para ocupar una vacante en la sección de deportes, mismos que también fueron despedidos aun cuando abandonaron sus anteriores empleos para sumar esfuerzos en aras de consolidar el proyecto.
Con todos estos precedentes, absolutamente nadie pudo pensar si quiera, que existiera la remota posibilidad de que el periódico cerraría sus puertas, así como ninguna persona del área administrativa nos hizo saber que cabía la posibilidad de que se diera dicha situación.
Lo peor de todo es que de buenas a primeras dejaron a decenas de familias sin sustento económico, y con las manos vacías, ya que ni siquiera nos dieron nuestra liquidación correspondiente.
A través de ustedes, compañeros de los medios de comunicación, les hacemos llegar un mensaje a los propietarios del extinto periódico; Francisco Sánchez Macías y Eduardo Sánchez Macías; "Nosotros no trabajamos por hobby, pero si lo entregamos todo nuestro esfuerzo para que cada edición saliera adelante, lo justo ahora es que nos entreguen lo que nos corresponde por ley, ya que es todo lo que pedimos".
A estas alturas del partido, para nosotros parece una burla que el diputado local, Eduardo Sánchez Macías, quien ostenta la Comisión de Protección a Periodistas en el Congreso del Estado de Veracruz, ya que al menos a nosotros nos dejó sin lo que para la mayoría era su único ingreso.
Publicar un comentario