miércoles, 16 de julio de 2014

IPE: Fortalecimiento ocurrente


Claudia Guerrero Martínez
Entre lo utópico y lo verdadero

Después de un balance en sus finanzas, el Instituto de Pensiones del Estado deberá reconformarse o de lo contrario, morirá irremediablemente. Considerada por varios sexenios como la “Caja Chica” del Gobierno Estatal en turno, el IPE en un principio, tuvo gran auge y era autosuficiente, fortalecido con las cuotas de los trabajadores y además, distribuir dichos recursos para aplicarlos a activos como hoteles de gran lujo y playa, cinemas, casas de retiro, inmuebles para oficinas y hasta la construcción de unidades habitacionales.
Pero algo salió mal. Poco a poco, ante una pésima administración y un saqueo vergonzoso, el IPE inicio su retroceso, gracias a la compra de conciencias de pésimos Directores e integrantes del Consejo Administrativo, integrado por líderes magisteriales y burocráticos, quienes obedecían a los intereses del Gobierno Estatal. Y claro, todos ellos se convirtieron en políticos millonarios, por aceptar la debacle de este Instituto.
Hoy, el Gobierno del Estado pretende, de manera ocurrente, fortalecer al IPE. Anuncia un nuevo sistema de pensiones para Veracruz y expresa en la Iniciativa enviada al Congreso del Estado: “Que dote de mayor justicia a los trabajadores; además de incrementar a 65 años la jubilación por vejez; así como también, incrementar las cuotas de un 12 a un 20 por ciento y fijar límites a las pensiones”, entre otros puntos.
Aseguran, que la intención de ésta Iniciativa de Ley, enviada por el Gobierno Estatal, es atender las deficiencias y limitaciones, que por más de 17 años ha sufrido el IPE, provocando una crisis en sus finanzas. Analizando fríamente, la verdadera razón es que el Gobierno del Estado utilizó recursos de los fondos del Instituto de Pensiones del Estado, para bursatilizaciones, campañas políticas y hasta para el enriquecimiento “muy explicable”, de muchos exfuncionarios y exgobernadores en anteriores sexenios.
amentable, que ante malas administraciones, los que tendrán que pagar los “platos rotos”, son los empleados del Gobierno Estatal, a quienes les cambian las reglas del juego por culpa de un cómplice Consejo Administrativo, por directores corruptos y por administraciones sexenales hábiles en desviar recursos pertenecientes al Instituto de Pensiones del Estado.
Y la pregunta obligada: ¿Habrá culpables y castigo para todos ellos, por la eminente quiebra del IPE? La respuesta está en las manos de la actual administración estatal, quienes a tres años y medio de gestión, no existe un sólo indiciado o enjuiciado por la quiebra de dependencias como el IPE, los problemas administrativos en SEFIPLAN, Salud, Educación y Seguridad Pública… Veracruz vive su peor época, sin que hasta el momento, nadie haga nada al respecto…

Notita 1: Nuestra Belleza México en Xalapa… Concursos de Belleza van a la baja por la pésima producción de los eventos y también, por las “transas” en la elección de las finalistas y ganadora… Peor, que como dictadura, sigan las viejas prácticas y anomalías realizadas por Ignacio Gómez, el autollamado socialité de la farándula, la gente VIP de Veracruz y la belleza veracruzana… Un estuche de monerías el tipo, quien se aloja en el Hotel Xalapa y lleva a desayunar, comer y cenar a su staff con cargo al hotel, propiedad del Instituto de Pensiones del Estado…Y cuando debería ser un evento social relevante para la capital del estado, el concurso de belleza se ve empañado por algunas participantes que no son de Veracruz, sino de Oaxaca y Chiapas, tratándolas con más beneficios y marcada preferencia… Y no nos extraña, pues “Nacho” Gómez como es ampliamente conocido, se deja influenciar por políticos, empresarios y hasta por el Comité Organizador para hacer ganar la que convenga a los intereses… Una tomada de pelo para todas esas chicas que tienen la ilusión de ganar un concurso de belleza y al final, triunfa la que los organizadores quieren… Y peor, que quizá no sea veracruzana…

Notita 2: Carta de una inteligente lectora: “Me dieron su correo para hacer de su conocimiento esta situación, de los que somos testigos de la prepotencia de malos funcionarios. Trabajo en el Ayuntamiento de Xalapa y soy testigo de algunas cuestiones que desgraciadamente uno tiene que callar por las represalias a las que nos someten ante cualquier queja o denuncia. Por eso quiero hacer del conocimiento del alcalde a quien no podemos ni saludar, menos platicar con él, de la actuación de uno de sus funcionarios más prepotentes que he conocido trabajando como empleada en el ayuntamiento. Se supone que al inicio de este año, se dijo que la Oficina de Buen Gobierno era para mejorar toda nuestra administración, pero no ha sucedido, creo yo, por que la razón es sencilla. Como Directora se nombró a la Maestra Zazil Reyes Contreras, persona prepotente a toda luces, grosera pues en todo Palacio Municipal se le conoce por su manera déspota de tratar a los empleados, que tiene la necesidad de tratar con ella. Se sabe en todo Palacio, ser una persona que ya corrió a más de cinco empleados de la manera grosera, sin respetar el Buen Gobierno que tanto presume nuestro Alcalde. Solo para mencionar lo que me consta le hago llegar unas fotos que demuestran lo que denuncio. Hace unos días, tuve la oportunidad de presenciar uno de sus actos de prepotencia, pues escuché cuando le gritaba al chofer que traía (y que ahora sabemos renunció) pues lo obligó a estacionarse en lugares prohibidos, solo porque “ella es quien manda”, así comentándole al pobre compañero. Como ella ni se digna en saludarnos, ni cuenta se dio que yo estaba cerca. Pero al otro día, también se estacionó en lugar prohibido como lo muestran las fotos. Creo que esto no se merece Xalapa, ojalá el Alcalde pueda hacer algo y ponga el orden a esta prepotente funcionaria, quien dice a todo pulmón que ella es la que manda en Palacio y puede hacer lo que sea porque está bien recomendada. Investigue, ya que las fotos corresponden a su vehículo que estaciona en lugares prohibidos”…



Dudas y comentarios: claudiaguerreromtz@gmail.com
Publicar un comentario