miércoles, 30 de julio de 2014

Remigio y Osiel

Salvador Muñoz
Los Políticos

Su secretario Iván, dicen, ¡hasta se llevó las cortinas de la dirección de Prevención y Readaptación Social! ¿Y a dónde va el director? Preguntó el ingenuo. ¡A su casa! me respondieron.
A Remigio Ortiz Olivares lo conocí cuando llegó como delegado de Seguridad Pública allá en Acayucan en lugar de Toño El Diablo Vázquez. Polos opuestos. Mientras el Diablo era un policía-político, el otro nada más era policía, hasta le faltaba un grado para rayar en lo militar: cuadrado-cuadrado.
Por fortuna, ya estuve poco tiempo en la Llave del Sureste y tuve nulo contacto con Remigio Ortiz, a quien le seguí la pista por curiosidad cada vez que sonaba su nombre, pero la mayoría de las veces, la resonancia era por el cargo que recibía aunque la última vez, no fue así.

II
Analí Pelayo hace poco denunció por una serie de lindezas al hoy ex titular de Prevención, entre las que destacan amenazas, abuso de poder, tráfico de influencias y todo, por “desconocer” a una niña que tuvo con esta mujer, quien por cierto, trabajaba como celadora en los Tuxtlas, y sí, “trabajaba” porque la corrieron por órdenes de Remigio Ortiz…
A ojo de buen cubero, la sociedad puede pensar que la salida, destitución o renuncia de Ortiz Olivares es un mero acto de justicia pero yo me quedo con dudas… y la primera que me brinca es: y ahora que no tiene trabajo ¿cómo va a pasar manutención a su hija “desconocida”? La segunda: ¿Seguridad Pública, vía Prevención, reinstalará a la señora Analí Pelayo en su fuente de trabajo?
Pero ésas son mis primeras dudas. Las demás, las más densas, son con respecto a las amenazas y la desaparición de documentos, en este caso del Registro Civil. ¿Cuál va a ser el papel de la Procuraduría? ¿esperará denuncia? ¿Rafael Valverde ya habló con el del Registro Civil de la zona de los Tuxtlas donde esfumaron el acta de nacimiento de la hija “desconocida” de Remigio? ¿Se va a proceder en contra del hoy ex funcionario?
En fin… ya sea corrido, destituido, renunciado o lo que sea, se dio un paso que en este caso, limpia la imagen del Gobierno estatal, pero creo, deja un vacío en la justicia.

III
Pero Remigio Ortiz Olivares no es el único caso que ofende y empaña (¿más?) a este gobierno. Ahí está el de Osiel Castro de la Rosa (Inverbio), quien en cinco meses, ha de cumplir un año la mentira ésa de que en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, se moverían los taxis con “gasolina ecológica” pero lo único que ha movido han sido quejas, señalamientos y acusaciones en su contra, mínimo por fraude.
Está el asunto de René Zacahula Domínguez, director general de Grupo Báltico, en Orizaba. Hablando en nombre del Gobierno estatal, Osiel Castro le bajó 350 mil litros de etanol para pruebas carburantes, equivalentes a tres millones y medio de pesos. Aunado a ello, cuando se los fue a cobrar, a los pocos días, René Zacahula fue golpeado cuando abordaba su auto y desde ese día, recibe amenazas de muerte, vía telefónica. ¿Coincidencia?

IV
Y por si fuera poco, la empresa Mercados & Negocios interpuso denuncia en contra de Osiel Castro de la Rosa así como de Luciano Martínez González (Jefe de la Oficina de Fomento, Difusión e Innovación), y de Erasmo García Pérez (Jefe del Departamento Administrativo), ante la Agencia Cuarta de la Fiscalía Especializada en Delitos Cometidos por Servidores Públicos.
El expediente es C.I. FESP/015/2014-IV, donde se cita los delitos que les imputan a los funcionarios señalados: Ejercicio indebido del servicio público, abuso de autoridad, incumplimiento del deber legal, coalición, peculado, intimidación, tráfico de influencias y al momento de ratificar dicha denuncia, se hizo una ampliación de delitos, incluyendo robo, fraude y abuso de confianza, en agravio de Mercados & Negocios.
Osiel y Cia contrataron los servicios de esta empresa para la Realización de una Campaña para la “Promoción del Consumo de Etanol, en su etapa piloto”, por un monto de tres millones de pesos. Con base en promesas y engaños obtuvieron los servicios, y al momento de hacer el cobro, ni las llamadas tomaron.
Por ahí, hasta se estrena Ricardo García Guzmán como Contralor, pues igual le exigen una auditoría al Programa de Difusión para el Consumo de Etanol, además de otra auditoría a Padrón de Beneficiados del programa de equipamiento para las Estaciones de Servicio para la comercialización del Etanol, así como una investigación exhaustiva de los apoyos que está otorgando el Inverbio a la empresa Alianza de Proyectos Estratégicos.
Y ya de pasadita, otra auditoría al Fondo de Garantía 2013, del cual se haría el pago de los servicios para el diseño de los Modelos de Negocios de la Empresa Etanol Plus SA de CV, las franquicias de la Marca Etanol Plus, así como para las iniciativas de ley entregadas, y una auditoría a la Jefatura de Administración de Inverbio.
O sea, chamba para García Guzmán, hay… falta que la tome.

V
Se insiste: El paso que se dio con Remigio, que tiene toda la marca del DIF estatal (¡el carácter de la señora, pues!) es sólo para limpiar la imagen del Gobierno estatal, pero falta la respuesta a la sociedad, en este caso, a la señora Analí Pelayo y a su hija. También, es necesario conocer la respuesta del Gobernador ante la actuación de Osiel Castro de la Rosa, porque aquí ya no es de que “me debes”, sino que hay denuncia contra una institución que no deja de ser rama del Gobierno estatal y como tal, chinga a todo el árbol…

smcainito@gmail.com
Publicar un comentario