domingo, 26 de abril de 2009

Granjas Carroll ¿Influenza advertida?

El fantasma con olor a muerte

* Los violadores crónicos de las leyes federales y estatales que hoy asentados en el valle de Perote, serían responsables de serios problemas de salud pública


Evaristo Ortega / Perote, Ver.

Muy por encima de lo que se ha querido acallar, en el valle de Perote, Granjas Carroll podría haberse convertido en un serio problema de salud pública, que al menos este año, habría cobrado la vida de dos infantes.
En la localidad de La Gloria, perteneciente a este municipio, una gruesa capa de polvo cubre la superficie de la tierra y en ésta, como en muchas otras ubicadas cerca de Granjas Carroll, el aire caliente forma enormes remolinos que, en algunos casos, se meten a las casas donde dejan todo tipo de residuos.
Y son precisamente éste tipo de factores climatológicos, los que en este lugar, donde las temperaturas pueden llegar a ser extremas, se convierten en el principal temor de los pobladores, ya que a decir de éstos, las corrientes de aire que arrastran fétidos olores, también esparcen parte de los residuos contenidos en las fosas de oxidación que utiliza Granjas Carroll para deshacerse de sus desechos.
De ahí que en los últimos meses, el incremento de enfermedades en las vías respiratorias se haya asociado a las supuestas emanaciones de contaminantes producidas por Granjas Carroll, mismas que de acuerdo al informe rendido en el 2006 por legisladores integrantes de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la LIX Legislatura de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, entre otras cosas, son causa de “incremento de amoniaco y otras sustancias en el aire de la localidad debido a las mal llevadas lagunas de oxidación”.
Tan sólo en La Gloria, del 23 al 27 de marzo pasado, brigadas de salud reportaron de manera oficial haber ofrecido más de 400 consultas por este tipo de padecimientos, aunque de acuerdo con datos extraoficiales, el número de personas atendidas habría sido superior a las 800.
Al respecto, muy pocos son los que se atreven a hablar, y es que aquí se tiene como antecedente el proceso legal que tuvieron que enfrentar cinco personas denunciadas por Granjas Carroll, tras atreverse a cuestionar sus formas de operar.

NUNCA HABÍA PASADO ESO
“Estas ya no fueron gripas, dijo la señora Rosaura Jiménez quien aseguró que la enfermedad que esta vez golpeó a La Gloria nunca se había registrado.
“Nunca había pasado eso; pasaban unas gripillas pero normales, pero estas ya no fueron gripas, ya estuvo feo.”
Y es que Rosaura Jiménez dijo que la enfermedad no sólo atacó a los menores de edad. También a los adultos, ya que su marido fue uno de los que se debatieron entre la vida y la muerte, pero por fortuna, tras la intervención de las brigadas de salud pudo ser atendido y se recuperó.
“Mi marido también estuvo bien malo, ya se estaba muriendo, pero fue al doctor con los que vinieron a dar la ayuda y se levantó.”
Comentó que la enfermedad comenzó hace “unos dos meses”, misma que provocó que muchos presentaran síntomas como ojos llorosos, gripa, tos y calentura, entre otros padecimientos, que incluso hicieron que dos niños fallecieran.
“Supe porque mis niñas estaban ahí en la casa y me dijeron, ‘mami llevaron a unos niños a enterrar’, pero como casi no estoy en la casa, estoy en el campo, no me di cuenta.”
Sobre ello, dijo que aunque tuvieron la promesa de que el Presidente Municipal de Perote acudiría a esa comunidad para dar a conocer qué enfermedad era la que los había atacado, hasta ahora “no ha venido”.

“DIOSITO FUE QUIEN LO LLAMÓ”
Pese al fantasma que parece rondar a La Gloria, los padres de los menores fallecidos sólo piden que ya se les deje descansar en paz, pues sea o no responsable Granjas Carroll de la muerte de sus pequeños, refieren que ya nada de lo que se haga les podrá devolver la vida.
“Diosito fue quien llamó a mi niño y ya aunque venga el presidente de la república, no lo va a revivir”, dijo la señora María Hernández, madre de uno de los menores fallecidos, que después de tenerlo hospitalizado durante 15 días no logró que le salvaran la vida.
Según Orlando Uscanga, jefe de la Jurisdicción Sanitaria Número V, en la localidad de La Gloria se contabilizaron dos muertes de infantes, una en febrero y otra en marzo de este año.
Pero también, con problemas en las vías respiratorias fueron hospitalizados María de los Ángeles García, de cinco meses, quien estuvo internada en el Centro de Especialidades Médicas de Xalapa, así como Jair Silva Gutiérrez quien fue atendido en el Hospital Civil de Perote.
No obstante y por ese motivo, tras la llegada de varias brigadas de salud a esta comunidad, una de las personas que estuvo presente en la reunión celebrada el 24 de marzo en La Gloria donde se habló de las medidas que se tomarían para contrarrestar la enfermedad, pidió a quienes ahí estuvieron “no alarmar más a las comunidades”, ya que dicho evento según él había sido producto de una nota amarillista, se trataba sólo de “una gripa”.
Argumentó que no convenció a los habitantes de La Gloria, pues para ellos, el mal tiene otra explicación, sólo que como no conviene que se maneje de esa forma, entonces se intenta minimizar.
“Nosotros no estamos en contra de ninguna empresa, estamos en contra de la contaminación y cómo opera, si fuera una empresa que viniera a dar empleo, que no contaminara y que cumpliera con todas las normas ambientales, adelante, pero no es así, no cumple, y para empezar todo el sistema que tiene es automatizado y no hay fuentes empleo.”

POBLADORES ATRIBUYEN PADECIMIENTO A GRANJAS CARROLL
Aunque en La Gloria el temor para hablar de Granjas Carroll es bastante marcado, los pobladores insistieron en que el padecimiento registrado durante los primeros meses del año en su comunidad, podría tener “algo que ver” con la contaminación de esa empresa dedicada a la producción de cerdos.
Sobre todo, porque aunado a los fétidos olores, el polvo y otros factores de contaminación, en los últimos años han proliferado plagas de moscas que se cree encuentran formas de reproducción en las granjas de cerdos y son las que pudieron haberles llevado “esa gripa”.
No obstante, una de las entrevistadas que suplicó guardar su nombre en el anonimato por temor a represalias, dijo que las autoridades de salud jamás van a reconocer que la forma de operar de Granjas Carroll representa una seria amenaza a la salud de los pobladores que viven en sus inmediaciones.
“Siempre protegen mucho a Granjas Carroll”, dijo la entrevistada.
Mencionó que desde hace varios años la comunidad de La Gloria libra una de sus mayores luchas en contra de Granjas Carroll, ya que a través de sus representantes, en el 2004 adquirió terrenos a escasos 500 metros de ese centro poblacional, pero debido al antecedente que se tiene respecto de los niveles de contaminación que emite, los vecinos se han opuesto a que se instalen en ese lugar.
Por ahora, las granjas más cercanas a La Gloria están en Xaltepec, también municipio de Perote, pero si desde ahí “nos llegan los olores bien apestosos”, peor sería si se deja que se instalen más cerca, consideró.
“La población no acepta que se quieran instalar aquí por que fueron expulsadas de Carolina del Norte por su gran producción de gas metano.”
Mencionó que se ha insistido por la vía pacífica al gobernador del estado Fidel Herrera Beltrán y al presidente de la república Felipe Calderón Hinojosa para que frene la operación de Granjas Carroll, misma que cuenta con 42 módulos de producción de cerdos en todo el valle de Perote, pero a pesar de ello “no han hecho nada”.
Por el contrario, comentó que derivado de la lucha que se libra en contra de Granjas Carroll, Guadalupe Serrano Gaspar, José Luis Martínez Crisóstomo; Berta Crisóstomo Lara, actual agente municipal de La Gloria, Margarita Hernández Burgos y la profesora María Verónica Hernández Argüello, han sido victimas de persecuciones por su participación activa en defensa del medio ambiente.
Guadalupe Serrano Gaspar, de 58 años de edad fue detenido el martes 8 de abril de 2008 bajo una orden federal como presunto responsable de “ataques a las vías de comunicación”, por su participación en una manifestación en la carretera a Chichicuautla, estado de Puebla, que fue parte de una serie de protestas en contra de Granjas Carroll.
Por el mismo delito, también se giraron ordenes de aprehensión contra Berta Crisóstomo Lara y Margarita Hernández Burgos, mientras que la profesora María Verónica Hernández Argüello, también fue procesada al ser acusada de cometer el presunto delito de difamación luego de que Granjas Carroll le atribuyera “la autoría de un texto leído en una estación de radio en Perote, en el cual vecinos de comunidades de la zona se quejaban de la empresa por uso excesivo de agua y por contaminación de los mantos freáticos”.
Además de estos casos de persecución, el gobierno de Puebla lanzó acusaciones contra “José Luís Martínez Crisóstomo, originario de La Gloria, en Perote; Jorge Bernal Zapata, de Xaltepec; Fausto Limón, de la comunidad de Zalayeta; y un ciudadano de Chichicuautla, Puebla, Rubén López Rivera, presidente del comisariado ejidal de su comunidad”.
Ante ello, los pobladores que temen alzar la voz para hacerse escuchar, refieren que ya se hizo de todo para impedir que Granjas Carroll siga con la contaminación de su entornó, pero si a pesar de eso pretendieran insistir en instalarse más cerca de su comunidad, lo único que harían sería provocar a que la gente use otro medios para tratar de impedirlo.
Y advirtieron que la resistencia sería tal, que llegarían a tomar las armas para defender a su comunidad.
“Ya no vamos a seguir nosotros manifestándonos y a andar pidiendo el apoyo del Gobernador o de las autoridades, no, el día que se quieran instalar, decía un viejecito: ‘tengo todavía mi escopeta y si me voy a morir con la contaminación, me muero de una vez ahí pero me llevo a uno por delante”.
“La gente dice que nomás se vengan a instalar y a como podamos, con palos o lo que tengamos vamos a defender nuestra comunidad.”

GRANJAS CARROLL EN LA IRREGULARIDAD
La problemática que según datos afectaría a más de 60 mil habitantes de Perote y zonas limítrofes con otros municipios como San Andrés Tlalnehuayocan, Ayahualulco, Altotonga, Jalacingo y Villa Aldama fue constatada y documentada por diputados de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la LIX Legislatura de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, que realizaron una visita el 22 y el 23 de febrero de 2006 a las instalaciones de Granjas Carroll.
En el informe publicado en la Gaceta Parlamentaria número 1969, del 17 de marzo de 2006, se describe una serie de anomalías de la empresa, entre las que destacan las siguientes:
1. Las áreas de eliminación de desechos, no están lo suficientemente alejadas de las fuentes de agua.
2. El agua se extrae indiscriminadamente de los pozos para lavar los residuos.
3. Las lagunas de tratamiento no cuentan adecuadamente con geomembranas, filtros y fosas de tratamiento biológico.
4. El aire de la localidad presenta un aumento de amoniaco y otras sustancias debido a que las lagunas de oxidación son mal llevadas.
6. Los suelos están totalmente erosionados.
7. Los olores fétidos ponen en entredicho la calidad del aire.
8. El consumo del agua en las granjas mayor que el de todas las poblaciones de la región.

VIOLADORES CRÓNICOS DE LAS LEYES FEDERALES Y ESTATALES
De acuerdo con la gaceta Parlamentaria de la Cámara de Diputados, número 2187-II del martes 6 de febrero de 2007, Granjas Carroll de México, S de RL de CV, con domicilio en Perote Veracruz, inició operaciones en 1994 y anualmente produce alrededor de 800 mil cabezas, con base en un pie de cría de 40 mil vientres, lo que la sitúa como una de las tres principales productoras de cerdo en la República Mexicana.
Granjas Carroll es una sociedad formada por las compañías estadounidense Smithfield, el mayor productor de cerdo en Estados Unidos; y Agroindustrias de México S.A. de CV.
Antes, en la Gaceta Parlamentaria, año IX, número 2012, del martes 23 de mayo de 2006 el diputado federal, Omar Ortega Álvarez, asentó que Granjas Carroll de México, SRL de CV es socia de la empresa americana Smithfield, la cual venía operando en los estados de Virginia y Carolina del Norte, en los Estados Unidos, estados en el que fue objeto de un procedimiento judicial. En el año de 1985 el juez de la Corte de Justicia del Cuarto Circuito de Apelaciones en Estados Unidos impuso a la citada empresa Smithfield, socia de Granjas Carroll, SRL de CV el castigo civil más grande por violación al Acta del Agua Limpia por $1,285,322 dólares por contaminar el río Pagan en el estado de Virginia. Fuente: Testimonio de Richard J. Dove. Comité en Asuntos Gubernamentales. Alianza Waterkeeper. Marzo 13,2002.
En 1996, el gerente de Smithfield y el operador fueron sancionados por falsificar y destruir muestras registradas y por la descarga intencional de agua tóxica en el río Pagan. Estas acciones dieron lugar a una sentencia por 18 meses de prisión y una sanción histórica por $12.6 millones de dólares como pena civil impuesta por la corte del distrito en 1997.
“Violar las leyes ambientales es, como se deduce, un componente ominoso de la producción de cerdos. Registros de las dependencias estatales de los Estados Unidos relativas al medio ambiente, en más de una docena de estados, demuestran que los empresarios de la industria porcícola, en mención, son violadores crónicos de las leyes federales y estatales”, sentenció en su escrito, el entonces diputado federal.



{0}
Marcar como leído
Marcar como no leído
Eliminar
Correo no deseado
Es correo deseado
Imprimir
Ver código fuente del mensaje
Este mensaje es demasiado ancho para que se ajuste a la pantalla. Mostrar el mensaje completo © 2009 Microsoft Privacidad Legal Centro de ayuda Cuenta Comentarios
Publicar un comentario