jueves, 9 de febrero de 2012

Raúl Abraham López Martínez*
Coyuntura Política XX 

*En el 2010 solamente a 21.8 millones de mexicanos se les ubica como una población “no pobre y no vulnerable”
*Queda claro, que para iniciar una fase regresiva de la pobreza en México, hay que desterrar a los neoliberales del diseño de las políticas públicas y dar paso a un modelo económico pensado para beneficiar a la mayoría de la población.
Con fecha de 8 de febrero de 2012, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) presentó los resultados del Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2011. En Dicho informe que consta de 153 páginas se encuentran datos sobre medición de la pobreza correspondiente al 2008 y 2010.
Lo que más sobresale en este informe, es el relativo al crecimiento de la pobreza en un lapso de dos años.
Dos años que coinciden con el ejercicio de gobierno del segundo presidente de la república emanado de las filas de Acción Nacional.
Un gobierno que ha fincado como una de sus principales estrategias de política pública la militarización de la sociedad como respuesta a la fragmentación del tejido social.
Los datos, proporcionados por un organismo del propio gobierno de Calderón, demuestran con claridad, que la seguridad definida en términos policíacos y militares, no contribuye en mejorar las condiciones de vida de la población.
En el informe aludido, señala que de 112 millones 336 mil 538 personas que pueblan el territorio nacional, en el 2010 solamente a 21.8 millones se les ubica como una población “no pobre y no vulnerable”. En términos porcentuales, este privilegiado segmento representa al 19.3% del total de la población que hay en México.
El restante 80.7% de la población, se encuentra dividida en las categorías de: “pobres extremos”, “pobres moderados”, “vulnerables por carencia social” y “vulnerables por ingreso”.
Al comparar estos datos con las cifras de 2008, encontramos que para el año 2010 se sumaron 3.2 millones de mexicanos en situación de pobreza.
A este grave panorama, hay que añadirle a los 2.5 millones de mexicanos que se encuentran en peligro de morir por falta de alimentos (Emilio Romero Polanco, investigador del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM 26 de enero 2012 www.vozuniversitaria.org.mx).
Según el CONEVAL, los dos principales factores de coyuntura que propiciaron el crecimiento de la pobreza se deben al “incremento en los precios de los alimentos y la crisis financiera que tuvo un efecto negativo sobre el mercado laboral del país”.
Es decir, fueron factores de carácter internacional los que propiciaron el crecimiento de la pobreza en el gobierno de Calderón.
De esta manera, el gobierno se piensa lavar las manos, señalando a cuestiones externas como las principales causas del crecimiento de la pobreza. Evitando señalar, que este aumento en la pobreza, es el reflejo contunden del fracaso de las políticas de ajuste estructural que se han venido implementando desde la década de los años 80s.
Es el fracaso de los tecnócratas del PRI y del PAN, cuyo fundamentalismo neoliberal nos ha conducido al actual desastre social.
Este aumento en la pobreza, ratifica la hipótesis sociológica, que menciona la relación que prevalece entre la pobreza, la fragmentación y el conflicto social.
Queda claro, que para iniciar una fase regresiva de la pobreza en México, hay que desterrar a los neoliberales del diseño de las políticas públicas y dar paso a un modelo económico pensado para beneficiar a la mayoría de la población.

* Director de la Revista Digital Independiente Voz Universitaria www.vozuniversitaria.org.mx raul@vozuniversitaria.org.mx facebook.com/raul.lopezmartinez Twitter: @raulcronos
Publicar un comentario