domingo, 14 de abril de 2013

En Veracruz y BR, el PRI perderá

AM sí se registrará para Veracruz
Marco Antonio Aguirre Rodríguez
Místicos y Terrenales 

Entre muchos de los militantes priistas del municipio de Veracruz existe el desconcierto, por la promoción de la candidatura a la Presidencia municipal que hacen de Ramón Poo Gil, porque su imagen simplemente no pega entre el electorado.
Vaya, de hecho de los mismos grupos de priistas han salido las versiones de que Ramón Poo abandonará la contienda, como una muestra del deseo que tienen de que esto ocurra.
Existen encuestas verdaderas, de tendencia del voto que muestran que Ramón Poo está tres a uno frente a cualquiera de los aspirantes del PAN.
Esto es, si hoy fueran las elecciones el PAN se quedaría con la presidencia municipal y la mayoría de las regidurías de forma holgada.
Los demás partidos no cuentan en el panorama electoral de Veracruz municipio; incluso el PRD rojo, como llaman a la fracción que acusan de haber hecho acuerdos con el gobierno del estado para romper la coalición con el PAN, no puede conseguir candidato. De hecho, Filemón Robles Rodríguez, presidente de la Asociación Civil Justicia y Conciencia Ciudadana, después de aceptar que lo postulasen declino inscribirse, porque no quiere ser ligado al gobierno del estado, precisamente.
Pues bien, los priistas de Veracruz municipio que se preocupan por su partido, también insisten en que el candidato debe ser Arturo Matiello Canales, quien, al contrario de Ramón Poo, si tiene posibilidades de competir y de ganar la presidencia municipal de Veracruz.
En el equipo de Arturo Matiello hacen preparativos para registrar su candidatura para la presidencia municipal de Veracruz, y también ya se disponen para impugnar la posible negativa de registro.
La expectativa de que Ramón Poo levantaría presencia con los candidatos a diputados salidos de los medios de difusión, no se está cumpliendo. De hecho, Anilú Ingram y Tonatiuh Pola, están teniendo problemas de aceptación, porque los está arrastrando la impopularidad creciente de la alcaldesa de Veracruz, Carolina Gudiño, quien ha hecho crecer esplendorosamente una corriente antipriista, que es –paradójicamente- la que alimenta las posibilidades de triunfo del PAN, con quien sea su candidato.
Anilú Ingram tiene además en contra el hecho de que como contendiente y abanderada por el PAN tendrá a Marijose Gamboa, quien también trabajó en el Grupo FM, al igual que ella.
Marijose Gamboa también es promovida por los Yunes azules, pero tiene también la característica de ser apoyada por su todavía jefe, Alfonso Salces, el propietario de Notiver.
Marijose tiene así, pues, dos grandes elementos a su favor: Notiver y la tendencia antipriista, y arranca con una intención de voto mayor que la de Anilú.
Vaya, el panorama del PAN con Ramón Poo es tan seguro que por eso el exdiputado federal Rafael Acosta Croda insistió en buscar el registro como candidato por el blanquiazul con el apoyo electoral de Miguel Ángel Yunes Linares.
Las posibilidades de Arturo Matiello frente al panista, para nada son despreciables, porque la percepción que proyecta hacia el electorado es de mayor confiabilidad que la de Ramón Poo.
AM tiene además la posibilidad de crecer electoralmente porque aún puede ser conocido por muchos electores, además de que su imagen es la de una persona honesta, que sus movimientos en la cuestión pública han sido para apoyar el desarrollo social, como su participación en el consejo de participación ciudadana.
Con Matiello el PRI tendría posibilidad de arrancar la campaña con un práctico empate técnico.
Por estas mismas posibilidades es que Arturo Matiello está recibiendo múltiples apoyos de grupos priistas, quienes quieren que la presidencia municipal la mantenga su partido, porque además ponderan que el también rector de la Universidad de las Naciones si tiene una propuesta concreta de gobierno para Veracruz.
Con esos apoyos y esas posibilidades es que Arturo Matiello buscará el registro.
Porque además en el PRI no han podido hacer lo que ya ocurrió en el PAN, conjuntar posibilidades reales, no un manejo indiscriminado de nombres.

AGUA QUE FLUYE

BOCA DEL RIO ¿AZUL?. En Boca del Río las tendencias también son favorables al PAN, por el desgaste que tiene el PRI, el cual creció con el cambio de presidente municipal, porque los boqueños no sintieron la designación de Salvador Manzur como Secretario de Finanzas como una distinción.
Esa es una de las causas por las que existían dos aspirantes del PAN en una lucha frontal, en donde uno de los suspirantes supuestamente era apoyado por el gobierno del estado, Sergio Vaca Betancourt Archer, tanto que incluso lo señalaron de estar regalando pantallas de televisión; en contraparte los panistas de Sergio Vaca junior afirmaron que Miguel Ángel Yunes Márquez incurrió en la compra de votos de los delegados panistas.
La diferencia es que en Boca del Río Sergio Pazos Navarrete ha logrado construir una imagen más solida en su entorno, lo que ha propiciado que todos los priistas se plieguen a su designación, lo cual de entrada ya le coloca en un panorama menos desventajoso. Las encuestas preliminares lo muestran en una posición de menos de un 40% de intención de voto, contra casi un 60% a favor de Miguel Ángel Yunes Márquez
Pero Sergio Pazos carece todavía de un elemento: no ha mostrado tener una propuesta concreta para Boca del Río.
Eso, además de que una vez definido quien será el candidato del PAN, toda la tendencia azul lo seguirá junto con el voto antipriista.
A Sergio Pazos, al igual que a muchos candidatos priistas, tener en la frente la marca del gobierno del estado le pesará.

COALICIÓN COATZACOALCOS. Otro de los posibles candidatos del PRI a los que le pesa la marca del gobierno del estado, e incluso la del gobierno municipal, es Joaquín Caballero Rosiñol.
En ese municipio la imagen de Gonzalo Guízar Valladares como casi candidato del PAN gana presencia de forma acelerada, entre otras cosas, por alianza de facto que mantiene con el PRD, la que se demuestra en la presencia de Jesús Hernández Tea como aspirante a la sindicatura.
La coalición de Gonzalo Guízar con esta fracción de la izquierda de Coatzacoalcos implica compromisos de rendición de cuentas y transparencia, respeto al erario público, designación de cuadros de excelencia para los programas operativos y la creación de un Programa de gobierno que responda a las prioridades y las expectativas de la sociedad, el cual además sería coordinado por Hernández Tea.
Así que, en una de esas, la corriente de Marcelo Montiel pierde el poder del antiguo Puerto México.
Por cierto, para dejarlo por escrito: Yo quiero a Coatzacoalcos.
Publicar un comentario