miércoles, 27 de noviembre de 2013

¡Aplausos!

Erwin Bárcenas Oliveros Un clavo al ataúd


Los informes de gobierno, ya sean federales, estatales, municipales o de cualquier burócrata que sienta la necesidad de medio mentir y mentirse sobre todo aquello que quiso y no quiso, pero al final no hizo en su entorno, es exponencial al número de gorrones, empleados, acarreados y colgados de la familia que dicho informante lleva para compensar su mala fama.
Depende del representante popular y su estatus la cantidad de porras que necesita; de su área de influencia lo que destacará a su alrededor; de su capacidad; el no trabarse con su lengua o con su ignorancia y la de sus asesores; que lo que duda, no se escuche tan iluso.
Al final, el aparato se activa, la desgracia se oculta bajo una tapa que dira “Tal informe del tal ciudadano”, el besamanos, la jauría intentando tocar al mesías sin gracia, la comida, el festejo por otro año sobreviviendo en las encuestas, muriendo en la popularidad y viviendo del presupuesto; como dijera Natalie Portman en su personaje de Amidala en la saga de Star Wars: “...Y así muere la democracia, en un estruendoso aplauso”.
Publicar un comentario