jueves, 21 de noviembre de 2013

Nicho rebasado y desfasado

Nicho Pérez Jácome


Mónica Camarena Crespo

Parque Juárez

Ya habia antecedente de un faltante de dinero etiquetado para los Juegos Centroamericanos y del Caribe, de hecho algunos que saben, aseguran que el dinero se esfumo desde finales de la administracion estatal pasada, de la cual saben los del presente.
Lo que ahora hace de manera blanda, endeble y con poca fuerza política, es el que se dice orgullosamente presidente del Comité Organizador de los Juegos, Dionisio Pérez Jácome, quien obsoleto de plano se quiere lavar las manos en el tema del dinero que no se tiene para dicha justa deportiva en tiempo y forma.
Nicho, quien aún no entiende que sus tiempos ya pasaron, le aplicaran aquella frase “no me ayudes compadre “ pues en forma obvia con sus declaraciones deja más abierto el boquete para la duda y el sospechosismo de la falta de dinero y la ausencia del que ya se había asignado para los Juegos Centroamericanos.
No se duda que releven a Dionisio Pérez Jácome, por aquello de que esta rebasado, habla de más y no es parte de los afectos de quienes mandan, aunado a que su hijo ya no es Secretario Federal; el problema es quien querría entrarle al quite, por ahí hablan de una ya muy próxima ex alcaldesa de oscuros manejos, pero aunque se concrete ese enroque, que no vemos que desatore el problema del dinero, lo único que esta en riesgo, es que la entidad no pueda afrontar ese compromiso deportivo.

Agora
Finalmente ya se turnó a comisiones en el Congreso del Estado la iniciativa con proyecto de decreto que reforma y deroga diversas disposiciones del Código Electoral que obligará a los partidos políticos no exceder el 50 por ciento de candidaturas de un mismo género.
Como lo anuncio el Gobernador Javier Duarte de Ochoa con motivo de su tercer informe, la propuesta que hiciera el Presidente Enrique Peña, seguramente será concretada en el estado de Veracruz.
Las cuotas electorales de género surgen a partir de la obvia misoginia que evidencio el bajo índice de mujeres que acceden a cargos públicos representativos; el promedio mundial de parlamentarias en el mundo ronda el 12 por ciento.
En Europa se ubica sobre el 15 por ciento y en los países árabes apenas es significativo. En México, dicho porcentaje alcanzó el 16 por ciento en la LVII Legislatura del Congreso de la Unión (1997-2000). Es en ese contexto político en el que surge con mayor insistencia la discusión sobre las cuotas de género.
Ahora, todo se encamina a que dicha propuesta sea viable en todos los estados del país, lo que generalizaría el ejercicio por ley que deberán acatar los partidos políticos en cuestión de género.
Lo más significativo será ubicar a todas esas mujeres que aspiran a un cargo de elección, pero que no solo pueden garantizar propuestas, sino campañas exitosas y lo más importante, el cumplimiento de responsabilidades. Esta probado que una mujer en la política genera mayor confianza en el electorado, pero también está demostrado, que no todas han podido enfrentar grandes responsabilidades como Alcaldesas, Diputadas federales, locales y Senadoras.
Hombres y mujeres por igual, de lo que se trata es de contar con mexicanos comprometidos, no nada más arribistas de cargos que después de hacerse millonarios, poco les importan las promesas y compromisos que hacen en campañas, ya ni hablar de los plurinominales, tan obsoletos como rechazados.
@monicamarena
Publicar un comentario