martes, 14 de enero de 2014

No te haré daño pequeño animalito

Jorge Arturo Rodríguez
Tierra de Babel

El cineasta Ingmar Bergman, en una entrevista con Marie Nyreröd, donde se le cuestionó si no tenía remordimientos por haber abandonado a sus nueve hijos, contestó que los tenía y añadió: “Hasta que descubrí que tener remordimientos por algo tan serio como abandonar a tus hijos es puro teatro, una forma de vivir con un sufrimiento que no es comparable al sufrimiento que has causado”. Pos parece que sí, pero traigo a cuento lo anterior porque, toda proporción guardada, me permite reflexionar sobre el sufrimiento que sufren los animales provocado por el hombre. Claro, una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa, dijeran por ahí. Y si no, pregúntenle a Lucero que hace unos días padeció un linchamiento mediático porque se “coló” una foto donde aparece disfrutando de una cacería. Pero a estas alturas ya no se sabe quién tiene más culpa, si el que mata la vaca o el que le jala la pata. Ustedes me entienden, ¿verdad?
 En todo caso creo que me moriré de viejo y no acabaré de comprender al animal bípedo que llaman hombre, puesto que cada individuo es una variedad de su especie, expresara Miguel de Cervantes. No defiendo ni al hombre ni al animal, sino a ambos… Cierto estoy, con mi tocayo Arthur Schopenhauer, que el hombre es una animal terrible y cruel, lo conocemos como ha sido domesticado y educado por lo que conocemos como civilización. Vaya que sí. Mark Twain dijo que el hombre es el único animal que come sin tener hambre, bebe sin tener sed y habla sin tener nada que decir. Tons, ¿qué chingaos estoy diciendo?
 Una encuesta de Parametría asienta que siete de cada diez mexicanos (74%) consideran que quien maltrate a los animales debe ser castigado. La mayoría de los entrevistados (73%) hace a los dueños responsables de los problemas que puedan causar, por ello está a favor de que se sancione a las personas que no recojan los excrementos de su mascota. La proliferación de animales en la vía pública puede convertirlos en un elemento peligroso para la sociedad, por lo cual un buen número de mexicanos (64%) cree que es importante sancionar el abandono de mascotas.
En cuanto al uso que se les da a los animales, en México la mayoría de la gente se opone a que se utilicen como material para fabricar ropa (66%) o protagonistas de espectáculos (65%). De alguna manera, esto último revela oposición a las corridas de toros, peleas de perros o gallos
En términos generales, los mexicanos están conscientes del derecho de los animales a ser respetados, protegidos y atendidos. Pero, todavía no hay consenso sobre su uso en pruebas de laboratorio y definitivamente, para los mexicanos, comer su carne no viola los derechos de los animales.
En lo personal expreso, con Georg Christoph Lichtenberg: “No te haré daño pequeño animalito (era una araña). El sol te pertenece tanto como a mí”.

Los días y los temas
Desde este espacio, mi felicitación a Pepe Ortiz por el inicio de su nuevo proyecto profesional www.versiones.como.mx. No dudo que le irá muy bien a él y a su portal. Enhorabuena.
 Van también para Miguel Valera mi felicitación por su nuevo encargo profesional ahora como director de Comunicación Social del ayuntamiento de Xalapa, ahí al ladito del alcalde Américo Zúñiga Martínez.
 Y ya que ando de festejón, saludo y mi felicitación a Jessed del Ángel Marlasca, nuevo jefe del Departamento de Nóminas de la LXIII Legislatura Local. Con seguridad que hará un trabajo excelente.

De cinismo y anexas
Les cuento que en una ocasión, en un Congreso de Elefantólogos, llegó el momento de que cada una de las delegaciones presentara sus estudios al respecto. La delegación argentina presentó un estudio titulado 'El elefante como útil de trabajo', obra desarrollada en 5 tomos. La delegación británica presentó 3 volúmenes sobre 'Los elefantes del gobernador de la India, siglo XIX'. Finalmente, le tocó el turno a la delegación mexicana; se levantó ceremoniosamente su portavoz y dijo:
-Solicito de la ilustre presidencia una prórroga de un mes para terminar mis cuartillas.
¿Les recuerda algo? Por lo pronto ahí se ven.
Publicar un comentario