miércoles, 8 de enero de 2014

Un “Cleaner” para Duarte


Salvador Muñoz

Los Políticos

Soy Winston Wolf, soluciono problemas…
Frase del actor Harvey Keitel en una de mis películas favoritas: Pulp Fiction.
Para quien no lo recuerde (imperdonable si no ha visto la cinta), Vincent Vega y Jules Winnfield, dos sicarios, viajan por la mañana en un carro y al entablar una discusión sobre el milagro de haber sobrevivido a varios disparos a corta distancia, Vincent acciona su pistola en el rostro de un negro que iba en la parte de atrás del vehículo. Estacionan el carro en casa de un amigo y piden por teléfono ayuda a su jefe y éste les manda a Winston Wolf para “limpiar su problema”.
Winston Wolf para muchos es un “conseguidor” o “facilitador”... para mí, desde que vi la película, lo relacioné con un “cleaner”.
En la mafia, un “Cleaner” es el sujeto que se encarga de deshacerse de evidencias, como cuerpos, sangre, armas, huellas dactilares, incluso hasta de testigos, con el fin de ocultar la prueba o indicios de un delito. En otras circunstancias, “visten” (o alteran) la escena del crimen en aras de engañar a las autoridades.

II
Somos Buganza y Nemi, solucionamos problemas…
Al menos esa es la imagen que se tiene de estos dos funcionarios desde que asumieron funciones en la SIOP y Salud, respectivamente. Son los dos paladines justicieros del Gobierno estatal, los únicos que se han atrevido a enfrentar a constructoras y empresas aun por encima de los intereses de quien llevó al Gobernador hasta donde hoy está.
La primera perspectiva que se tiene, a vuelo de pájaro, es de algarabía: “¡Qué bueno que estos dos funcionarios actúen y no les tiemble la mano!”
La segunda perspectiva que me asalta es el motivo para emplearlos a ellos como “cleaners”... políticos, por supuesto…
La respuesta simple e inmediata es dar un golpe espectacular en áreas donde no haya riesgos y si los hay, que éstos sean calculados, a manera de que no se salgan de control y se mantenga la expectativa deseada… es como “limpiar por aquí, para que no se vea por allá”...

III
Soy el Orfis, soluciono problemas…
Con Mauricio Audirac ésa era la imagen que se tenía cuando presentaba lo que, curiosamente, el americanista Lorenzo Antonio Portilla Vázquez, hoy nos vuelve a presentar: ¡Puro municipio cascarita!
Dijera el diputado del PT, Fidel Robles Guadarrama, “faltaron los peces gordos”... ah, pero eso sí, se enfatiza que de los 30ytantos municipios con presunto desfalco, la mayoría son panistas. El asunto es que no se dice que siguen siendo las mismas administraciones chiquitas y uno igual de ambicioso, lo mínimo que se espera es que saliera ¡un pez gordo! No porque crea, sospeche, acuse o lo sea, se citan los siguientes municipios: Tuxpan, Boca del Río, Coatza o Córdoba… usted agregue el que quiera.
Pero, ¡bueno! el que sabe su negocio es Portilla Vázquez… y supongo que no es de “Cleaner”... supongo…

IV
Soy Contraloría, soluciono problemas…
Y nuevamente aparece en escena Mauricio Audirac y de refilón Iván el Burro López. Se supone que en las dependencias de Gobierno hay Contralorías internas y que trabajan. Si hoy el Orfis detecta desfalcos, irregularidades, insolvencias, ¿podemos decir que igual se detecta la ausencia de trabajo de estas Contralorías Internas? ¿Pues qué chingaos hacen entonces?

V
Soy Javier Duarte, ¡necesito un Cleaner!
Y ante una imagen tan desgastada en el IPE (manifestaciones por falta de depósitos), en Sefiplan (remember el Sedesol-Gate), en Salud (con Finamed y ¡ojo al Asilo Sayago!) y en SIOP (con un Túnel Sumergido que parece el Túnel del Tiempo…), por decir lo menos, lo más que requiere el Gobierno estatal es que alguien le limpie su imagen aunque sea a punta de golpes espectaculares.
Publicar un comentario