miércoles, 8 de enero de 2014

¡Cómo cuesta!

Brenda Caballero
Números Rojos

Un año nuevo inicia y ante tanto impuesto puesto por las autoridades municipales, estatales y federales vamos a quedar peor que la novela de Suzanne Collins: “Los Juegos del Hambre”… y es que si tiene auto, ¡impuesto!; si tiene casa, ¡impuesto!; ya no importa si es la grande o la chica, las dos serán gravadas igual… Si toma alcohol, ¡impuesto! y si lo agarra el alcoholímetro, pues también tendrá que pagar su multa. Hasta por meterse porquerías a la boca pagará un impuesto especial. No sea malpensado ¡esas cochinadas no! sino la comida chatarra, la que tiene muchas calorías y es “engordativa”.
Este 2014, la situación económica se percibe difícil, tanto que ya estoy juntando mis anillos, pulseras y aretes para llevarlos a empeñar y así resistir la tan difícil “Cuesta de Enero”.
Pero tomemos las cosas con un poco de humor para no sentir tan feo la estocada económica y pensemos políticamente hablando, que ni ellos mismos habrán de sobrevivir…

Tal es el caso de la primera caída, primeraaa… Sarita Cano Herrera, ex alcaldesa de Alvarado, a quien ya se la cargó “la cuesta de enero”. Pero como una diva, ella siempre sonrió a las cámaras e insistió en su inocencia. ¿Será?

Y por si fuera poco, a varias damas les llegó “la cuesta en enero”, entre ellas Carolina Gudiño, ex alcaldesa de Veracruz y Mariana Yorio, primera dama municipal de la capital. ¡Si vieran cómo les cuesta caminar! Están embarazadas...

Aunque usted no lo crea, el SAT también sufre en esta cuesta, pues a pesar de que todos saben dónde vive Miguel Angel Yunes Linares ¡cómo le cuesta localizarlo!

A pesar de que los últimos meses del año pasado Juan Nicolás Callejas Arroyo sufrió con los maestros en su contra, este año no le pinta nada bien y también tendrá su cuesta, aunque ésta no es por problemas magisteriales, sino por tanto novato de su bancada que se tendrá que echar “a cuestas”…

Caso aparte parece ser David Velasco Chedraui, quien parece no sufrir sino disfrutar la Cuesta…¿No me cree? yo tampoco lo creía, hasta que me dijeron: “que la-cuesta, la-para, la-sienta y hasta la-levanta”

Aunque también hay muchos aguafiestas que ven que la dirigencia del PRI para Manzur está cuesta…¡abajo! ¿Será que está Cuesta arriba Elizabeth Morales?

Ya sabíamos que la Cuesta de Enero le pegaría a Dulce María Dauzón, por las calorías del impuesto especial a sus panaderías, sin embargo, todo indica que hasta las ventas de las roscas bajaron, no porque engorden sino ¡porque nadie quiere sacarse al niño! Con eso de que en febrero tendrán que mocharse con tamales y atoles.

Pero como en este mundo hay de todo, no falta a las que les vale un cacahuate la Cuesta de Enero, tal es el caso de muchas reporteras en el Congreso del Estado que hasta coperacha hacen pa’ comprar la rosca y sacarse al muñeco de Zairick…¡No importa que engorden!

La realidad es que a veces la crisis económica no la sentimos tanto y hay valientes que no le sacan a sacarse un muñeco, como el alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga, quien por estas fechas ya va por el tercero… ¡pero es Muñeca!

Afortunados los políticos que, con sus buenos salarios, no son víctimas de la terrible enfermedad que acompaña a cada Cuesta de Enero: La Ceguera… ¿a poco no nos “cuesta” hasta preguntar cuánto “cuesta” este producto, el otro, aquél?
Mas la realidad es que con impuestos al por mayor, empleos mal pagados y la cuesta de enero, al ciudadano común y corriente no le queda de otra más que aplicar la Ley del Monte… del Monte de Piedad, porque es allí donde este mes se habrá de ver nuestra triste realidad.

Email: caballero_brenda@hotmail.com
Publicar un comentario