jueves, 2 de enero de 2014

Yunes y Silva, los policías

Salvador Muñoz
Los Políticos

¿Cuál es la diferencia inmediata entre un Pepe Yunes Zorrilla y un Alberto Silva?
Sí, sí, pueden decir que uno es Senador y otro funcionario estatal; que uno es “Super-educado” y el otro “medio mamila”; que uno tiene una amplia carrera política y el otro, al menos en Veracruz, apenas la inició… pero no…
La diferencia inmediata entre ambos, dos personajes a los que han puesto en la mira de la sucesión gubernamental en tres años, es parecida al juego ése que sacan mucho en las películas de “el Policía bueno y el Policía malo”.
Vea porqué:
El senador Pepe Yunes se ha convertido en un férreo defensor de las políticas fiscales, administrativas y financieras del gobierno federal, en este caso, representado por el Presidente Enrique Peña Nieto y por su cuate, Luis Videgaray Caso, el titular de Hacienda, recientemente nombrado por las grandes potencias económicas, como el Ministro de Finanzas del Año a nivel mundial… el capitalismo premiando a sus defensores, pues.
En este caso, Pepe Yunes es “el Policía Malo” ante los ojos del pueblo, que no de algunos políticos. No se le puede ver de otro modo cuando sale a decir que las políticas fiscales y hacendarias afectan al 10 por ciento de la población.
Además, asegura no tener duda de que el conjunto de reformas propuestas por el presidente Enrique Peña Nieto están integradas y se van a complementar para generar nuevos empleos.
Es curioso… pero la percepción en la población es contraria a lo que dice el Senador Pepe Yunes aunque asegure que los más beneficiados habrán de ser los que menos tienen ¡y ojo! porque hasta allí acaba el papel del “Policía Malo”.
Supongamos que tiene razón Pepe Yunes y que las políticas fiscales y hacendarias ayuden a que haya más recursos para los que menos tienen y ¡oh! quién es el encargado de distribuir con distintos recursos a la clase más desprotegida… ¡sí! “el Policía Bueno”, Alberto Silva Ramos, que se quiera o no, en este momento, es la “cara bonita” de la política estatal junto con la del DIF.
Por supuesto, es posible que el lector no tenga la oportunidad de percibir la bondad de una dependencia como es Sedesol encabezada por Alberto Silva porque quizás no pertenezca al 90 por ciento de la población por la que Pepe Yunes apoyó las reformas fiscales y tributarias del Presidente Peña Nieto y de su cuate, el Ministro de Finanzas, Luis Videgaray… ¡ups! Pero si el lector pertenece entonces al 10 por ciento de la población a la que “ensartaron” con los nuevos impuestos, quizás perciba de mejor modo que gracias a su trabajo, esfuerzo, empresa y mucha inversión, usted está cooperando para que Pepe Yunes tenga razón.
Por el momento, el senador Pepe Yunes no pasa de ser un defensor del Sistema que nos gobierna; por el momento, Alberto Silva no pasa de ser un benhechor del Sistema que nos gobierna… Para muchos, aunque dice Pepe Yunes que es el 10% de la población, el Senador nos castigó con su voto de confianza a las políticas capitalistas del Presidente Peña Nieto y su cuate, el Ministro de Finanzas Mundial, Luis Videgaray; para un sector desprotegido, Alberto Silva significa ayuda, cobijo, apoyo…
La carrera por la sucesión ya se inició, sin muchos aspavientos, sin muchas alharacas… Pepe trabaja desde su trinchera al lado del Presidente Peña Nieto… y el Cisne, ¡aguas! al lado de la gente… el juego del Policía Bueno y Policía Malo en su apogeo...

e-mail: smcainito@gmail.com
www.zoociedadanonima.com
Publicar un comentario