domingo, 2 de marzo de 2014

México, país de riesgo: Mattiello

Marco Antonio Aguirre Rodríguez
Místicos y Terrenales 

Vivir en México, ya es un riesgo: el 85 por ciento de la población habitamos zonas consideradas de medio y alto riesgo debido a la violencia, las drogas y el delito.
 Somos más de 100 millones de personas, de acuerdo con lo que arroja el primer Semáforo Nacional Ciudadano, creado por la Asociación Nacional de Consejos de Participación Cívica AC (Ancopac)
 Arturo Mattiello Canales, presidente de la Asociación, refiere que la percepción que tenemos la mayoría de los que vivimos en estas zonas es que el Estado mexicano no hace respetar nuestras garantías individuales.
 ¿Qué significa vivir en una zona de alto y medio riesgo en la República mexicana?.
 Es el peligro a ser violados, secuestrados, asesinados, retenidos ilegalmente, desaparecidos, extorsionados, maltratados y con la duda de que el Estado mexicano cuide de nosotros o castigue a los delincuentes.
 El Semáforo Nacional Ciudadano se elaboró con una metodología novedosa que implicó el conjuntar diversas formas de obtener información, que incluyen tanto las encuestas, como los reportes oficiales de cada estado presentados en la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), además de reportes ciudadanos, monitoreo de prensa local, nacional e internacional, redes sociales, blogs y páginas de Internet.
 ¿Y cuáles son los 10 estados más peligrosos del país?.
 Pues son: Michoacán, Guerrero, Estado de México, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz, y Zacatecas.
 Ahí donde la delincuencia ha hecho mella y nido.
 Pero no todo México es violento; de hecho en una misma población hay contrastes.
 Por ejemplo, el Distrito Federal: La zona centro, sobre todo el área de Tepito, es considerada incluso internacionalmente como una zona de alto riesgo, mientras que Polanco tiene niveles de seguridad similares a los europeos. “Entonces pareciera que en una misma ciudad conviven diferentes países”, remarca el también rector de la Universidad de las Naciones.
Arturo Mattiello refirió que algunas de las propuestas de la Ancopac para mejorar la seguridad en las zonas de alto riesgo son: crear un fondo de recursos federales para los municipios que deseen convertirse en comunidades seguras certificadas por autoridades internacionales; crear un consejo ciudadano que opere con las diversas instancias competentes en el tema en los tres niveles de gobierno, así como crear una red de comunidades seguras en todo el territorio nacional.

POBLACIÓN SENSIBLE. Arturo Mattiello, en este esfuerzo de medir los impactos de la violencia, también refiere que la Primera Encuesta Nacional Universitaria sobre la Violencia, las Drogas y el Delito (elaborada por la Federación de Universidades e Instituciones Particulares de Educación Media Superior (FUIPES), revela que el 50% de los estudiantes tuvo acceso durante el 2013 a algún tipo de droga, mientras que casi 77% afirmó conocer a alguien que consume regularmente algún tipo de sustancia ilícita.
 Los lugares en donde los estudiantes encuestados dijeron que se cometen más delitos como robo (a transeúnte, vehículo, casa habitación) y extorsión son: en la calle, en la casa, en un lugar público, negocio, transporte, por mencionar algunos.
 Lo más llamativo y preocupante es que este grupo de población en su mayoría decidió no acudir con las autoridades (53.2%) cuando sufrió algún delito, por miedo y/o desconfianza hacia la misma.
 La credibilidad de las instituciones en México está al mismo nivel que la eficacia del Estado Mexicano para asegurar el respeto de las garantías individuales: muy deteriorada.
 “Tenemos muy claro que en las cercanías de los planteles universitarios cada vez es más recurrente la venta de droga, alcohol y los delitos que conllevan”. A estos “les llamamos delitos periféricos” apunta Arturo Mattiello, quien advierte que así se puede generar una espiral de violencia “de la cual será difícil regresar”.
 La encuesta fue aplicada a mil 900 estudiantes, catedráticos e investigadores de 95 universidad en México.
 Los resultados de estos estudios y de otros son contundentes: La inseguridad en México es alta y el Estado ha sido incapaz de frenarla, mucho menos de revertirla.

PANISTAS ¿AYUNADOS?. El sábado por la noche el PAN estatal de Veracruz designó a los 18 consejeros nacionales a los que tiene derecho. De estos 10 fueron para la “muralla azul” contra los Yunes panistas y 8 para los Yunes azules.
 En la “muralla” se integra el Comité Directivo Estatal del PAN, y los grupos políticos de Julen Rementeria y de Juan Bueno Torio.
 Así pues, como bloque la “muralla” tiene mayoría, pero como grupo los Yunes azules tienen más consejeros.
 Y esto coloca en una situación difícil, complicada, la elección de la próxima dirigencia estatal del PAN.
 Si los grupos que integran ahora la llamada “muralla azul” se fracturan y dejan resquicios en sus bardas, por ahí se les colarán los Yunes azules hasta el fondo.
 Su única esperanza es ir con un candidato único, pero en lugar de formar una fuerza compacta lanzan y sacan más aspirantes buscando cada grupo de la muralla obtener la candidatura a la presidencia del PAN o por lo menos presionar para lograr más puestos en el comité estatal.
 Los Yunes azules por su parte están tendiendo redes desde ya para captar a integrantes de la “muralla” e incrementar sus posibilidades de triunfo. Aparentemente no es mucho lo que tienen que pescar, pero si son presas difíciles las que deben capturar.
 Y en este juego también van las candidaturas para las diputaciones federales en 2015 y la candidatura al gobierno del estado y las diputaciones locales en el 2016.
 Así pues, ¿la muralla se mantendrá o se resquebrajará?. ¿lograrán la candidatura de unidad o Germán Yescas, Tito Delfín y María del Carmén Pontón jalará cada quién por su lado?. O peor todavía (para los grupos de la muralla, pues) ¿alguno de los posibles candidatos pactará con los Yunes azules?.
 Por lo pronto ya son consejeros nacionales y miembros del grupo de los Yunes: Teresita Zucolloto Feito, Mayra Teresita Cortéz Rodríguez, Alicia Vera Arena, José de Jesús Mancha Alarcón, Raúl Martínez Chávez, Georgina Ramírez Espíndola, Carlos Rosas Pérez y Rafael Amador Martínez.
 Del otro lado están Mariana Dunyaska García Rojas, Enrique Cambranis Torres, Alba Leonila Méndez Herrera, Adela Patricia Fernández Contreras, Aura Esther Estrada Hernández, Juan Bueno Torio, Bernardo Margarito Téllez Juárez, Marco Antonio Núñez López, Julen Rementería del Puerto y Lilia Angélica Torres Rodríguez.

 PASO DE OVEJAS-INVEFI. El ayuntamiento de Paso de Ovejas y el Instituto Veracruzano de la Filantropía pusieron en marcha un programa interesante que demuestra la colaboración que las organizaciones de la sociedad civil pueden tener con los diferentes niveles de gobierno.
 La alcaldesa de Paso de Ovejas, Ana Rosa Valdés Salazar presidió la Presentación ante el cabildo del "Programa de Recuperación y Actualización Municipal Paso de Ovejas 2014", el cual es una herramienta tecnológica que permitirá establecer políticas públicas eficientes y legales para el desarrollo sustentable del municipio.
Una nueva visión de cómo llevar la administración pública.
Publicar un comentario