viernes, 7 de marzo de 2014

Sanos y salvos… y todo enredado

Roberto Morales Ayala
Zona Franca
Una noticia buena y varias malas: fueron halladas con vida ocho personas clasificadas como “desaparecidas”, pero la policía no atrapó a los supuestos plagiarios, el procurador incurrió en graves contradicciones, ocultó detalles y tácitamente exculpó a la policía ministerial de cualquier implicación en el “levantón”.
Ayer, la noticia fue el hallazgo de los ocho “desaparecidos”, la mayoría de Las Choapas, según la versión de la Procuraduría de Veracruz, por un golpe de suerte y más que nada gracias a la casualidad.
Dice la versión oficial que dos grupos de policías que circulaban por un camino de terracería que comunica al poblado La Unión con el entronque de la carretera La Tinaja-Sayula de Alemán, se encontraron de frente con dos vehículos. Al verlos, uno dio vuelta y el conductor del otro auto bajó de la unidad, abordó el primer carro y emprendieron la huida mientras lanzaban disparos.
En la unidad abandonada fueron halladas las ocho personas que hoy se sabe proceden de Las Choapas y Agua Dulce. Estaban vendadas de los ojos y maniatadas con cinta canela. Se les auxilió. Había en su interior una carabina AR-15. Todo cuanto encontraron los policías y las ocho personas fueron puestos a disposición del Ministerio Público de Ciudad Isla.
Según dijo Luis Ángel Bravo Contreras, así se resolvió el caso de los desaparecidos de Las Choapas y se dio cumplimiento al compromiso de la Procuraduría de apegarse a la ley y velar por los veracruzanos.
Fueron rescatados o entregados por la AVI, Gilberto Hernández Ramos, Andrés Leyva Ordóñez, Ana Luisa Morales Gómez, Alberto García García, Luis Antonio Méndez Jiménez, Carlos Omar Ramírez Pérez, José Celaya Hernández y Juan Carlos García Rodríguez. Quedan dos plagiados más de los que no sabe nada.
El procurador refirió que todos dijeron haber sido plagiados por sujetos desconocidos; que los trasladaban de un lugar a otro, y que en el último recorrido, la madrugada del jueves 6, el vehículo que los transportaba se detuvo; escucharon disparos. Después llegaron los agentes que se identificaron como elementos de la Policía Ministerial, a quienes les pidieron ayuda y protección.
Tras rendir su declaración, y una vez que fueron contactados sus familiares, volvieron a su hogar.
Bravo Contreras nada quería saber de la implicación de elementos de la Agencia Veracruzana de Investigaciones. Tampoco admitió que en las indagatorias alguien señale a elementos de la AVI como responsables del “levantón”.
Rechazó que haya elementos para suponer que la AVI participó en los plagios, pero dijo que si hubiera algún indicio se procedería conforme a derecho y se deslindarían responsabilidades.
Lo irritó la pregunta de Diario Presencia en torno a si conocía los testimonios públicos que le imputan responsabilidad a los agentes de la AVI en el plagio.
“Conozco lo que dice las averiguaciones previas”, respondió secamente.
Se le cuestionó sobre la fotografía en que aparece la motocicleta de uno de los plagiados, subida en la batea de una camioneta de la AVI. Volvió a responder con la misma frase: “Conozco lo que dice las averiguaciones previas”.
Otro reportero le dijo que a partir del relato, había sido una casualidad el hallazgo de las ocho personas desaparecidas. ¿Fue casualidad?, le repreguntó. Bravo Contreras se introdujo en un mar de argumentos; que si se está reordenando las funciones de la AVI, ahora como Policía Ministerial nuevamente; que si hay operativos para enfrentar el abigeato en esa región de La Tinaja, y finalmente señaló que en esa circunstancia se da el rescate de los plagiados.
Admitió que los policías no realizaron ningún disparo. El rescate fue, de hecho, la huida de los plagiarios, abandonando ahí a sus víctimas.
Justificaba el procurador que no hubiera detenidos. Decía que se privilegió la seguridad de los ocho plagiados. Por eso no hubo persecución.
Volvió a irritarse al no poder explicar cómo podían actuar los delincuentes, levantando ciudadanos, mientras en Las Choapas la AVI realizaba un operativo intenso para hallar el cuerpo y a los asesinos del periodista Gregorio Jiménez.
“No me preguntes cosas para que yo te dé respuestas en base a suposiciones. Yo te estoy diciendo lo que objetivamente dicen diligencias ministeriales”, dijo con aires de fastidio. “Lo que yo suponga no es de trascendencia”.
—¿Están operando cuando el gobierno…?
—¿Qué te puedo contestar en eso? —interrumpió—. La verdad es la que te estoy diciendo a la luz de diligencias ministeriales. Cuando me pasaron el dato también pude haber tenido algún tipo de especulación, pero me traen las diligencias y las diligencias son lo que yo les estoy dando a conocer.
—Los testimonios de los familiares son en el sentido de que fueron agentes de la AVI. ¿Los conoce?
—Conozco lo que dice la averiguación. Eso es lo que yo conozco.
—¿No consta entonces en la averiguación?
—No hay una sola diligencia que me dé luz a mí para pensar que fueron elementos de la Agencia Veracruzana de Investigación.
Los testimonios de los familiares refieren que fueron elementos de la AVI quienes perpetraron los plagios. Identificaron los vehículos en que se trasladaban y en los que subían a quienes más tarde serían considerados “los desaparecidos de Las Choapas”.
Una de las versiones hablaba de una motocicleta, propiedad de uno de los levantados, que apareció en la batea de una camioneta blanca de la AVI, como consta en una fotografía.
La mamá de Andrés Leyva Ordóñez declaró que los tipos que se llevaron a su hijo le exigían que entregara las armas. A Andrés Leyva lo sacaron de su casa a la 3 de la mañana del 12 de febrero, cuando Las Choapas estaba infestado de policías.
El procurador incurriría en otro error. Entrevistado por Radio Hit, en la edición de mediodía del jueves 6, dijo que el hallazgo de los desaparecidos ocurrió en Las Choapas. El conductor del programa le preguntó de nuevo que si había sido en Las Choapas y le confirmó el lugar. ¿Pues no que fue cerca de la carretera La Tinaja-Sayula de Alemán, a más de 300 kilómetros de Las Choapas? Eso dice la averiguación previa.
Aún concediendo que la versión oficial fuera auténtica, está plagada de inconsistencias. No se trató de un operativo; el hallazgo fue casual; la policía no disparó un solo balazo, y lo más grave, no se detuvo a los delincuentes.
La otra versión, que es la que circula entre la sociedad y que se apoya en los testimonios de los familiares, es que fueron los agentes de la AVI y de Seguridad Pública quienes se llevaron a las ocho personas, justo cuando realizaban las redadas para dar con el cuerpo del periodista Gregorio Jiménez y con sus asesinos.
Lo peor es que la versión oficial tiene tintes de mascarada, un montaje para justificar el regreso de los plagiados, una vez que sus familiares bloquearon la autopista Coatzacoalcos-Villahermosa y que acusaron al gobernador Javier Duarte de ser el responsable del levantón y de encubrir a los elementos de la AVI.
Ante la dimensiones que estaba tomando el caso de los plagios en Las Choapas, la única salida fue devolver a las víctimas con sus familiares, simular que los secuestradores habían huido y abatir la presión social.
Lo bueno es que las víctimas están sanas y salvas, pero su caso quedó enredado.
(romoaya@gmail.com)(@moralesrobert)
Publicar un comentario