martes, 25 de marzo de 2014

Vivir mi vida duele

Claudia Constantino
Las Crónicas Urgentes

En el patio central de la Galería de Arte Contemporáneo del Instituto Veracruzano de cultura se encuentra la prensa cultural congregada, salen de la oficina principal el Director Rodolfo Mendoza Rosendo, el Secretario de Turismo del Estado Harry Grapa Guzmán y otros funcionarios que participarán en la presentación del Festival Niñas y Niños por la Naturaleza y el Arte.
La única mujer que los “acompaña” en el presídium es Adelina Trujillo Landa, procuradora de la Defensa del Menor, la Familia y el Indígena del DIF y desde que le veo entrar pienso la pregunta que tras el evento le haré:
— ¿Qué opina usted de los cuestionamientos que ha recibido Xochitl Tress, al ser nombrada recientemente, titular de espacios educativos de la SEV?
— Pienso en las muchas mujeres que nos han precedido en la lucha por la igualdad y el derecho que tienen las mujeres de ser lo que ellas quieran. Soy una pueblerina que llegó a Xalapa a estudiar, a prepararse y que ha trabajado mucho para encontrar espacios donde poder hacer cosas que me permitan desplegar mis habilidades.
Sé muy bien de las luchas pasadas, presentes y futuras que libramos las mujeres por un trato más digno e igualitario. Soy enemiga de pensar que las mujeres deban competir con los hombres o con otras mujeres; más bien soy de las que piensa que se debe competir con una misma y superarse y luchar para ser respetada, tomada en cuenta y que la sociedad entienda que la vida privada y la vida íntima, poco deben tener que ver con la vida pública.
Me duele que a Xochitl Tress, como a muchas otras mujeres, no sólo en Veracruz, sino en el resto del país, se les falte al respeto de esa manera, que se haga escarnio de su vida privada y hasta íntima. Vivir su vida, es derecho de Xochitl Tress y de todas las mujeres del mundo. Vivir su vida no tiene porqué doler.
¿Porqué sus detractores no esperan a ver de lo que esta mujer es capaz en el encargo que hoy ha asumido? Tengo madre y hermanas, he propuesto a lo largo de varios años de mi quehacer profesional a muchas mujeres que se defiendan, que se hagan respetar.
Las mujeres que han luchado por los derechos de las mujeres siempre fueron fuertemente señaladas, ofendidas y mal vistas; sin embargo su legado sigue aquí, de él hemos gozado las últimas generaciones. Me parece que falta mucho para alcanzar el trato que merecemos, pero hay que insistir.
— ¿Qué pasa con los espacios en política para las mujeres, porqué son tan pocos?
Pasa que muchas mujeres no quieren arriesgarse precisamente a hacer pública su vida y ser víctimas de que haya a quien se le ocurra cruzar el límite que separa lo público de lo privado. Creo que son pocas las mujeres en política, porque sí somos más susceptibles que los hombres a las descalificaciones y opiniones injustas.
Sin embargo, las que hemos buscado colocarnos en sitios que nos permitan desarrollar nuestras aspiraciones, debemos tener claro qué podemos aportar, quiénes somos realmente y no sentirnos intimidadas por entrar de pronto en una actividad mayoritariamente realizada por los hombres.
Creo en el mundo para todos: hombres y mujeres. No acepto que las mujeres estamos queriendo avenirnos al mundo de los hombres y competir con ellos en nada. Creo en el mundo del trabajo, de las capacidades y de los proyectos que aporten.
Para mí Xochitl Tress, como todas las mujeres, merece respeto; merece oportunidad de demostrar el trabajo que sabe hacer y merece convertirse en ejemplo de templanza y valentía. Mujeres controvertidas alrededor del mundo hay muchas, pero también demuestran que son capaces, luchonas, entregadas, preparadas y felices; al margen de las opiniones de una sociedad que juzga a la ligera y hace del sensacionalismo su religión.
Pregunta final: ¿Qué le diría a las mujeres que se sienten intimidadas?
— Que no teman buscar su camino, ese espacio en donde puedan llegar para hacer cosas, que piensen en lo que quieren hacer, antes de pensar en quienes son. Que ignoren los comentarios negativos contra ellas, contra cualquiera y que se centren en lo que quieren lograr o proponer y lo realicen. Que se puede; le pese a quien le pese.
Cualquier comentario para esta columna que respeta a las mujeres a:

Aerodita_constantino@hotmail.es
Twitter: @aerodita










Publicar un comentario