domingo, 20 de julio de 2014

El campo a la expectativa

Ricardo Vázquez Salazar
Esfera Política

La comercialización sigue siendo el talón de Aquiles para la gran mayoría de los productores del campo mexicano. Es un ancestral rezago que vino a agravar más a algunos subsectores el famoso Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Un número muy reducido de productores son los que han podido aprovechar el TLCAN.
Los productores de leche son de los afectados; dentro de estos se encuentran los veracruzanos que continúan enfrentando el problema de la comercialización. Están sujetos a las condiciones que les imponen los intermediarios o coyotes –quienes adquieren el 70 por ciento del volumen total de producción para la elaboración de quesos artesanales-, les imponen un precio dependiendo de la época del año. 
Desde hace seis años, a la mitad de la fidelidad, siete centros de Acopio de Leche -construidos con recursos del estado, Federación y productores- estaban prácticamente terminados: Ozuluama, Naolinco, Tierra Blanca, Isla, Jesús Carranza, Sayula de Alemán y Las Choapas; con sus detalles pendientes menores, que en comparación con el monto global de inversión aplicada, no llegaba a un 10 por ciento.
En aquella época se rompió el mito de que la leche que se producía en Veracruz no reunía las condiciones de calidad que se requieren para el proceso de ultrapasteurización y envasado. En marzo de 2008, cuando comenzó a operar el primer centro de acopio, los ganaderos de Isla demostraron que no era cierto que los ganaderos veracruzanos no sabían producir leche de calidad. Mediante pruebas de laboratorio sorprendieron a industrializadores lácteos del centro del país.
Empresas industrializadoras de leche de Puebla y Estado de México reconocían la excelente calidad que entregaban los ganaderos de la sociedad “Productores de Leche Buena”, de Isla, que posteriormente crecieron al establecer con recursos propios una fábrica de queso, adjunta al centro de acopio, gracias al liderazgo y visión de Abelino Barrientos Castro. Los otros tres centros de Acopio de Leche: Chontla, Ixhuacán de los Reyes y Rodríguez Clara, se encuentran a medias, en espera del equipo y sistema de enfriamiento.
Los diputados federales Alejandro Montano Guzmán y Genaro Ruíz Arriaga, el primero presidente de la Comisión de Desarrollo Social, el segundo secretario de la Comisión de Ganadería de la Cámara Baja, desde el inicio de funciones como legisladores, han venido insistiendo ante Liconsa para que considere en su presupuesto la compra de leche que se capte en los siete centros de acopio de Veracruz; que se aproveche el potencial, así como la Cadena Fría que existe en la entidad, para beneficio de los ganaderos, pero también en favor de los veracruzanos en general, por varias razones.
En enero del año en curso, se reunieron Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, director de Liconsa y Javier Duarte de Ochoa, Ejecutivo veracruzano, para acordar la compra de más leche a productores locales colocando al estado en el segundo sitio en acopio de leche a nivel nacional. El director de Liconsa dijo en esa ocasión que eran instrucciones precisas del presidente Enrique Peña Nieto. Sin embargo, en días pasados el líder del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche, Álvaro González Muñoz, declaró que Liconsa les informó que reducirá sus adquisiciones entre 30 y 40 por ciento, lo cual afectará a 11 mil ganaderos de Jalisco principalmente, pero también de Aguascalientes, Guanajuato, Zacatecas y Veracruz.
Los ganaderos veracruzanos se encuentran a la expectativa. Esperan que no se desacaten las instrucciones del presidente Peña Nieto; que puedan ya poder aprovechar la infraestructura ociosa con que cuentan, para beneficio de la economía veracruzana.

rvazquez002@Yahoo.com.mx
Publicar un comentario