miércoles, 30 de julio de 2014

Mujer contra mujer

Claudia Constantino
Crónicas Urgentes

Cuando uno repasa la Ley General para la Igualdad entre mujeres y hombres, se da cuenta de que aún es inoperante. A pesar de que contempla: las reglas sobre la distribución de competencias y la coordinación interinstitucional; las políticas en materia de igualdad; sus instrumentos; todo un sistema nacional para procurarla; un programa nacional para promoverla; directrices para la igualdad de género también en la vida económica nacional, y reglas para la participación y representación equilibrada de las mujeres y los hombres. Éste es un largo y sinuoso camino transitado, por las mexicanas a penas.
Esta ley contempla que los partidos políticos destinen una partida para capacitar a las mujeres en política. En el caso de la dirigencia estatal del PAN, es la ex diputada Cinthya Lobato, quien con muy limitados recursos, está a cargo de dicha labor. Por eso le preguntamos acerca de lo que ha encontrado en casi año y medio que lleva realizando esta encomienda.
— Hemos encontrado a muchas mujeres haciendo política todos los días: en su hogar; en su calle; en la escuela de sus hijos; en su trabajo; con su familia, vecinos y amistades. Y con un gran interés en ser capacitadas, para transformarse en lideresas que propongan cambios y los logren. Explica.
— Lo triste es que a veces son muy eficientes en lo que hacen, y en su entorno familiar, es donde su autoestima se ve socavada y sus talentos menospreciados. Por eso hemos puesto especial cuidado en convencerlas de su valía y enterarlas de sus derechos, con gente muy profesional: psicólogos y terapeutas, emprendimos una campaña de empoderamiento para nuestras compañeras. En los partidos se tienen muy identificadas a las lideresas más destacadas, y hemos ido a buscarlas, les hemos enseñado una buena cantidad de herramientas para hacer mejor lo que ya les ocupa en la vida: la política. Amplía esto.
Por su parte, el Instituto Veracruzano de las Mujeres, que dirige Edda Arrez Rebolledo, o ninguna otra institución estatal se han sumado a esta labor. Los esfuerzos son individuales; la coordinación, imposible. Un grupo de mujeres idealistas, encabezadas por Cinthya Lobato, buscaron el acercamiento con la institución más importante en esta materia en Veracruz, pero a su titular no le interesó.
No hay noticias de que el resto de los partidos políticos que tienen presencia y presupuesto en la entidad, estén realizando esta capacitación para sus militantes.
— La crítica y la competencia de las mujeres contra sus iguales sigue siendo más evidente que la solidaridad. Vemos más mujeres señalando sus desaciertos y carencias que poniéndose de acuerdo y organizándose para hacer cosas. Más mujeres metiéndose zancadillas que impulsándose, admite Cinthya Lobato, en la entrevista.
No hace falta una Ley que prevea la igualdad de género en México. No hace falta un decreto más: Todo está previsto. Lo que ocurre es que, en cada casa de México y de Veracruz, el machismo sigue imperando y la igualdad viene a paso muy lento por la senda de la indolencia y la ignorancia, que deja a las mujeres con una Ley que es letra muerta entre las manos.
La diferencia es que ahora existe; la podemos tomar y darla a conocer, difundirla y, sobre todo, exigir que se aplique para dar paso a un real cambio. No el del papel. No el del discurso. No el de las instituciones ineptas. El real, que impacta desde su casa, hasta cada uno de los actos de mujeres de verdad; vidas de verdad logrando transformarse.
Cualquier comentario para esta columna que sigue a las mujeres a:
aerodita_constantino@hotmail.es
Sígame en Twitter: @aerodita








Publicar un comentario