miércoles, 9 de julio de 2014

Remigio Ortiz y DIF estatal

Salvador Muñoz
Los Políticos

Uno cree, de buena fe, que en estos momentos, el DIF estatal a través de cualesquiera de sus direcciones o administrativos, debió tomar cartas en el asunto de Ani.
Ani, por supuesto, poco ha de saber de lo que hace el DIF estatal en torno a ella; es más, ignora igual lo que su madre hace por ella… y claro, por supuesto, ignora que su padre trata de ignorarla…
Ani, para ubicarla, es una niña de nueve meses de edad. Su madre, Analí, es de San Andrés Tuxtla y demanda pensión alimenticia para su hija, pues el progenitor, un funcionario de Gobierno del Estado, ya la “desconoció”. Hablamos de Remigio Ortiz, titular de Prevención y Readaptación Social.

II
Casos como el de Remigio Ortiz Olivares no son únicos. Bueno, la mini-historia siguiente no implicaba a un funcionario del Gobierno estatal, sino a un Magistrado del Tribunal Superior de Justicia en el Estado. José Lorenzo Álvarez Montero fue acusado de negarse a reconocer la paternidad de una menor de 4 años, producto de una relación extramarital. Se llegó al extremo de “retarlo” a hacerse la prueba de ADN. Bueno, realmente no fue el Magistrado quien se metió en un lío, más bien fue el Maestro, porque Alvarez Montero daba clases y fue una alumna la que lo denunció vía Sergio Vaca Betancourt. Teniendo como abogado al porteño, hemos de imaginar que acabó doblando las manos el Maestro o Magistrado…
Otra mini-historia: Víctor Morales Silva, de Acayucan pero por un largo tiempo avecindado en Xalapa cuando fue secretario de Asuntos Gubernamentales del PAN estatal.
Lo conocí cuando Víctor fue presidente del Patronato Pro Bomberos en la Llave del Sureste.
En el 2003, Susana López McKinley acusa al panista de negarle manutención para su hijo producto de una relación de siete años. A pesar de que el caso llegó a la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia, Morales Silva nunca acudió a los citatorios. Eran los tiempos del “pinche poder” de Pipo Vázquez Cuevas. Desconozco qué se resolvió pero decían que hasta la fecha, la averiguación previa 1024 esperaba que el panista fuera lo suficientemente hombrecito para responder…

III
El caso de Remigio Ortiz es más complicado. Deje usted el asunto de la infidelidad por parte del esposo. Deje usted la falta de responsabilidad para apoyar económicamente a la madre… dijeran Las Lavanderas: “Uno, como quiera; ¿pero las criaturas?”
Si bien a todas luces debiera ser un asunto donde interviniera el DIF estatal, un tanto porque hay un menor de edad en precaria situación por la actitud de su padre; y otro tanto, porque hay un funcionario del gobierno estatal poniendo por los suelos las políticas que presume la presidenta del DIF, el asunto para Remigio Ortiz, titular de Prevención, puede complicarse aún más cuando, si lo que dice Analí Pelayo, mujer con la que concibió a Ani, es cierto: Utilizó su puesto, su cargo, la confianza que le confirió el Gobernador así como el secretario de Seguridad Pública, para tratar de chingar por cualquier medio a la madre de su hija.
Y es que Analí Pelayo asegura que el funcionario, abusando de su poder, intentó desaparecer los papeles que registran a Ani como su hija (ojo, don Rafael Valverde y autoridades ministeriales con el director del Registro Civil de Catemaco) y por si fuera poco, alega la señora que fue amenazada con “hacerla desaparecer” para acabar el problema… ¡ah! se me olvidaba, también la despidieron del Cereso de San Andrés Tuxtla donde laboraba como custodia, por lo que el asunto que debiera ser en lo más común de los casos tema a tratar para el DIF estatal creo que tiene que pasar al ministerial cuando hay tráfico de influencias…
Uno quiere pensar bien, y creer que este día, el DIF estatal, vía Karime Macías o Astrid Elías Mansur, ya tomaron cartas en el asunto… aunque a sus nueve meses, Ani no lo sepa.

Se la hacen de “Pedagogía”
El pasado 28 de mayo, en Junta Académica de la Facultad de Pedagogía de la UV, se propuso la terna para la elección de Director, quedando conformada por las maestras Sandra García Pérez, Rocío Liliana González Guerrero y Maribel Domínguez Basurto. Posterior al proceso y de acuerdo a la normatividad de la Universidad Veracruzana, el pasado lunes, la Rectora “antibanquetera” nombró como directora a la Maestra Rocío Liliana González Guerrero.
De inmediato, un grupo de maestros puso en duda los criterios y transparencia del proceso, por lo que tomaron las oficinas de la Secretaría Académica y de la Dirección de la propia Facultad. Lo curioso es que a pesar de que han sido atendidos el pasado martes por la Rectora “antibanquetera” y el Director del Área Académica de Humanidades así como por el abogado general de Rectoría, a quienes externaron sus inconformidades, éstas no fueron lo suficientes para explicar su malestar por la designación.
Y a pesar de la apertura y diálogo de la rectoría, continúan tomadas las instalaciones y manifestándose sin considerar que con esas actitudes laceran la vida académica e interrumpen los procesos administrativos y académicos que deben realizarse para preparar la inscripción de los más de 900 estudiantes, entre ellos los de nuevo ingreso, cuestión que al parecer no les importa a quienes se dicen “académicos” y que buscan el “bien de la facultad”... para la reflexión…

smcainito@gmail.com
Publicar un comentario