miércoles, 6 de agosto de 2014

El aire que respiramos

Luis Alberto Romero
Hora Cero

Hace un mes, la ex candidata del Partido del Trabajo a la presidencia municipal de Xalapa, Edith Rodríguez Romero, concedió una entrevista a un portal de noticias de Veracruz, en la que se refirió a la crisis de la capital del estado y calificó a esta ciudad como inviable para vivir.
La doctora Edith Rodríguez fue secretaria de salud del gobierno del estado, durante el sexenio del ex gobernador Patricio Chirinos Calero, y con esa experiencia habló del caso de Xalapa.
Un mes después, Anabel Rosas Domínguez, asesora de la Secretaría del Medio Ambiente del gobierno del Estado, se refirió a la problemática que enfrentan dos ciudades veracruzanas en cuanto al aire que se respira, Xalapa y Minatitlán, donde los niveles de contaminación se han disparado en los últimos años.
En 2013, Veracruz instaló equipo para monitorear la calidad del aire en esos dos lugares y el resultado resulta preocupante a pesar de que no rebasan los límites de polución que establece la norma mexicana. Este año, más equipo será destinado para la zona industrial de Ixtaczoquitlán y para Poza Rica, municipio petrolero del norte veracruzano.
En el caso de Minatitlán, los niveles de ozono se han incrementado debido a la actividad de la industria petrolera, entre otros factores. En Xalapa, los niveles de óxido de nitrógeno comienzan a subir de manera sistemática y a pesar de que no se rebasa la norma, ya resulta un problema de necesaria atención. Aquí, el tema de la enorme cantidad de autos que circulan y contaminan está por convertirse en un tema de salud pública.
Hace poco más de un año, el 18 de junio de 2013, entró en vigor la Norma Oficial Mexicana NOM-156 que se refiere a la calidad del aire y obliga a las 34 ciudades del país con más de 500 mil habitantes a monitorear la contaminación de manera permanente.
Además de esa norma, hay otras 4 que tienen que ver ozono, monóxido de carbono, bióxido de azufre y bióxido de nitrógeno; y 5 más que se refieren a la medición y que involucran a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales.
Se trata de que la población de ciudades medias y grandes conozca la calidad del aire que respira y tenga elementos para proteger su salud, debido a los riesgos de enfermedades respiratorias, como la bronquitis y el asma, y cardiovasculares que se relacionan con la contaminación; es un problema que provoca casi 15 mil muertes al año en nuestro país, de acuerdo con estadísticas que maneja la Organización Mundial de la Salud.
Además del Distrito Federal y las grandes ciudades del país, como Guadalajara, Puebla y Monterrey, lugares como Aguascalientes, Celaya, Chihuahua, Ciudad Juárez, Cuernavaca y Torreón, entre otras, enfrentan problemas con la calidad del aire.
En la entidad veracruzana, lo mismo ocurre, por diferentes motivos y agentes contaminantes, en puntos como Xalapa, la zona conurbada de Veracruz, Poza Rica, Minatitlán, Ixtaczoquitlán y Coatzacoalcos.
En el ámbito nacional, en los últimos tres años, la contaminación atmosférica representó un costo de casi 14 mil millones de pesos, además de los daños a la salud pública, las consultas médicas, hospitalizaciones y, en casos extremos, la muerte de personas. El año pasado, por ejemplo, ciudades como Mexicali, Cuernavaca y Monterrey, en conjunto, registraron 8 mil consultas, casi 150 hospitalizaciones y 60 muertes prematuras como consecuencia de este problema.
Sin embargo, el tema no sólo pasa por el problema central, que es la contaminación atmosférica, la mala calidad del aire y los daños a la salud; lo peor es que los resultados que arrojan los sistemas de medición no se hacen públicos y la falta de información provoca que la gente no se entere de los riesgos a los que se expone en las diferentes ciudades grandes y medias del país, Xalapa, Poza Rica, Veracruz y Minatilán, entre ellas. @luisromero85
Publicar un comentario