domingo, 31 de agosto de 2014

Intereses colectivos VS personales


Rodrigo Montoya Rivera
Ideas

Aunque no lo recuerdo con exactitud, en una de las tantas entrevistas que he seguido del político Sonorense Manlio Fabio Beltrones Rivera, en aquella ocasión al frente de la bancada del PRI en la cámara alta del Senado de la República, comentaba que los intereses públicos y de la nación siempre, estarían por encima que los personales y de grupo. Aquella vez que sintonizaba la entrevista del hoy líder de los diputados priistas en San Lázaro se debatía el rumbo de los comicios electorales del 2012 en los cuales el ex gobernador de Sonora tenía la intención de ser el abanderado de su partido, eso sí resaltando que los intereses público siempre estarán por encima de los personales, sin importar si los primeros parecen poco populares pero al final de cuentas serán útiles y en beneficio de las mayorías.
La anterior reflexión la hago por lo siguiente: Xalapa es una ciudad con una gran historia; la Atenas veracruzana, llamada a ser la Atenas de México, se encuentra desde siempre en constante cambio, avance y movimiento, no olvidemos que es la capital de uno de los estados más ricos del país como lo es Veracruz, que es una ciudad que año con año recibe a miles de estudiantes que al finalizar su preparación deciden quedarse a vivir aquí, además de contar con gran riqueza cultural y un gran número de instituciones educativas.
Por lo anterior, la obra pública de Xalapa, también se convierte en ello y parte de lo mismo, en historia. En todo momento, las obras públicas sin etiquetar su rubro, son motivo de opiniones encontradas, algunas bien intencionadas, otras llevan un toque de jiribilla política y unas más de plano son señaladas malas por que quienes las señalan gustan de criticar sin hacer aportación alguna, lo cierto es que la historia arquitectónica en las diferentes obras públicas siempre invita a los xalapeños a la reflexión y a la crítica en su mayoría de veces informada.
En una visita que hiciera junto con el titular del Ayuntamiento de Xalapa y miembros de su comuna, al archivo histórico de esta ciudad -recuerdo que asistieron ediles de todas las fracciones partidistas representadas en el cabildo xalapeño-, el responsable de esa oficina Cuauhtémoc Sánchez nos relataba la historia de los debates que se habían generado en torno a la construcción del parque Juárez, en su momento, toda la ciudad tenía vivo un debate sobre ese tema, muchos hablaban de que era irreverente quitar el antiguo convento que era parte de la historia de nuestra ciudad, argumentaban que no se debía hacer, otros tantos reconocían que el parque podía dar una mejor imagen urbana para esta ciudad y entre debate y discurso lo cierto es que el parque se hizo y hoy en día representa un orgullo para propios y visitantes que llegan a conocer una de las muchas cosas que ofrece Xalapa a quienes la visitan.
Tiempo después se construyó el túnel que se encuentra en los bajos de este parque y que sale directo a la parte trasera del palacio de gobierno, igualmente hubo opiniones encontradas, lo cierto es que hoy en día representa un importante flujo de vialidad para todos los que trabajamos en el centro o simplemente de nuestro paso cotidiano a la hora de usar vehículo por esa zona de la ciudad.
Hoy en día por ejemplo la administración municipal que encabeza el Presidente Américo Zúñiga Martínez, se ha dado a la tarea de sustituir toda la red de distribución de agua del centro de la ciudad procurando eliminar la toma clandestina y reparar por completo las fugas del primer cuadro de la ciudad. Esto ha significado un debate sobre la pertinencia de las obras. He escuchado las opiniones encontradas, algunos comentando sobre las “muchas afectaciones” que traen estas obras; que afectan la vialidad, que son un riesgo, que ensucian los vehículos, etc.
También he leído a quienes se duelen por las obras y opinan sin empacho que se debieron contratar 3 turnos para ellas, cuestión que incrementaría demasiado el costo de la obra que pagan los xalapeños. También se lee que no es posible que hayan sido mal planeadas y que no se utilizó el tiempo de vacaciones para la realización de las mismas. Lo cierto es que quienes trabajan en estos temas han sabido hacer las cosas con planeación, en una obra se ven molestias temporales y después se verán los beneficios permanentes, lo cierto es que a lo largo del desarrollo de la misma hay mucha gente preparada y honesta trabajando para el buen desarrollo de estas, como los consejos de planeación, las contralorías sociales y los mismos funcionarios que aplican bien el recurso público de la ciudadanía en lo que mañana será un beneficio colectivo para el xalapeño y para sus familias.
¿Cuál es el mejor momento para las obras? Eso no lo sé con exactitud, pero retomando el primer párrafo de esta columna, que bueno que se trabaja por los intereses de la ciudadanía, es decir los de las mayorías y no a contentillo por satisfacer las opiniones de solo algunos. Mejor que existan obras, y muchas es la mejor manera de ver nuestros impuestos trabajando para nosotros, es la mejor manera de ver que las autoridades cumplen a cabalidad con su mandato.

Comentarios: rodrigomontoya91@hotmail.com
Twitter: @RodrigoMontoyaR
Léeme en: www.rodrigomontoya.com.mx
Publicar un comentario