martes, 12 de agosto de 2014

Javier Duarte; ¿asociación delictuosa?


Armando Ortiz
El Hijo Pródigo

No, el gobernador Javier Duarte no está cometiendo ningún delito al reunirse en sus oficinas con Edgar Spinoso, quien fuera Oficial Mayor de la SEV y que según nota publicada en Diario de Xalapa el 18 de marzo de 2014, fuera cesado por “defraudar la confianza del gobernador Javier Duarte de Ochoa”. De hecho el “Vocero de la provincia” también señalaba que “fue ordenada una investigación sobre los bienes de Spinoso y Deantes”.
No, el gobernador Javier Duarte no está cometiendo ningún delito al reunirse con Edgar Spinoso, porque no hubo ninguna investigación sobre los bienes de Edgar Spinoso, por lo tanto no se le puede considerar jurídicamente un delincuente.
No, el gobernador Javier Duarte no está cometiendo ningún delito al reunirse con Edgar Spinoso, porque para considerar el delito de asociación delictuosa, debieron haber estado al menos tres delincuentes juntos, y yo sólo vi a uno, a Edgar Spinoso, aunque la justicia en Veracruz lo considere incólume.
No, el gobernador Javier Duarte no está cometiendo ningún delito al reunirse con Edgar Spinoso, lo que está cometiendo es una incongruencia. No se puede cesar a un funcionario público y dejar trascender que la razón de su cese fue el haber defraudado la confianza del gobernador y después aparecer con éste en una fotografía donde se les ve muy quitados de la pena.
Quizá ignoren que la semiótica rige el mensaje que se está dando. Tal vez la intención de la fotografía sea para indicar el perdón y la magnanimidad del gobernante. Por ello se le ve contento, acompañado del alcalde de Martínez de la Torre, teniendo a su siniestra al sujeto cesado, al sujeto que según crónicas periodísticas, defraudó su confianza; un Edgar Spinoso redimido, perdonado.
Pero la foto más que perdón, muestra impunidad. Aunque tal vez lon que querían indicar con la fotografía, era que el bueno para la diputación federal por el distrito de Martínez de la Torre es el “defraudador de confianzas”, y eso sí lo consiguen.
Decía el maestro Reyes Heroles que en política la forma es fondo. Analicemos la fotografía. Tres sujetos vestidos de manera informal se toman una fotografía en casa de quien gobierna Veracruz. A la derecha de la foto aparece el retrato de la señora Karime Macías. Atrás, en la pared hay fotografías del anfitrión con personajes que no se distinguen. ¿Es Alberto Silva el que se ve al fondo entre la cabeza del alcalde de Martínez de la Torre y de Javier Duarte? Se les ve a los tres contentos, ellos sabrán por qué. El gobernador, como lo hacen los camaradas, pone sus dos manos en el hombro de cada uno. Spinoso siente el contacto y por ello su sonrisa es más cínica.
No, el gobernador Javier Duarte no está cometiendo ningún delito al reunirse con Edgar Spinoso, sólo quiere mandar un mensaje, un mensaje ambiguo que algunos tomarán como de camaradería y otros tomaran como de complicidad.
La interpretación dependerá del receptor al que llegue ese mensaje.


Publicar un comentario