martes, 12 de agosto de 2014

La Bartola y La mesa que más aplauda

Ricardo Vázquez Salazar
Esfera Política

Los problemas en el Distrito Federal siguen creciendo cada día; desde los servicios básicos, a la inseguridad galopante. Un entorno que pasó de ser de delitos comunes -donde en la actualidad, ni la zona más exclusiva está a salvo- a una metrópoli que se está convirtiendo también en el centro de los poderes de los cárteles existentes en el país.
El jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, acaba de dar a conocer que este mes entregará a la reunión nacional de secretarios del Trabajo, una propuesta que contempla el aumento de un 15 % al salario mínimo, lo que representa pasar de 67.29 a 87 pesos diarios. 
De acuerdo con un reporte del Banco Mundial, los salarios mínimos en México son menores en relación a otros países de América Latina; se ubica en la posición 55 en el ranking que mide a 125 economías. El informe del organismo revela que el salario mínimo de los mexicanos está tasado en mil 332 dólares anuales, en comparación con otros países latinos como Argentina, por ejemplo, el salario mínimo casi triplica al de México, pues ahí se ubica en 4 mil 824 dólares anuales; en Brasil, es de 3 mil dólares; en Venezuela alcanza los 3 mil 504 dólares anuales.
Sin intentar entrar en hondonadas por lo complicado que resulta el tema de los salarios, lo que despierta curiosidad es lo que Mancera dijo en una entrevista: “el aumento al salario no tiene que ser inmediato ni tiene que ser en todas las empresas”. Por lo que el jefe de gobierno del DF prevé que de ser aprobada la propuesta, habría empresas que estén en libertad de aceptar o no, otorgar el incremento, lo que se antoja pensar que en primer término podrían ser las de outsourcing las que no estén de acuerdo, si es procedente.
Con el supuesto incremento al salario, los 87 pesos sería una cantidad suficiente para adquirir la canasta básica de alimentación en una familia de cuatro integrantes, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, Coneval, como ya se ha comentado; con lo que con la propuesta de aumento al salario, Mancera estaría diciendo: “Oye Bartola, ahí te dejo estos 87 pesos -si se autoriza y si aceptan las empresas otorgártelos-, pagas la renta, el teléfono y la luz”.
Por lo pronto los capitalinos tendrán que soportar los estragos que está ocasionando la delincuencia organizada, pero podrán seguir disfrutando los espectáculos en el Zócalo capitalino,
Como bien decía Platón: “No hay hombre que, revestido de un poder absoluto para disponer de todos los asuntos humanos, sea víctima de la soberbia y la injusticia”. Legisladores federales panistas no se quisieron quedar atrás. De ninguna manera iban a permitir que el “exquisito” Cuauhtémoc Gutiérrez, expresidente del PRI en el DF fuera proclamado como el único beneficiado de las mieles del poder que otorga la política mexicana., de los placeres de las “Chicas bonitas”.
En el aquelarre que durante varios días los “sufridos” legisladores federales disfrutaron en una lujosa mansión rentada en Puerto Vallarta, donde se embriagaron con bailarinas del tubo, hasta terminar en las sabanas, después de las agotadoras reuniones de trabajo de la reunión plenaria del PAN.
Si bien es cierto que los reventones legislativos se hacían fuera de horario laboral y son sus preferencias muy personales, estos desenfrenos han generado una serie de especulaciones entre la ciudadanía.
Si los legisladores estaban haciéndole el gasto a algún cártel de trata de personas, poniendo su granito de arena al fortalecimiento de la esclavitud del siglo XXI, la explotación sexual.
¿A cuánto ascenderían los gastos ocasionados por la “fiestecita” de varios días, con cargo al erario público?
“No me sentía a gusto” dijo uno de ellos después.

rvazquez002@Yahoo.com.mx
Publicar un comentario