martes, 26 de agosto de 2014

Varios anfitriones en la plenaria de Boca del Río


Mónica Camarena Crespo
Parque Juárez

La plenaria de los Senadores priistas que tendrá lugar 28 y 29 en Boca del Rio, contiene un alto grado de importancia política; el estado de Veracruz por su ubicación geográfica y nutrido padrón electoral, representa una entidad estratégica para el gobierno de Enrique Peña Nieto.
El cónclave de priistas que es organizado por el Senado, aglutinará al grupo pesado, los selectos e importantes del gabinete del Presidente. La pasarela no es cualquier cosa; se aprovechará para hablar de las bondades a partir de las reformas aprobadas y remarcar los avances que las mismas traducirán en beneficio de la población.
Lo que se busca, es que, en un estado como Veracruz, se afiance la imagen del Presidente Enrique Peña Nieto de frente a unas elecciones claves, como las federales del 2015. Aquí los protagonistas son: el gobierno federal cuya cabeza es Enrique Peña Nieto, el PRI, como partido que regreso al poder presidencial y legisladores que jugaron un papel clave en la aprobación de las reformas.
La plenaria de Boca del Rio, también podría traducirse como un espaldarazo a la entidad, la cual ha sufrido de severa crisis financiera y de seguridad. En pocas palabras, que los veracruzanos sientan más cerca al gobierno de Enrique Peña.
En estos días seguramente los Senadores priistas veracruzanos aprovecharán para hacer sentir el trabajo que han venido realizando desde sus respectivas comisiones; tanto José Yunes Zorrilla como Héctor Yunes Landa, serán parte importante de este encuentro en donde literalmente fungirán como anfitriones ante sus compañeros del Senado.
En esta plenaria priista de Boca del Río, estarán varios Secretarios de estado, directores, lideres de partido y hasta el Procurador Jesús Murillo Karam; seguramente se aprovechara la presencia de gran parte del gabinete peñista para desahogar algunos temas que tienen que ver con Veracruz y que requieren de pronta solución.
Sin duda que también servirá de placeo de algunos aspirantes priistas a las diputaciones federales, los cuales aprovecharan para hacerse sentir tanto con legisladores como con la propia dirigencia nacional del PRI.

Ágora
Son tantos los aspirantes priistas a diputados federales que aseguran tener el aval para contender, que la cifra podría cubrir el doble de distritos con los que cuenta el extenso estado de Veracruz.
Por esa razón o alguien a prometido a más de uno/a candidaturas o hay varios mentirosillos entre la clase política de la entidad.
Lo que si se sabe, es que los candidatos habrán de acreditar que pueden proveer de rotundos triunfos y comprobar conducta intachable a prueba de lodo.
Conforme avanza el tiempo, entre los propios priistas locales, se empieza a desatar una oleada de guerra sucia que apunta a ir creciendo conforme se acerca la fecha para definir oficialmente los cuadros que habrán de competir en 2015.

@monicamarena
Publicar un comentario