lunes, 23 de marzo de 2015

¿Los senos, un arma?


Brenda Caballero
Números Rojos

No recuerdo bien, tal vez tenía doce o trece años cuando me empezaron a crecer los senos, pechos o mamas. Según leo, aún existe una controversia de cómo se debe decir. Algunos afirman que lo correcto es mama, ya que en términos médicos se dice cáncer de mama, examen de mamas y porque somos mamíferos. Para otros, lo correcto es seno, que si se busca la definición tiene que ver con el pecho y éste a su vez, con mama, que a su vez se relaciona con teta y ésta, como órgano glanduloso de los mamíferos. Otros más fresas les dicen bubis; en algunos países, lolas, chichis, domingas, bufas, etcétera; aunque también hay hasta quien les pone un nombre a cada una como Márgara y Teresa.
Pero bueno, no pretendo hacer un tratado sobre sus nombres o denominaciones, tampoco definir la manera correcta de decirles, pues cada quien las nombra como le gusta o como le acomoda la ocasión.
Le decía que recuerdo esa etapa de mi adolescencia porque tenía algunas amigas que se sentían incómodas con su crecimiento. Desde luego que mis compañeros eran muy fijados y cuchicheaban entre ellos, cosa que ponía incómodas a algunas compañeras al grado que querían tapárselas tanto que hasta encorvaban su postura, con tal de esconderlas.
Aunque aquí los cuchicheos pasaban a traer a todas, puesto que las que tenían senos pequeños también se sentían incómodas porque no les crecían como hubiesen querido.
Tras la adolescencia creo pasa un poco la incomodidad, ya que si no te crecieron puedes ponerte unas almohadas push up para realzarlas u hoy en día, ponerte implantes. Por el contrario, si tienes senos grandes también existen los brasieres que las ocultan o las cirugías que las disminuyen.
Aclaro, tampoco voy a hablar de estética de mamas, sino más bien de las protestas que hacen con los senos al descubierto.
A nivel internacional existe un grupo de mujeres feministas llamado Femen, fundado en Ucrania en 2008 y que a la fecha se ha caracterizado por manifestarse con el torso desnudo en varias ciudades en contra del turismo sexual y el sexismo, entre otros temas. Incluso, algunas chicas de Femen han sido detenidas por la policía.
En Veracruz también se han dado protestas de mujeres con el torso desnudo, aunque no son del Femen, sino de los 400 Pueblos, grupo encabezado por César de Ángel, quien al principio sólo utilizaba hombres en calzoncillos para hacer presión política pero que ahora se ha extendido a mujeres y peor aún, al parecer a menores de edad.
He tratado de darle vueltas al asunto y preguntarme ¿Por qué bailan éstas mujeres con los pechos al aire? Desde luego que es por llamar la atención de la población, pues se ha comprobado que al menos los varones se sienten atraídos científicamente por los senos femeninos, ya que cuando el hombre empezó a caminar erguido, las mamas era lo primero en se fijaban, además de que reflejan la maternidad al amamantar a los hijos.
Y en las mujeres también generan hasta cierto punto morbo o incomodidad.
Pero ¿cuál es la diferencia de las manifestaciones del Femen con las de los 400 Pueblos? En el Femen las mujeres están convencidas de su lucha y de sus objetivos; por desgracia, en las mujeres de los 400 Pueblos, su cara refleja hasta cierto punto una confusión del porqué lo hacen.
No lo sé, pero tal parece que los mismos varones las obligaran a hacerlo; peor aún, hay algunas que aparentan no rebasar la mayoría de edad.
Aunque realmente lo que me espanta es cómo las autoridades no hacen nada al respecto; bueno, al menos la directora del Instituto Municipal de las Mujeres, Yadira Hidalgo, fue la única que declaró algo al respecto al mencionar que las mujeres de los 400 Pueblos ponen en riesgo su dignidad al manifestarse de esa forma para exigir sus derechos.
Ante esta situación, tal parece que las mujeres de los 400 seguirán mostrando sus pechos, senos o mamas, ante una autoridad indiferente y una población que se dedica a tomarles videos, fotos, y que lo único que critica son sus chichis paradas o colgadas.


Email:caballero_brenda@hotmail.com
Publicar un comentario