jueves, 19 de febrero de 2009

La belleza y Víctor Flores


Salvador Muñoz
Los Políticos

No sé cuándo el hombre (y la mujer) se vio en la necesidad de adornarse, buscar la ostentosidad, el lujo, pero desde tiempos muy lejanos ha sido siempre así.
En los animales se entiende. Su majestuosidad, en el caso del macho, es para atraer la atención del mayor número de hembras. En otros, es para destacar en la manada como el macho Alfa. En el reino animal, el macho es más bello que la hembra. Entre los insectos y humanos creo que sucede lo contrario. Los hombres son feos (habemos excepciones) y las mujeres bellas.
En el caso de las mujeres, pudiera decirse que una dama bien arreglada, vestida, ataviada con algún collar, aretes, u otro adorno, es símbolo de que quiere llamar la atención o simplemente sabe emplear muy bien su tarjeta… ¡o la del marido!
Lo increíble en la mujer es que le puede quitar sus joyas y dejarla en un simple vestido e igual puede lucir bella.
En el hombre, puede ocurrir lo mismo… ¡y no!
¿Qué nos hace bonitos, bellos, hermosos? ¿La ostentosidad? ¿La marca que vistes? ¿Tu apariencia? ¿Tu cerebro?
A ciencia cierta, no lo sé. Fuera de relajo, yo me sé feo pero con ganas aunque tengo una mujer bella… puede que le gusten las cosas raras porque no creo que sea por mi dinero…
Pero, ¿qué pasa cuando el hombre/mujer es agradable visualmente para los cánones de belleza establecidos en esta era contemporánea pero por dentro realmente es un monstruo? ¿Conoce a alguien así, bello por fuera, feo por dentro?
Igual, hay casos a la inversa… feos por fuera y bellos por dentro. También debe haber bellos por dentro y por fuera. Pero los que no tienen abuela son los feos por dentro y por fuera y si a eso se le agrega poder… ¡qué chinga!
Viene todo este cuento a colación por el balcón que les dio el periódico “Reforma” a los líderes sindicales que entronizaron a Gamboa Pascoe como cabeza en el Congreso del Trabajo.
En serio resulta insultante el reloj de Víctor Flores, líder de los ferrocarrileros. De acuerdo al estimado del periódico “Reforma”, su valor es superior a los 50 mil dólares. ¿Parece exagerado valuar un reloj en casi 700 mil pesos? Hay relojes de esta marca que su precio está por encima de los 280 mil euros.
Es fantástico, surrealista, increíble… y todavía Gamboa Pascoe en el colmo del cinismo, le dice a Felipe Calderón que están con “la tripa a medio comer”.
¡Estos sí son feos con ganas! Los representantes de la clase obrera ¡son modernos Rico MacPatos!
Nos avocamos exclusivamente a Flores Morales porque es veracruzano (qué joda) y se pregunta uno… ¿con esos lujos de verdad cree que se ve bien? ¿De verdad piensa que hará sentir mejor a una clase trabajadora que sobrevive a la quincena o al mes?
No es con ostentosidad como vamos a salir de estas crisis ni mucho menos viendo cómo estos líderes charros ab-usan los dineros de sus sindicalizados (Remember las Hummer de Gordillo).
¡Claro! Me puede decir que dinero mata carita pero le pongo esta prueba (exclusiva para mujeres y alternativos) y si la pasa, admito que Víctor Flores Morales tiene el derecho a usar los relojes más caros del mundo que quiera, a traer una camioneta de lujo y seguir fregando a los ferrocarrileros.
Imagine entonces la cara lectora a Víctor Félix Flores Morales… ¿no lo conoce? Bueno, si uno creyera en la teoría Lombrosiana (ésa que, por los rasgos faciales, dice quién puede ser un potencial criminal), el líder de los ferrocarrileros encajaría en ella. Si es complicado, se la pongo fácil: Se parece a Daniel Arizmendi… ¡el mochaorejas! O a Saddam Hussein cuando los gringos lo sacaron del refugio en que se ocultaba.
Bueno, comentaba: Imagine la lectora a Víctor Félix Flores Morales en una calle cualquiera, en una esquina cualquiera. Usted tiene que pasar junto a él, ¿qué piensa?:
a) ¡Es el Mochaorejas!
b) ¡Un catarrín! ¡Me va a pedir coperacha!
c) ¡Ni un policía cerca! ¡como siempre!
d) ¡Qué guapo!
Éstas pueden ser las potenciales respuestas.
Ahhh, entonces, agreguemos un ingrediente… un reloj Vacheron Constantin… ¿no lo conoce? No se preocupe… sólo podremos verlo por la Internet, es lo más cerca que podemos estar de él. De acuerdo a cómo lo describen, tiene correa de piel, bisel y caja en oro amarillo y máscara de turquesa.
El reloj es imposible no verlo a diez metros de distancia, entonces usted lo verá cuando vaya a pasar junto a él… ¿qué piensa?
a) ¡Guauuu! ¿A quién le habrá chingado el reloj este naco?
b) De seguro es un pinche reloj chino… ¡da el gatazo!
c) Si trajera un machete… ¡le corto la mano!
d) Qué cosa tan bonita… ¿se le parará?
Posibles respuestas… pero pongamos más sabor al asunto…
Misma calle, misma esquina, mismo Flores Morales, mismo reloj pero… ahora el líder ferrocarrilero está al pie de la camioneta en la que anda… Ford Expedition Max… humildemente con valor de 464 mil pesos… asientos de piel, calefacción y sistema DVD en la parte trasera… ¿qué es lo que piensa a la hora de que va a pasar junto a él?
a) ¡Éste tiene cara de guachoma* de funcionario! (* Guachoma= Guarura, chofer y mayate).
b) ¡Poca madre! ¿A poco voté por este naco para diputado?
c) ¡Un narco!
d) ¡Ojalá me llevara a donde él quisiera!
Si la lectora (o alternativos) respondieron tres veces D, ¡que sigan fregando a los ferrocarrileros, caso contrario ¿qué demonios estamos pagando para que haya líderes sindicales sin vergüenza, cínicos y caraduras que usen con fines particulares los dineros de sus agremiados?
Por último, si el lector (hombre) se encuentra a Juan Gabriel, Pedro Sola u algún político de conductas alternativas nunca le diga:
–¿Me das tu hora?
Porque le puede responder:
–¡Y tú me das mañana!

* Duarte… ¡firmes! *
Un reconocimiento amplio al Ejército Mexicano por los importantes servicios que presta a la Patria, hizo el precandidato priista a diputado federal por Córdoba, Javier Duarte de Ochoa. Con motivo del día del Ejército, Duarte destacó la solidaridad de los soldados mexicanos en situaciones de contingencia y la decisión y valentía con la que participan en la lucha contra la inseguridad y la delincuencia organizada en el país, por lo que consideró que su presencia brinda tranquilidad y confianza a los ciudadanos. Sobre quienes bloquearon casetas de cobro exigiendo su salida de territorio estatal, dijo que buscan otros fines nada claros.
Publicar un comentario en la entrada