jueves, 25 de abril de 2013

Nada nos han enseñado los años…

Jorge Arturo Rodríguez 
Tierra de Babel

Hasta con la cacerola se están dando, como dicen por ahí, y eso que apenas si empieza esto: allá a nivel federal con poco tiempo de inicio del Pacto por México, y aquí en Veracruz a pocos días que empiece la contienda electoral. Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra. ¡Habrá hoy en Sodoma y Gomorra al menos un justo que pueda salvar al pueblo de la destrucción? Lo dudo mucho. ¿Hombre de poca fe? Sin embargo, por el bien del futuro, al menos debemos tener esperanza, ¿no? 
Con estos dimes y diretes, guerra de lodo, con mostrar los calzones al sol, sacar raja y provecho, llevar cada quien agua para su propio molino, vivir en el cochinero, las mentiras y las simulaciones y pa’ que le sigo con expresiones sabidas por todos; digo, con esto y aquello, lo único que hacemos es abollar a la incipiente democracia que dizque tenemos y mandar a la chingada, aún más, a los miserables jodidos muertos de hambre mexicanos. Con la alcantarilla abierta, aunque apeste y no aguantemos el hedor, hay que aprovechar la oportunidad para que no sucedan más casos de corrupción, porque eso es lo que pasa, no más pestilencia, no más porquería electoral, de todos los bandos y partidos políticos… ¿Quien tiene las manos limpias? Urge que las autoridades precisen las leyes, se sancione con rigor el uso y abuso de los recursos públicos, no sólo en temporada electoral, sino en todo momento, en toda acción y actividad gubernamental.
Ojalá realmente mi presi Enrique Peña Nieto cumpla, y no se tolere el uso de los programas sociales para fines electorales. Cierto, “este es el momento de hacer un alto en el camino para reflexionar” y, urgentemente, actuar.
¿A quién beneficia tanto barullo político y mediático? No al grueso de la población, desde luego, mucho menos a los que menos tienen. ¿Será nomás un pleito por el poder? Con el tiempo se irá viendo a qué tanto rollo que sin duda afecta el desarrollo, ¿lo hay?, de México.
Por lo pronto, la Cámara de Diputados acaba de reformar el artículo 27 constitucional, a fin de que extranjeros tengan dominio directo sobre terrenos para uso habitacional en fronteras y playas. ¡Sopas!
Según notas periodísticas, la izquierda rechazó el cambio por considerar que vulnera la soberanía y la seguridad nacional, y lamentó que sea el inicio de la enajenación posterior de recursos estratégicos como el petróleo.
Pero el presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, Julio César Moreno, sustentó el dictamen ante el pleno, que para permitir a extranjeros adquirir tierras en la zona restringida, en 100 kilómetros de frontera y 50 de playas, la propiedad se debe usar para vivienda; las tierras no deberán tener uso comercial, industrial, agrícola u otra explotación económica directa o indirecta. Un cambio en ese sentido, permitiría acabar con una práctica de simulación en la que los extranjeros son dueños de la construcción, y los terrenos son propiedad de fideicomisos que establecen ellos mismos, o de prestanombres. La seguridad jurídica que otorga el dominio directo sobre terrenos, en las zonas restringidas, de acuerdo con el dictamen, alentará inversiones inmobiliarias. (El Universal/23 de abril/2013). ¿Cómo la ven? Como dijo Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía, en los últimos años “la inequidad ha crecido en todo el mundo”. Y México no es la excepción.
Ya lo expresó el rector de la UNAM, José Narro, que es inadmisible que en 2013, con el potencial que tiene el país, se viva una vergonzosa y “dolorosísima condición de pobreza extrema de millones de mexicanos”. Y agregó: “Pensar que en este país cada año mueren miles de mexicanos por razón de la desnutrición, nos debe parecer inadmisible”. Y, claro, “lo que nos preocupa a muchos es que pasan los años y ahí están los mismos problemas y, a veces, agravados”. Lo que me recordó la canción de José Alfredo Jiménez: “…nada me han enseñado los años, siempre caigo en los mismos errores, otra vez a brindar con extraños, y a llorar por los mismos dolores”.

De cinismo y anexas 
Toda proporción guardada, lean lo que dijo hace unos días el filósofo cubano Enrique Ubieta Gómez, en su visita a nuestro país: “Al capitalismo no le interesa el individuo; siempre habla de la individualidad, pero es un concepto abstracto, porque existe un Carlos Slim al lado de 50 por ciento de la sociedad en un estado de pobreza. Es decir, los individuos no son lo importante”.
Por lo pronto, ahí se ven.
Hasta la próxima 
Publicar un comentario