miércoles, 20 de noviembre de 2013

Finanzas veracruzanas


Luis Alberto Romero

Hora Cero

Como nunca antes, el gobierno estatal inició el sexenio, el primero de diciembre de 2010, en un ambiente adverso, no solo por las arcas vacías, sino por una cuantiosa, enorme deuda heredada por la pasada administración.
Las finanzas del gobierno de la entidad sufrían, digamos, una severa anemia y lo peor era que el estado estaba tan endeudado que muchos pensaban que así tendría muy poco margen de maniobra el nuevo gobierno, ya que los recursos se destinarían al pago de pasivos y a cubrir la nómina de la burocracia.
Fue esa una de las peores crisis de que se tenga memoria en el gobierno veracruzano, al menos en la etapa contemporánea. Tanto, que Veracruz es hoy la quinta entidad más endeudada del país, superada solo por el Distrito Federal, Nuevo León, Estado de México y Coahuila.
Recordamos que en 1998, al concluir su periodo al frente del gobierno estatal, el ex gobernador Patricio Chirinos Calero no solo no dejó deuda alguna, sino que heredó recursos al sucesor, Miguel Alemán Velasco. Seis años después, en 2004, fue un escándalo la solicitud turnada por el ejecutivo al poder legislativo para adquirir una deuda de 3 mil millones de pesos.
Sin embargo, para 2010, en el siguiente sexenio, la deuda se había multiplicado de manera impresionante.
En ese contexto asume Javier Duarte el gobierno de Veracruz y ante los problemas económicos que enfrentaba el estado, el ejecutivo instrumentó medidas para reducir el gasto, adelgazar la nómina y encontrar mecanismos para cubrir los compromisos financieros.
El problema de la deuda pública, sin embargo, no se limita a 5 o 6 estados; tiene un carácter nacional porque involucra a 31 entidades, aunque solo cinco de ellas, las anteriormente citadas, concentran casi 222 mil 500 millones de pesos.
En total, las entidades del país enfrentan pasivos por más de 436 mil millones de pesos.
Por ello, en julio del presente año, la Cámara de Diputados aprobó una modificación a las leyes para regular el endeudamiento de estados y municipios.
Ayer, por cierto, en la glosa del informe compareció el secretario de finanzas y planeación, Fernando Charleston Hernández, quien se refirió a las medidas implementadas por el gobierno veracruzano para enfrentar con éxito los problemas financieros: habló de la reducción del gasto corriente y del aumento a la inversión para el desarrollo social.
En 2013, dijo, el gobierno de la entidad registró un incremento en su recaudación de más de 2 mil 700 millones de pesos.
No solo eso; expuso el funcionario que se lograron ingresos propios por 10 mil 150 millones de pesos por los impuestos locales y que los ingresos totales de Veracruz llegaron este año a más de 94 mil millones.
Lo importante, también, es la reducción en un 4.5 por ciento del gasto corriente y el aumento del 14.5 por ciento en el gasto capital.
Dijo Fernando Charleston que la prioridad para el gobierno del estado es el incremento en la inversión pública destinada a mejorar la calidad de vida de los veracruzanos porque, finamente, lo que se busca es manejar las finanzas con responsabilidad y sentido social.
Publicar un comentario