miércoles, 20 de noviembre de 2013

Virus de transmisión


Brenda Caballero
Números Rojos

I
Suena mi celular. Mi hermana, al otro lado de la línea, me dice que acaban de llamar de Visa, para reembolsarme el cargo indebido a mi tarjeta de crédito. Creo que mi sorpresa me deja por un instante muda pero de inmediato reacciono: ¿cuál cargo? Yo no solicité nada, le digo.
Ella muy segura vuelve a decirme: el cargo indebido que hicieron a tu tarjeta; es más, dejaron un número telefónico para que te reportes.
Desde luego que me deja la duda y repaso los movimientos que hice con mi tarjeta. Me tienta saber que me van a reembolsar una cantidad de dinero; sin embargo, es una equivocación o una trampa, pensé. Han pasado 15 días de esa llamada y como no me reporté, curiosamente no me han vuelto a llamar para “reembolsarme”.

II
Abro mi correo y nuevamente mensajes del buzón fiscal del SAT en el que me dicen que por instrucciones mías me envían archivos adjuntos de mis facturas electrónicas que solicité. ¿Solicité? ¡vamos! ni siquiera compré nada.
Apenas han pasado unos días y otro correo similar, pero de otro proveedor. El colmo es el último correo del Buró de Crédito, donde me adjuntan una copia de cheque protestado de la Secretaría de Desarrollo Social ¡órale! y para variar del programa Oportunidades.
Y como dice la frase: si no sabe, pregunte. Ahí me tiene preguntando a los expertos informáticos sobre esos correos extraños, resumiendo todos sus tecnicismos en una sola palabra: Virus.

III
Aunque no todas las historias son tan sencillas. Hace unos días algunos empresarios mexicanos denunciaban algo insólito: “el secuestro de información”. Pareciera algo raro pensar en que el secuestro no sólo se refiere a una persona, sino a datos informáticos en los cuáles los delincuentes cibernéticos bloquean el disco duro de las computadoras para después mostrar una factura que indica el monto a pagar del rescate para liberar la información incautada y de esta manera no perderla. Por fortuna, la mayoría de empresarios tenían respaldada la información.

IV
Aunque los gobiernos en turno se empeñan en minimizar las estadísticas de inseguridad, lo cierto es que cada vez los delincuentes se expanden más con la nueva tecnología, afectando a cualquier persona, como lo menciona el Reporte Norton 2013, presentado por Symantec hace unos días, donde mediante un estudio realizado en 24 países a nivel mundial, menciona las principales cifras del cibercrimen en el mundo.
Con respecto a nuestro país, Norton comenta que 19 personas por minuto son víctimas del cibercrimen o delito informático. Esto sucede de varias formas, desde una simple infección por virus en equipo de cómputo hasta los robos de identidad de información.
El reporte destaca que los varones son las principales víctimas con un 73 por ciento y que el costo por sufrir un delito cibernético es de 4 mil 381 pesos aproximadamente por persona, el doble del reportado el año pasado por 2 mil pesos.

V
Ahora, viendo las estadísticas, cualquiera de nosotros que tiene un móvil o una pc con acceso a internet, es vulnerable a padecer este tipo de delitos, desde el que usa las redes sociales, usa su correo electrónico, juega en línea o almacena algún tipo de información. ¿Y qué se puede hacer? Proteger su equipo con antivirus, no almacenar números de cuenta, contraseñas e información personal, respaldar datos, verificar seguridad de los archivos que se comparten o que nos comparten, y si son de aspecto dudoso, borrarlos inmediatamente, así como realizar compras por internet en páginas seguras.
Recuerde: El condón es al sexo lo que los antivirus a los dispositivos móviles, los dos evitan la transmisión en las relaciones peligrosas.

Email: caballero_brenda@hotmail.com
Publicar un comentario