martes, 19 de noviembre de 2013

Las Patronas




Salvador Muñoz

Los Políticos

Me llama la atención la iniciativa del Gobernador Javier Duarte (Houston, Houston… tenemos un problema) sobre la propuesta del “micha” de candidaturas para mujeres. No tanto porque sea la réplica que hizo el presidente Enrique Peña Nieto, no; o porque haya quienes piensen que tenga un tinte populista… uno es mal pensado y quisiera saber, además de homologar la propuesta federal con la estatal, cuál es la otra intención.
¡Vamos! El papel de la mujer en la política, en estos últimos años, ha sido de una importancia relevante… ahí tenemos a Elizabeth Morales y Carolina Gudiño, alcaldesas de las dos ciudades más importantes de la entidad, cada una con sus pros y contras, claro, desde la perspectiva que cada ciudadano tenga.
Recientemente tenemos a la rectora de la Universidad Veracruzana, Sara Ladrón de Guevara, a quien todavía le pesa más el género que lo académico para brillar por este lado.

No se hace tanta bulla en el gabinete con Gina Domínguez (lamentablemente, me dicen, fue cierto el evento: Alhajas y dinero contenidos en caja fuerte, fue el botín… leer columna anterior) y Noemí Guzmán, en Protección Civil; quizás porque Nohemí Quirasco, secretaria de Gobierno en el sexenio de Alemán, le quitó el sabor a sus designaciones.
No se puede dejar de citar a Lupita Porras de Theurel, presidenta del DIF municipal de Coatza, quien junto con su esposo, hizo una interesante labor por la gente y a la vez, de promoción de su imagen para estar a punto de ser candidata a la alcaldía de Puerto México o candidata a diputada local… sin embargo, tuvo que conformarse con la suplencia en la curul.
Hoy en puerta está la elección del nuevo titular del Poder Judicial y si estuviera en manos del Gobernador, para rematar este tiempo de las mujeres que permea a Veracruz, qué mejor que una de ellas fuera la presidenta del Tribunal Superior de Justicia…
Curioso: Hay quienes admiran a una Magistrada porque dijo una palabrota… así es el parámetro que se le da a una mujer para respetarla.
Conste… hasta el momento hemos hablado de la mujer en términos “polacos”... en términos sociales, allí, falta mucho porque avance la mujer o mejor aún, porque realmente se le haga justicia.
Y es que es difícil hablar de equidad, justicia, paridad, o como quiera llamarle, cuando todavía hay jovencitas desaparecidas, violadas, golpeadas, maltratadas o muertas, por el hecho de “ser mujer”…
A las mujeres, en términos sociales, no “polacos”, se les reconoce de otro modo: Con el día de la Madre, por ejemplo. Se le hace fiesta, se le da el día, se le da un regalo, se le hace un discurso, participa en una rifa y después… nada.
O quizás se les entregue un estímulo por parte del Gobierno, una estufa, una estancia infantil para sus hijos o hasta una beca...
La mujer “polaca” es diferente a la mujer de mi sociedad… la política ha de festejar que si el Congreso aprueba (permítame la risa: ¡ja-ja-ja!), la propuesta del Gobernador, de que tengan el 50% de las candidaturas, ellas ganen espacios… a la mujer de mi sociedad poco le importa eso.
Pero le decía al principio… ¿habrá otra intención detrás de tanto apoyo a la mujer… política? Han de disculpar pero no se me haría descabellado pensar en Karime Macías como candidata… si observa, además de tener los proyectores y reflectores a todo lo que dan, inherentes a su cargo, ¿quién pudiera decirle que No al Gobernador o al partido si la postulara como candidata?
Ojo… que no he dicho “Candidata” a qué…
Insisto… a lo mejor veo moros con tranchetes en la propuesta del Gobernador, quien sigue viendo y anteponiendo lo “político” antes que lo sensible, lo social…
Porque tenemos mujeres muy valiosas, muy valientes, con muchos pantalones, que no necesitan decir groserías para demostrarlo y da pena que fuera de nuestra entidad, se les reconozca su valor, su cualidad, su esencia, su espíritu.
Ayer, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), dio a conocer que debido a su destacada trayectoria en favor de los migrantes, el grupo humanitario Las Patronas, son las ganadoras del Premio Nacional de Derechos Humanos 2013, el cual será entregado el próximo 10 de diciembre por el presidente Enrique Peña Nieto, en Los Pinos.
Lo malo, lo triste, lo deprimente, es que las tenemos aquí, y no les damos el reconocimiento que merecen… ¿por qué? Ni idea…
Pero bien baste recordar que en la pasada Legislatura del Estado de Veracruz, se quedó “en estudio”, una Iniciativa de Decreto de un grupo de Diputados encabezadas por Brenda Abigail Reyes Aguirre, para declarar Beneméritas a Las Patronas. Paulina Muguira, Lilia Angélica Torres y José Murad Loutfe apoyaban esa propuesta. Sin embargo, debió haber cosas más importantes como poner letras en oro para el Ejército y la Marina… las mujeres, las mujeres de mi sociedad, podían esperar, pueden ser olvidadas, pueden pasar desapercibidas.
En sesión del 5 de junio del 2013, se turnó a la Junta de Coordinación Política el anteproyecto de punto de acuerdo presentado por los diputados citados, la propuesta para que el Congreso de Veracruz declare “Beneméritas” a Las Patronas, por los servicios que prestan a los migrantes por el paso en el territorio estatal… y se quedó en la “Congeladora”.
Para cerrar este capítulo de las mujeres de mi sociedad, una sola pregunta: ¿Qué cara pondrá el Gobierno de Veracruz, cuando deba atestiguar que el Presidente de la República, que apenas cumple un año en el cargo, entregue esta merecida distinción de los Derechos Humanos a nivel nacional a tan nobles mujeres veracruzanas, el próximo mes?
Las mujeres de mi sociedad, no las “polacas”, espero que también se lo pregunten...
Publicar un comentario