martes, 19 de noviembre de 2013

“No gasto en cantinas”

Visite www.zoociedadanonima.com
* Viene más austeridad
* El verdadero deslinde

José Ortiz Medina
En Corto... sin Cortes

EL PROFESOR Juan Nicolás Callejas Arroyo reviró a la disidencia magisterial quienes acusaron que el líder moral de la sección 32 del SNTE se ha enriquecido supuestamente con las cuotas sindicales. El también líder de la bancada priista en el Congreso local respondió así: “Yo tengo mis ahorros porque no frecuento cantinas”. ¿Para quién habrá sido la pedrada? Será interesante saber quiénes de los que tratan de arrebatarle el poder a Juan Nicolás es un adorador del Dios Baco, y en sus fantasías etílicas ya se imagina sentado en el trono del misanteco. ¡Salud!

Lo que nos faltaba. Primero fueron los empresarios los que se quejaron de la sequía financiera del gobierno estatal, aunque después les prometieron a los de la IP pagarles no todo, sino una parte y en paguitos.
Pues resulta que ahora son los presidentes municipales quienes están más que desesperados.
Y es que la Secretaría de Finanzas y Planeación adeuda a más de 190 alcaldes recursos provenientes de la bursatilización, los cuales no han sido depositados desde marzo de este año, lo que en algunos podría ocasionar problemas para el pago de bonos de fin de año.
Hasta el Congreso de Veracruz acudieron presidentes municipales de la zona centro del estado para pedirle a diputados panistas cuestionen al secretario de Finanzas, Fernando Charleston, en el marco de su comparecencia este martes.
El alcalde del Naranjal, Arturo Aguilar Rosas, explicó que el problema se originó en marzo “cuando nos invitan a un convenio para la bursatilización y enviamos a la legislatura para su autorización y aprobarla. Somos más de 190 alcaldes pero aquí venimos 25 alcaldes”.
Desde marzo, dijo, “estamos esperando los recursos de entrega de dinero y la última fecha que se fijófue el pasado 14 de noviembre, apenas hace unos días, la semana pasada y es el tiempo que no tenemos nada”.
A ver qué rollo les avienta Fernandito.

ESTE MIÉRCOLES arrancan las comparecencias de los secretarios de despacho con la intervención del titular de Finanzas y Planeación, Fernando Charleston Hernández y culminarán con la participación del secretario de Gobierno, Erick Lagos Hernández, el 10 de diciembre. El problema es que se ha perdido la esencia de este acto protocolario. La idea original era que los funcionarios realizaran una glosa del informe del titular del poder Ejecutivo. En lugar de eso, las comparecencias se han ido a dos extremos: a un informe que raya en la autocomplacencia del compareciente y a la complacencia de los legisladores, al autoelogio del compareciente y al elogio de los diputados locales; el otro extremo es un escenario muy cercano al banquillo de los acusados, en el que los diputados de oposición tratan de exhibir al compareciente. Es una feria de tírale al negro. En este contexto, el compareciente se arriesga tanto al fuego enemigo como al fuego amigo. Debido a lo anterior, al escenario de confort y al de riesgo, los secretarios del gabinete cabildean de manera previa con los diputados. Así, a través de “operadores” entregan cochupos, prebendas y canonjías. Prometen la asignación de obras a empresas constructoras afines a los legisladores, benefician a proveedores sugeridos por los parlamentarios, acomodan a recomendados de los “representantes populares”, entre otras argucias habidas y por haber.
Pero cuando a un secretario le tienen “hambre” los de la oposición –casi siempre por consigna— no hay poder humano que libre al compareciente. Asimismo, los comparecientes más vulnerables son los candidateables a la gubernatura. No duden que entre sus mismos correligionarios habrá la intención de mandar un buscapiés para desestabilizarlos y así sacarlos de la carrera sucesoria. Y si alguien duda lo anterior, les recordemos cuando Nohemí Quirasco Hernández, a la sazón secretaria de Gobierno en la época de Miguel Alemán fue puesta contra la pared cuando algunos panistas –si mal no recordamos, fue Sergio Vaca— le sacó a la funcionaria un legajo de documentos oficiales a través de los cuales quedaba de manifiesto los apoyos en efectivo y en especie que desde la Segob se estaban canalizando al entonces senador Fidel Herrera Beltrán para su precampaña a la gubernatura. Por otra parte, es muy común que los diputados que no son atendidos en las oficinas de los secretarios de despacho se venguen cuestionando a los comparecientes. Y esto ha ocurrido, principalmente entre legisladores del mismo partido del funcionario que comparece. Por supuesto que eso no acontecerá esta vez ya que los diputados locales apenas llevan dos semanas en el encargo. Pero espérense un año más, y ya verán como les lloverá en su milpita a los avezados glosadores del informe.

AUNQUE LOS canacos y otros membretes empresariales echaron las campanas al vuelo al afirmar que “fue todo un éxito”, lo cierto es que la asistencia de consumidores a los negocios participantes de El Buen Fin resultó “decepcionante” pese a las promociones atractivas, según consideró la firma de asesoría UBS México. Las ventas durante la tercera edición de El Buen Fin, que se realizó del 15 al 18 de noviembre, serían decepcionantes y representarían un indicador más de que la débil actividad económica sigue afectando al consumo, dijo la firma en un comunicado. Al realizar un monitoreo de la actividad en tiendas de autoservicio y departamentales, UBS México “no vio las grandes multitudes” en comparación con las dos ediciones anteriores de El Buen Fin, indicó la consultora.

DICE EL CONTRALOR del Estado, Mauricio Audirac Murillo, que en los próximos tres años del gobierno de Javier Duarte, habrá más austeridad. El fuerte apretón del cinturón implicará más ahorro en el gasto corriente, y por el momento no se contempla el despido de empleados. Por el momento. Tanto ahorro habrá que se recurrirá, entre otras medidas, al reciclaje de algunos materiales como el de papelería. Aunque los ágiles de mente ya se adelantaron para aclarar que el único papel que no se podrá reciclar es, obviamente, el papel higiénico, que –por cierto—no existe en muchas dependencias desde hace rato al grado de que los empleados tienen que comprar el suyo y llevárselo a las oficinas.

EN LA INTERESANTE entrevista que hizo Noemí Valdez, reportera de Notiver, a Juan Antonio Nemi Dib, el secretario de Salud afirma de manera categórica –y además le creemos— que él no suda la calentura sucesoria rumbo al 2016 porque simple y sencillamente él no aspira ni suspira por la silla principal de Palacio de Gobierno. Y le creemos a Toño porque hace algunos años él nos confesó que a pesar de que en sus años mozos llegó a ponderar ese proyecto –el de ser gobernador—en los tiempos recientes ese sueño se le ha ido diluyendo, principalmente porque las circunstancias han cambiado y hoy por hoy, es muy complicada esa chamba. Por supuesto que Nemi tal vez pensaba, al decirnos lo anterior, en la nueva correlación de fuerzas del crimen organizado, así como de los aviesos intereses de los poderes fácticos. Pero lo que no tiene desperdicio es la respuesta de Nemi cuando la reportera le preguntó si él pidió ser Secretario de Salud. “Bueno sí –contestó Nemi Dib-- la verdad es que sí, hace siete años en una conversación en VIPS frente a Plaza Crystal, el Gobernador y yo, --entonces no era gobernador-- platicamos largo de este asunto y el día en que me dio posesión, me dio un golpe en la espalda y me dijo: me tardé siete años pero te cumplí”.

EL AUTÉNTICO deslinde sería sacudirse a decenas de ratas fidelianas que aún pululan en el gabinete estatal. Eso sería hacer bien las cosas. ¿O no?
Publicar un comentario