lunes, 16 de diciembre de 2013

Aviadores y censo de maestros

Luis Alberto Romero
Hora Cero

Concluyó el censo de escuelas, maestros y alumnos de educación básica y especial, efectuado por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, Inegi, a petición de la Secretaría de Educación Pública.
De acuerdo con estimaciones previas al desarrollo del censo, en nuestro país trabajaban un millón 300 mil docentes en el nivel básico.
Sin embargo, no existía siquiera una idea cercana al número real de maestros: al corte del 29 de noviembre se contaron un millón 900 mil docentes en escuelas públicas y privadas; la cifra final será difundida en los próximos días, ya que el 15 del presente concluía ese ejercicio, en el que participaron 13 mil 510 encuestadores de Inegi, que recorrieron 63 mil 667 localidades donde se ubican los 273 mil centros de trabajo, entre escuelas y oficinas administrativas del sistema educativo nacional.
Desafortunadamente, ese ejercicio de conteo no reflejará de manera exacta la cifra real del número de maestros en el país, en virtud de que por los problemas meteorológicos ocurridos en Guerrero, no fue posible realizar el censo en algunos municipios de ese estado. Tampoco en Chiapas, Oaxaca y Michoacán se realizó el censo, aunque ahí se debió a la negativa de los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.
Algunas escuelas de Quintana Roo, Yucatán y la zona sur de Veracruz tampoco proporcionaron información y por todo ello, la cifra que será dada a conocer no reflejará con exactitud el número de maestros y alumnos, aunque se estima que casi llegará a dos millones de trabajadores de la educación y 24 millones de estudiantes.
Y es que el 11.5 por ciento de las escuelas del país negaron la información solicitada por el Inegi, por lo que el censo solo abarcó al 88.5 por ciento de ellas.
El siguiente paso es la depuración: sacar de la nómina del magisterio a quienes cobran sin ejercer esa actividad, a los aviadores, a los comisionados, y a quienes no cuenten con el perfil profesional.
Por ejemplo, hay casos de personas que se encuentran frente a las aulas sin la preparación académica necesaria, como fue detectado en Puebla. También hay casos que aparecen en la nómina pero no en los salones de clases.
Eso sin contar con quienes tienen tres, incluso cuatro plazas que cobran pero no trabajan.
Recientemente, las redes sociales filtraron una supuesta lista de aviadores del magisterio veracruzano; todo quedó en la especulación porque no se registró un pronunciamiento oficial al respecto, ni se pudo constatar la veracidad de esa lista.
La finalidad del censo, en todo caso, es depurar y dejar dentro del magisterio sólo a quienes si trabajan en las aulas o en los espacios administrativos necesarios para el funcionamiento del sistema educativo; eliminar aviadores y también impedir las irregularidades.
En el sector educativo, lo que viene a partir de enero es la reestructuración de los sistemas estatales y la organización de foros para iniciar formalmente la reforma educativa.

@luisromero85
Publicar un comentario