lunes, 23 de diciembre de 2013

Carta Navideña

Claudia Guerrero Martínez
Entre lo utópico y lo verdadero

Querido Santa: Desde nuestra última carta, nada ha cambiado… Al contrario, las cosas en Veracruz están empeorando y las soluciones van disminuyendo de manera dramática… No quiero ser alarmista, pero aquí en mi bello estado, hay personas malas y quieren que a Veracruz le vaya peor. Y por supuesto, no es justo para todos nosotros, quienes amamos nuestra tierra. Quisiera, desde mi humilde carta, que con tu magia y esperanza, mandes un toque de interés a todos los encargados de dirigir ésta entidad federativa…
Ahí tenemos a Javier Duarte de Ochoa, quien gobierna Veracruz… No te digo que él sea malo, pero en tres años de administración estatal, sus estrategias de nada han servido. Se rodea y asesora de servidores públicos que sólo quiere aprovecharse de él. Nada le sale bien al pobre Javi Du… Y es una lástima, pues hoy es el Gobernador más impopular en la historia moderna del estado. Desgraciadamente, los veracruzanos ya no confían en él y la ingobernabilidad se hace presente en su Gabinete, en la inseguridad imperante y las finanzas vacías… Supe que anda cabildeando para ser nombrado cónsul o agregado cultural en cualquier país, por eso, sus recientes visitas a funcionarios federales y los viajes al extranjero como El Vaticano. Al principio se me hizo inverosímil, pero después comprendí, que Duarte necesita una salida airosa ante tanto problema.
Asegura haber roto con su mentor y descubridor Fidel Herrera, mientras se enriquecen todos los niños de la Fidelidad y aliados del exgobernador de Veracruz, Fidel Herrera… Esos engendros, traidores a sus principios y a la lealtad con los ciudadanos, están saqueando lo poco que le queda al estado, bajo la mirada del propio Duarte…
Y más extraño, que Gabriel Deantes Ramos, quien se ostenta como Subsecretario de Finanzas y Administración de SEFIPLAN, hace algunos ayeres vendía celulares en su natal Tampico, Tamaulipas. Hoy, es un acaudalado empresario inmobiliario en Veracruz. Creerías Santa, que este servidor público está rematando sus activos, como el edificio en la Avenida Orizaba de la capital del estado. Corrió a todos los jóvenes que estaban controlando las redes sociales para aminorar los ataques en contra del Gobierno de Javier Duarte y de la noche a la mañana, decidió cerrar el negocio del espionaje en redes sociales y vender el edificio, donde vive en el Penthouse, el primo incómodo del duartismo Jorge Duarte…
Cómo quisiera Santa, que con tu luz de sabiduría ilumine a varios diputados locales, quienes en vez de ponerse a trabajar, presionan, amenazan y hasta boicotean Iniciativas, por el simple hecho de no estar conformes con su salario. Hazme el favor, caray… Uno de ellos es David Velasco Chedraui, quien en vez de ponerse a trabajar, al inicio de ésta Legislatura, todos los días preguntaba cuánto le pagaría el Congreso Local, pues jamás aceptaría una cantidad menor a 100 mil pesos. Otro, Alfredo Gándara Andrade, quien no le bastó robar en la desaparecida Dirección de Comunicación Social del Estado y endeudar el Ayuntamiento de Poza Rica, hoy se opone a todo, “revienta” diálogos en reuniones legislativas y presiona a Juan Nicolás Callejas para que le den bonos, viáticos, sueldos mayores y hasta el pago de celulares y comidas en restaurantes, advirtiendo que, de no ser escuchado, seguirá en la misma actitud y obedecerá fielmente a las órdenes de Fidel Herrera… Gándara y David Velasco siguen las instrucciones precisas del oriundo de Nopaltepec…
Eso me entristece mucho Santa… Y la gravedad se hace presente en el atraso de los aguinaldos a los pensionados del Instituto de Pensiones del Estado. A nuestros adultos mayores, que con ese dinero, pretenden pagar deudas y poder contar con una cena navideña decente. Mientras, el Gobierno Estatal demora adrede, el pago a nuestros abuelos y en medios oficialistas se publica el dispendio en viajes al extranjero con una enorme comitiva, provocando la indignación de una ciudadanía cansada de tantos lujos institucionales y poca solución a sus problemas sociales…
En éstas fiestas navideñas, la esperanza por un Veracruz mejor se ve remoto. Distante…Y peor, cuando nos enteramos que el robo a María Gina Domínguez Colío en su mansión fue de más millones, de lo publicado en los medios de comunicación y orquestada por sus propios aliados y colegas del Gabinete Próspero. Con el viejo dicho: “Ladrón que roba a ladrón, tiene cien años de perdón”, quizá muestra la descomposición interna en este sexenio y la falta de mando para dirigirlo…
Me resta comentarte, mi querido Santa, que impidas la pérdida de esperanza de los veracruzanos. Sabemos, habrá tiempos mejores y así como marcan los inicios, también llegarán los finales. Y quizá, el término de este Gobierno Estatal duartista sea muy próximo…

Dudas y comentarios: claudiaguerreromtz@gmail.com
Publicar un comentario