viernes, 6 de diciembre de 2013

Las Choapas, botín priísta

Roberto Morales Ayala
Zona Franca

Hoy, Las Choapas, el municipio más al sur de Veracruz, es un laboratorio priista. La elección municipal fue desechada absolutamente por la Sala Superior del Trife por el mar de irregularidades cometidas por los órganos electorales y por el Tribunal Estatal Electoral, que violentaron el principio de certeza, más allá del descarado fraude con que el PRI se robó la voluntad de los electores.
No habrá alcalde constitucional el 1 de enero de 2014 y en términos de la Constitución de Veracruz será un concejo municipal el que tome las riendas del municipio hasta que se elija nuevamente al cuerpo edilicio.
Las causas de la invalidez determinada por el Trife regional, atendieron al desaseo con que se condujeron el consejo electoral municipal, que en todo momento favoreció al candidato del PRI, Miguel Ángel Tronco Gómez, y el consejo general del Instituto Electoral Veracruzano. Ambos fueron omisos para garantizar un cómputo de votos apegado a la legalidad y que el traslado de los paquetes electorales a Xalapa, estuviera alejado de los mapaches que pudieran meterles mano, como finalmente ocurrió.
La otra parte fue responsabilidad del Tribunal Electoral del Estado de Veracruz, que teniendo en sus manos evidencia de fraude, procedió a realizar un recuento de votos, con paquetes violados, para finalmente refrendarle al PRI un triunfo que venía manchado y que carecía de ese principio de la democracia llamado certeza.
Aunque la resolución del Trife no toca las prácticas fraudulentas aplicadas por el hoy diputado local Renato Tronco Gómez para imponer a su hermano Miguel Ángel en la alcaldía, y así tapar el desastre financiero y la corrupción en la actual administración municipal, donde ambos tienen las manos metidas, es ese el aspecto central de la caída de la elección en Las Choapas: el uso de recursos públicos —financieros, humanos y materiales— para burlar la decisión de la sociedad.
Ir a una elección extraordinaria es mortal para Renato, porque los grupos priistas estatales ven a Las Choapas como una plataforma de sus proyectos y también de sus enconos políticos.
Renato Tronco trae en su corazón al senador Héctor Yunes Landa, en cuyo proyecto se inscribe para contender por la gubernatura de Veracruz, aunque ese alineamiento signifique morderle la mano a Fidel Herrera Beltrán, a quien le debe su segunda alcaldía de Las Choapas y la diputación que ahora ostenta, aun cuando en el Congreso estatal sea el hazmerreír de los legisladores por su ignorancia y por sus arrebatos folclóricos.
Yunes Landa y Fidel Herrera son como agua y aceite. El hoy senador no perdona que Fidel le haya bloqueado el camino a la gubernatura y que optara por Javier Duarte como sucesor. Pero eso no le inquieta a Renato Tronco, que siendo fidelista despreocupadamente opera para Héctor Yunes.
La elección extraordinaria en Las Choapas le sirve a Yunes Landa para posicionarse políticamente y por ello le prende veladoras a su aliado Renato Tronco no sólo para ganar un espacio estratégico por lo que representa este municipio por su potencial ganadero sino por su ubicación colindante con Tabasco y Chiapas.
Esa elección extraordinaria, en la que los Tronco tendría cabida y operatividad sólo si Miguel Ángel es designado por el PRI candidato a la alcaldía, también sirve para dirimir otro conflicto: el del tronquismo contra el líder del magisterio veracruzano, Juan Nicolás Callejas Arroyo.
Renato ha sido especialmente agrio con Callejas. Políticamente lo ha saboteado y ha intentado cooptar a los maestros que protestan contra la reforma educativa pero que también exigen la caída del líder del magisterio en Veracruz y que entregue cuentas del manejo financiero y de los bienes de la Sección 32 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).
Callejas Arroyo tampoco es ajeno a la elección extraordinaria de Las Choapas. Si bien su rival político Renato Tronco pretende la alcaldía para beneficio de Yunes Landa, el viejo cacique del magisterio la quiere para el proyecto del otro senador priista, José Antonio Yunes Zorrilla, quizá el mejor posicionado para relevar a Javier Duarte en la gubernatura.
El conflicto entre Renato Tronco y Callejas Arroyo cada vez es mayor. Antes se saboteaban bajo la mesa, pero ahora se acusan públicamente.
Renato siente una especial animadversión por el ex diputado Ricardo Calleja y Arroyo, hermano del cacique del magisterio, pero también por Albino Pérez Callejas, líder ganadero y sobrino de Juan Nicolás. Los ve como adversarios políticos y como una amenaza a sus sueños de perpetuarse en la alcaldía ya sea por sí mismo o mediante hermanos e incondicionales.
Si bien el callejismo se alineó con Renato en la elección del 7 de julio, e incluso ocupó espacios en la planilla del PRI y pretendió asegurar regiduría, ganara o perdiera la elección Miguel Ángel Tronco, lo cierto es que una vez que el Trife invalidó los comicios y determinó que haya elección extraordinaria, al primero que se le fue encima Tronco Gómez fue a Juan Nicolás Callejas Roldán, dirigente de la Sección 32 del SNTE e hijo de Callejas Arroyo.
Lo tachó de traidor. Lo hizo el pararrayos de su rabia. Renato acusaba que los priistas de Las Choapas habían votado contra el PRI.
No era así. O no del todo. Más que votar contra el PRI, los priistas de Las Choapas votaron contra Miguel Ángel Tronco Gómez porque representa el cacicazgo de Las Choapas.
Las Choapas no es uno de los municipios más ricos de Veracruz, aunque sí tiene un enorme potencial ganadero. Sin embargo, su importancia hoy es de índole electoral. Al ser anulada la elección municipal y ser convocada a una extraordinaria, se convirtió en un microcosmos de lo que está convertida la entidad, una arena romana donde sólo los vencedores viven y quienes pierden, dejan la vida. Así ocurre en infinidad de municipios.
En otro municipios la lucha es entre los seguidores de los Yunes contra los fanáticos del fidelismo y del duartismo, los que le aplauden a Erick Lagos y los que impulsan a Alberto Silva.
Se trata de posicionarse políticamente y una vez en espacios de gobierno y alcaldías, tener a la mano los recursos públicos para hacer precampaña. A eso están acostumbrados los priistas.
(romoaya@gmail.com)(@moralesrobert)(Facebook: Roberto Morales Ayala)
Publicar un comentario