jueves, 5 de diciembre de 2013

Renato: aviadores y chantaje en el Congreso


Juan Ciudadano
Los Gobernados

Qué tipo. Si Renato Tronco va a una boda, quisiera ser la novia; si va a un velorio quisiera ser el muerto; si va al Mundial, quisiera ser Messi, y si va al teibol, ha de querer ser la del tubo.
Es su naturaleza protagónica. Es de los que se proyectan cuando sus aduladores le aplauden y se frustra cuando el pueblo habla de él pero no para elogiarlo sino para condenarlo.
Díganme si no. El día que inició funciones la actual Legislatura, llegó Renato montado en su fino caballo, el azabache Tentación, aunque la verdadera tentación, a la que sucumbió, fue la tesorería municipal de Las Choapas, como aquellos del cuento de Alí Babá.
Ahí estaba en su curul, en primera fila, con su sombrero que no se quita ni para bañarse, jurando hacer cumplir las leyes que todos los días viola. Y ahora hasta amenaza con subir a la tribuna, lo que estaría como para contratar un Pago por Evento, porque no todos los días se da un espectáculo como ese, que será histórico porque si algo no sabe Renato, es hablar.
Ha pasado un mes desde que inició el Congreso. El gobernador Duarte presentó su tercer informe. Ya comparecieron los secretarios para aclarar las dudas de los diputados. Y cuando todos están en eso, a Renato se le ocurre llamar la atención con un chantajito de los que acostumbra.
El microcacique echa espuma por la boca porque no le han permitido que meta a la nómina a su personal. Renato dice que a los diputados se les pretende dar una partida económica para que les paguen a sus ayudantes, sin quedar adscritos al Congreso de Veracruz, y que a cambio, existe un grupo de “aviadores”, los que cobran sin trabajar, a los que no se les puede remover.
Renato se avienta la declaración, cuando no hay quien lo pele, y amenaza con subir el escándalo a la tribuna del Congreso, revelando nombres, llevándose entre las patas al líder de la mayoría priista, Juan Nicolás Callejas Arroyo, y a la gente de Fidel Herrera y de Javier Duarte.
Se necesita estar verdaderamente jodido para saberse tan puerco y andar queriendo dar clases de moral. Tronco pidiendo que se respete la ley cuando él ha sido quien siempre la ha pisoteado.
Renato armó su show cuando estaba a punto de conocerse la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el Trife, que confirmó que habrá elecciones extraordinarias en Las Choapas, que en consecuencia, el triunfo que tanto alardeó Renato para su hermano Miguel Ángel, se frustró.
Se ve que Renato ya no espanta a nadie, que el gobernador Javier Duarte lo está dejando solo, que el PRI quien sabe si postule de nuevo al Ratón Miguelito, y de ahí que ahora Tronco arme el escándalo de los “aviadores” en el Congreso.
La ley dice que quien conoce de la comisión de un delito tiene la obligación de denunciarlo. Renato asegura que hay “aviadores” y que tiene sus nombres. Está obligado a presentar la denuncia porque de no hacerlo incurre en complicidad.
Pero si se trata de “aviadores”, que no se olvide de los que tenía y tiene en la nómina del ayuntamiento de Las Choapas.
Uno de ellos fue Ignacio García Meza, quien cobraba sin trabajar, adscrito al departamento de Obras Públicas, y es al que la Procuraduría de Veracruz encarceló por ser el que contrató al sicario que asesinó al regidor del PAN, Alfredo Pérez Juárez, y que de acuerdo con la Procu, todo se hizo por órdenes de Renato.
En eso de los “aviadores”, Renato tiene la cola muy sucia.
Renato cree que a los del Congreso los va a tratar como a sus peones de Las Choapas. En una de esas, y con ganas de que se aplaque, los diputados le reactivan lo de su autoría intelectual en el crimen del panista Pérez Juárez, le retiran el fuero y lo enfrentan a la justicia, como debió ser desde el principio.
Son comunes los chantajes de Renato. Son el clásico sombrerazo, el petate del muerto. Cree que así va a obtener privilegios y ventajas, cuando ya siente el agua en el cogote. Y más al saberse que el Trife confirmó que habrá elección extraordinaria, y que esa, los Tronco la volverán a perder.

(Comentarios y tips a: losgobernados@gmail.com)
Publicar un comentario