lunes, 20 de enero de 2014

¡Bajan, chófer!

Salvador Muñoz
Los Políticos

Giovanni Antonio subió al camión y la mañana lo sorprendió cuando vio que sin decir “agua va”, ¡ya habían incrementado el costo del pasaje! Pagó el boleto y el chofer le dijo: “¡Falta!”, a lo que respondió: “Tienes dos opciones: o me bajas o me mandas a la patrulla”... el chofer guardó silencio… y Giovanni Antonio continuó su viaje.

II
Un tostón… ¡qué hermosa palabra! Nomás por joder le pregunto a mi hija si sabe qué es un tostón… “cincuenta centavos”, me responde tranquilamente. “¿Cómo lo sabes?”, le inquiero; “lo he de haber leído por ahí”.
Pues sí, un tostón son 50 centavos. No sé el motivo para que la primera “O” de la palabra sustituyera a la “E” que correspondía: Testón, o Testone en italiano. En portugués: Tostao. Así que si pensó que a algún carioca le decían así por prieto, estaba errado… simplemente se veía cabezón. Exacto: Tostón viene de cabeza. Y como aparecían en las monedas de 50 centavos una cabeza, se les decía Testón, de testa...
Trato de recordar si era Cuauhtémoc, el perfil que aparecía en mis tostones de la infancia pero la verdad, sólo recuerdo un sol en las monedas de 20 centavos…
Bueno, pues un Tostón y varios pesos, vinieron a desencadenar una ola de inconformidad en diversos puntos de Veracruz cuando el famoso pulpo camionero tuvo la ocurrencia de incrementar, como bien dije al principio, sin decir “agua va”, el costo del pasaje.

III
En la zona de Xalapa, hubo quienes le metieron un tostón a su cobro; en la zona de Xico, más cabrones, hubo quejas porque los camiones Excélsior ¡le metieron 30 pesos! Digo, si ya era un abuso cobrarles diez pesos extra a los paisanos por bulto que llevaran, lo último es digno de mentarles la madre, ¡mínimo!; en el Puerto, de acuerdo a lo que leí, es que el fin de semana no quisieron aplicar el descuento a personas de la tercera edad y estudiantes… pero, ¿qué dijeron las autoridades? el mismo argumento de siempre que conlleva a la incredulidad de sus palabras: “No hay autorización para incremento del pasaje”. Ante eso, uno dice: “Ok, está bien… pero entonces, ¿por qué estos hijos de la chingada me están cobrando de más?”
Uno tan simple como ciudadano que es, resuelve las cosas de manera más sencilla: Transportista que se pasó de rosca cobrando de más, ¡a tumbarle la concesión! Pero bueno, la secretaría de Gobierno lo ve de otro modo.

IV
Giovanni Antonio dice que no pagará el incremento porque además de ser un duro golpe a su bolsillo, el servicio que recibe “no vale madre”. Es más, grabó el acto de desobediencia civil y lo subió a youtube.
En las redes sociales, Giovanni Antonio López Mata se volvió famoso; incluso, ya usa como atuendo o distintivo, una chamarra y una gorra rojas. Insiste cuando platican con él, que no está dispuesto a pagar un incremento. Además, fue una promesa del Gobernador de que no habría tal…
Por supuesto, este caso de desobediencia civil no ocurre en Xico, Xalapa o Veracruz… sucedió en Nuevo Léon, donde se dio un incremento al transporte de dos pesos.
Lo curioso del caso es que mientras Giovanni Antonio sigue abordando camiones y pagando sus 10 pesos ante el reclamo de choferes y la consabida respuesta de “Tienes dos opciones: o me bajas o me mandas a la patrulla”, los demás ciudadanos, pasivamente, desembolsan doce pesos para pagar su boleto… la diferencia la puede hacer una persona. El cambio, todos.
Publicar un comentario