martes, 25 de febrero de 2014

Colegas: de críticos, a censores

José Ortiz Medina
En Corto... sin Cortes

DE REPENTE, uno que otro columnista se ha ocupado de los artículos que desde hace tres años viene escribiendo el secretario de Gobierno, Erick Lagos Hernández. Es curioso que tras muchos meses en que el también ex dirigente estatal del PRI ha incursionado como articulista en diversos medios de comunicación del estado, a algunos colegas les genere ahora cierto “prurito” el hecho de que el buen Erick destine algunos minutos de su tiempo para redactar algunas ideas con las que se puede estar o no de acuerdo, pero tanto él, como todos los veracruzanos, tiene derecho a expresar lo que piensa. Lo que faltaba: que ahora los mismos colegas sean censores y jueces pidiendo prácticamente que se queme a Erick en la hoguera con leña verde, cuando es lo primero que critican de las autoridades oficiales. Por cierto, Erick viene escribiendo desde el año 2011, así que eso de que “apenas” le dio por escribir como que suena más a grilla. Servidos.

EN EL PRIMER AÑO de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, empresas y particulares mexicanos transfirieron a cuentas bancarias en el extranjero recursos por 27 mil 382.8 millones de dólares, cantidad que prácticamente duplicó a la registrada en el primer ejercicio de la administración precedente, de acuerdo con información divulgada esta mañana por el Banco de México. Además, empresarios mexicanos enviaron al exterior recursos el año pasado por 9 mil 967.8 millones de dólares destinados a realizar inversiones directas. La suma de recursos transferidos desde México a bancos en el exterior más la inversión realizada por empresas mexicanas fuera del país llegó en 2013 a una cifra sin precedente de 37 mil 350.6 millones de dólares. En términos comparativos, los recursos transferidos en 2013 por mexicanos a cuentas bancarias en el exterior y los destinados a invertir en empresas fuera del país fueron equivalentes a una quinta parte del saldo actual de la reserva internacional de divisas, que es de 179 mil 705 millones de dólares, de acuerdo con los datos del banco central.

SERÁ ESTA SEMANA durante la próxima sesión de Cabildo cuando los regidores boqueños pidan al alcalde Miguel Ángel Yunes Márquez la inmediata destitución de María Josefina Gamboa Torales, como titular del Instituto Municipal de la Mujer, por considerar que está impedida por Ley para dicho cargo. “No tiene la preparación ni profesional, ni académica, ni moral, para ocupar ese cargo”, advirtió el regidor décimo primero del Ayuntamiento, Carlos Rodríguez Pitalúa. El edil señaló que en lo que se va a señalar ante el pleno del Cabildo, es que siempre se ostentó como licenciada sin estar titulada, ni tener el soporte académico del área de profesiones de la Secretaría de Educación Pública (SEP) que es quien lo valida, lo que para los regidores estaría incurriendo en una grave acción ante el Cabildo, ya que para dicho cargo debe contar con un título profesional, y se comprueba que en realidad mintió y ocultó la realidad para poder acceder hasta tal posición municipal. “Vamos a pedir que se le destituya, y que el alcalde nos ponga a consideración del cabildo una nueva propuesta que si tenga el perfil tanto profesional, académico, moral y de capacitación para cubrir dicho puesto”, asevera Rodríguez Pitalúa.

UNA COSAS es la cortesía política y otra es caer en situaciones indignas y lacayunas. Porque a ver, ¿cómo está eso de que la rectora de la Universidad Veracruzana, Sara Ladrón de Guevara, acudió este martes por la madrugada a la USBI para darle la “bienvenida” al gobernador Javier Duarte de Ochoa? Hasta donde se sabe, esa actividad no era oficial, pues sólo se trató de los ejercicios matutinos del mandatario estatal y del encargado de despacho de la PGJ, Luis Ángel Bravo Contreras. Digo, como que hay que guardar las formas. Una cosa es que la autonomía de la UV es un mito genial y otra muy cierta es que hay que guardar las apariencias. Como dice el dicho, para que la esposa del marqués sea honesta no basta que lo sea, sino que lo parezca. Cuando menos, los antecesores de doña Sarita hacían como que eran autónomos, aunque en los hechos quien mandaba era el gobernante en turno. O como dicen en mi pueblo: está bien ser cochino, pero no de los trompudos.
Publicar un comentario