martes, 25 de febrero de 2014

El fracaso de las Pymes

Luis Alberto Romero
Hora Cero

El pasado 4 de febrero inició en todo el país el censo económico 2014, que realiza el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, que estima contar a unas 5 millones 700 mil empresas en la República.
El más reciente censo económico se desarrolló en 2009, hace cinco años, cuando se contaba con unas 600 mil empresas menos que en la actualidad.
En Veracruz existen unos 380 mil negocios establecidos en los 212 municipios de la entidad, lo cual nos habla de una economía sólida. De hecho, apenas el 30 de febrero se instaló Suzuki, la número 615 entre las grandes empresas que han llegado a Veracruz en los últimos tres años.
En ese contexto, el gobernador Javier Duarte declaró que esas 615 grandes empresas han generado casi 47 mil empleos directos y 62 mil indirectos; en total, 109 mil nuevos espacios laborales.
Sin embargo, el Inegi informó que el nivel de desempleo es del 3.38 por ciento en la entidad, alcanza a más de 119 mil personas, y que el 66.5 por ciento de la población ocupada se encuentra en la informalidad.
Habría que apuntar, entonces, que el mayor problema en cuanto a la apertura de empresas no se relaciona con los grandes corporativos, sino con los pequeños y medianos giros: en Veracruz, al igual que en todos los estados del país, la mitad de los negocios que abren sus puertas van a la quiebra al cumplir doce meses. El 75 por ciento de las pymes fracasa antes de los 3 años, mientras el 80 por ciento lo hace antes de los 5 años.
De cada diez nuevas Pymes, nueve terminan su ciclo de vida antes de cumplir una década.
Para ilustrar el tamaño de la crisis de las pequeñas y medianas empresas en México basta con remitirnos a su aportación en el Producto Interno Bruto, que pasó del 52 al 34 por ciento en los últimos diez años.
Se trata de una tendencia internacional que se acentúa en nuestro país; expertos en la materia afirman que el 70 por ciento de las Pymes mexicanas carecen de apoyo financiero; la problemática que impide el crecimiento de este sector de la economía pasa también por la falta de experiencia, la escasez de capital, la información poco confiable de los emprendedores, la mala selección del personal, los errores en la estrategia y la resistencia a los cambios.
En síntesis, la causa más común del cierre de pequeñas y medianas empresas se resume en la mala gestión; es decir, problemas para vender, producir, controlar y planificar.
De ahí que en un recorrido por las principales avenidas de Xalapa, El Águila de Veracruz encontró más de 60 locales en renta, que antes ocuparon Pymes que se fueron a la quiebra.
No falta quien argumente que la inseguridad y, sobre todo, las nuevas disposiciones fiscales y la carga tributaria, orillan a las empresas a cerrar sus puertas; probablemente esos sean algunos factores; sin embargo, el tema principal tiene que ver la de falta de competitividad y en ello tendrían que centrar su atención tanto los emprendedores como las autoridades vinculadas al desarrollo económico. @luisromero85
Publicar un comentario