miércoles, 26 de marzo de 2014

Campo veracruzano, problemas sin fin

Luis Alberto Romero
Hora Cero

Del 9 al 13 de abril se desarrollará la Cumbre Agroempresarial Veracruz 2014, que organiza el gobierno del estado, a través de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario.
Se trata de un evento que busca promover operaciones comerciales mediante la exposición de los productos veracruzanos. Es parte, además, de una estrategia para capacitar a los productores y, sobre todo, a los agroempresarios en materia de comercialización.
En dicha Cumbre se instalarán pabellones especializados en café, ganadería, Pymes veracruzanas y apoyo y asesoría en materia financiera.
El problema de la comercialización es uno de los talones de Aquiles del sector agropecuario de la entidad. Son pocos los productores que trabajan con una visión de empresa y predominan quienes se dedican a la agricultura de subsistencia: de acuerdo con datos que maneja la Sagarpa, en Veracruz, el 5 por ciento de los productores privados, que poseen el 30 por ciento del total de las tierras, son considerados agricultores comerciales y tienen acceso a financiamiento, créditos de la banca, seguros, etcétera; sin embargo, la inmensa mayoría, 95 por ciento, son pequeños propietarios de baja productividad y más de 400 mil ejidatarios que producen para los mercados locales y para la manutención familiar.
Por otra parte está el tema de los créditos; según el diagnóstico elaborado por la Secretaría de Agricultura del gobierno federal, sólo el 3 por ciento de los productores agroalimentarios veracruzanos accede a créditos, ya sea a través de la banca de desarrollo o de la privada. El problema se acentúa porque no se observa interés de la banca en el desarrollo del sector agropecuario.
Por si fuera poco, el 30 por ciento de la producción total del sector primario de la entidad se pierde debido a problemas de transporte y almacenamiento inadecuado.
En síntesis, lo que tenemos en Veracruz es un campo que produce mucho para unos cuantos y muy poco para la mayoría; la lista de los problemas parecería interminable: la dispersión, el bajo nivel tecnológico, los intermediarios; la baja incorporación de valor agregado a los productos, la restricción en el financiamiento, la mala organización de los productores y, por si eso no fuera suficiente, las condiciones adversas del clima, que incluyen sequía, heladas e inundaciones.
En términos generales, el sector rural de Veracruz, más que frutos, lo que exporta es mano de obra; además, prevalece un bajo nivel de competitividad de los productos agrícolas en calidad, valor agregado, presentación y penetración en el mercado.
Pero hay otra cara del sector agropecuario de Veracruz: las agroindustrias que luchan por extender sus mercados. Aquí operan casi dos mil empresas del sector agrícola; 228 del pecuario; y casi mil 200 agroindustrias del sector forestal y silvícola. Tiene Veracruz 22 ingenios azucareros, 753 paneleras, más de 800 negocios relacionados con el café, un centenar de empacadoras de cítricos, 16 envasadoras de miel, 124 queserías, 136 aserraderos y más de 370 madererías.
Por ello resulta importante el apoyo oficial a los agroempresarios; sin embargo, el esfuerzo debe enfocarse, sobre todo, a la atención y apoyo a los miles de campesinos que se dedican a la agricultura de subsistencia.
@luisromero85
Publicar un comentario