domingo, 16 de marzo de 2014

¿Dónde quedaron las Obras Adelante”?

Marco Antonio Aguirre Rodríguez
Místicos y Terrenales 

El 9 de enero del 2012 Javier Duarte de Ochoa anunció ufano la instauración del programa “Un Día, una obra adelante”, el cual significaba que cada día iba a inaugurar una obra pública.
Pues bien, al 17 de marzo de 2014 han pasado dos años, dos meses y 8 días, o sea 798 días (porque el 2012 fue año bisiesto)
¿Dónde están las 798 obras realizadas por el gobierno del estado de Veracruz en este lapso?.
No hay.
De hecho desde finales del mismo 2012 Javier Duarte dejó de hacer el anuncio de “un día una obra adelante”.
De hecho el programa fue netamente electorero y la intención era mostrar que el gobierno de Javier Duarte inauguraba obras por todo el estado.
Y así fue en los primeros meses, porque cada obra de cada ayuntamiento, así fueran las guarniciones de dos cuadras, se las apropiaba la administración de Javier Duarte y las mostraba como propias.
Bueno, más fácil.
¿Dónde están las 76 obras correspondientes a este año?
¿Siquiera podrían enumerar 17 obras inauguradas en marzo?
De hecho ese fue un programa electorero, instaurado antes de las elecciones federales de ese año, donde quien hizo el diseño de la ingeniería electoral se llevó el triunfo de los comicios, mientras que los nietos de la fidelidad se llevaban lo que podían, en resultados electorales.
El 20 de enero de 2012 al entregar obras en una escuela secundaria y un aula de medios para una primaria, construidas ambas con recursos federales, anunció para Medellín obras por 33 millones de pesos para ese año:
Ampliación a dos carriles del puente Playa de Vacas, que comunica con Boca del Río.
Carpeta asfáltica nueva en nueve kilómetros de El Tejar a Mozambique.
Reencarpetado de 1.7 kilómetros de Medellín a Guasimal.
Rehabilitación del acceso a la comunidad Los Robles, desde la carretera federal.
Si usted vive por esa zona sabe bien que nada de eso se hizo.
Y esto sólo es un ejemplo.
Sigue pendiente que se aclare porque hay 7,802 millones de pesos del Fonden que no se aplicaron de septiembre del 2007 a noviembre del 2013.
De hecho, la llegada de Gerardo Buganza a la supersecretaría de Infraestructura y Obras Públicas, de poco ha servido para reactivar la obra en Veracruz, incluso la que se podría hacer con participación de recursos federales.
Javier Duarte el 11 de marzo quiso mostrarse como quien realiza las obras de estabilización de las márgenes del río Papaloapan, cuando esto lo hace Conagua y fueron anunciadas un año antes de que comenzaran.
Obra pública en Veracruz no hay.
Y esa es una de las causas por las que surge la gran duda, ¿en qué se gasta el gobierno de Javier Duarte el presupuesto si no hace nada de obra pública?.

CORRUPCIÓN E INFORME
“La gente está harta de la corrupción. Yo también”: Héctor Yunes, durante su informe de labores 2014.
En ese contexto asienta: “La transparencia y la rendición de cuentas, no son negociables. Los gobiernos tienen la obligación de rendir cuentas a los ciudadanos. Hacerlo siempre, todo el tiempo, de manera sencilla y clara. Para eso aprobamos las reformas a la Ley General de Contabilidad Gubernamental. La sociedad demanda, con razón, saber en qué se aplica su dinero. El presupuesto es dinero de la gente, no de los políticos”.
¿El párrafo llevaba destinatario señalado.
Como sea, el suyo fue un evento único, porque tuvo la presencia de los otros dos senadores Yunes por Veracruz, Fernando, del PAN, de quien dijo en específico que “corre la misma sangre por mis venas” y José, del PRI; a un grupo de taxistas del estado que acudieron al evento les ofreció gestionar una reunión con José Yunes en su calidad de presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público del Senado, para buscar una cita ante el Sistema Administración Tributaria (SAT), para exponer su petición de pagar una cuota fija de impuesto.
El hecho fue una muestra de que entre los Yunes no hay pleito, aún cuando sean tres lo que están tras la silla gubernamental.
Al informe de Héctor Yunes acudieron también, entre otros, Erick Lagos, en representación de Javier Duarte, los senadores Eviel Pérez Magaña, Óscar Román Rosas, y los presidentes de los comités estatales de Nueva Alianza, Eduardo Carreón Muñoz, y de Alternativa Veracruzana, Alfredo Tress Jiménez.
En cambio Elizabeth Morales no llegó, aún cuando antes buscó y tuvo la alianza con Héctor Yunes.
Así cambian las cosas.

VIOLENCIA PERSISTE. Javier Duarte había afirmado el 12 de marzo que “en Veracruz no hay extorsiones, no hay balaceras, no hay secuestros” y eso debía darnos seguridad a los veracruzanos.
Pero tan sólo éste 16 de marzo se dio una balacera en la entrada de Arboledas San Ramón, en Medellín de Bravo, con tres muertos y varios heridos.
Pero antes, y al día siguiente de la declaración de Duarte, asesinaron al síndico de Filomeno Mata, Efraín Márquez Cruz. Al hecho le quieren dar un tinte de rencilla electoral y ya empezaron a soltar versiones periodísticas en éste sentido.
Después, el 15 de marzo, intentaron asesinar a balazos a José Manuel Gómez Limón, secretario particular del alcalde de Hueyapan de Ocampo, Lorenzo Velásquez Reyes, en la comunidad de Juan Díaz Covarrubias de ese mismo municipio.
El 12 de marzo en Las Choapas un hombre fue secuestrado a plena luz del día.
Pero mal.
La revista “Sin embargo” hace el recuento rápido: sólo en los últimos tres meses se han registrado 102 homicidios dolosos, 29 secuestros y 39 casos de extorsión, de acuerdo con cifras oficiales.
Y este 16 de marzo los habitantes de la colonia El Coyol anunciaron que comenzaban sus propios mecanismos de vigilancia ante la delincuencia severa que sufren.
Y Orlando Camacho Nacenta, director General de México SOS, dijo que Veracruz está entre los 10 estados con más secuestros en el país.
Y en la zona de Veracruz municipio, asaltaron Sears y se llevaron medio millón de pesos. Y también la ferretería Fofel.
Y en San Rafael mataron al velador de la casa de los propietarios de Gas de San Rafael, para asaltar el lugar.
Y el 14 de marzo en Isla entre policías municipales e integrantes de la AVI atacaron a simpatizantes del Comité de Defensa Ciudadana.
Pero en Veracruz ya no hay balaceras, ni secuestros, ni robos, ni violencia, ni delincuencia.
¿O nosotros estamos viendo un Veracruz distinto?
Publicar un comentario