lunes, 10 de marzo de 2014

Héctor y Pepe Yunes, alocados

Fidel Pérez/dpoderapoder.mx
De Poder a Poder

Los padres del desastre gubernamental en Veracruz son dos: Héctor y José Yunes, uno Landa y el otro Zorrilla.
Usted podrá alegarme lo contrario, pero ¡no!
Que muchos de los servicios que proporciona el gobierno están inmersos en el tortugismo y la ineficiencia, es cierto.
Pero eso se lo debemos en mucho a los dos Yunes.
Mire usted.
A finales del sexenio anterior, cuando ya Javier Duarte estaba a punto de asumir el gobierno veracruzano, tanto Héctor como Pepe estaban (y siguen) enfrascados en una guerra intestina que solo dividió a la empleomanía gubernamental.
Armaron sus grupos que, junto al que también lograron Erick Lagos y Jorge Carballo, provocaron desencuentros dentro del gobierno estatal que, como objetivo, lograron la lentitud y la ineficiencia en la aplicación de los servicios públicos.
El problema es que ellos, los propios priístas y/o empleados de gobierno no lo quieren ver así.
Pero quien sí lo ve así es el panista Julen Rementería del Puerto.
Óptica que se vuelve certera, concienzuda, reflexiva y objetiva.
Apunta un coordinador de la fracción panista en el Congreso local: “las aspiraciones políticas de los senadores de la República, José Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa, por construir sus candidaturas a la gubernatura de Veracruz, están distrayendo a funcionarios estatales de su encomienda que es la de trabajar por Veracruz”.
Cierto, muy cierto.
Pero Julen no se queda ahí y argumenta: “por ética personal y por respeto al actual Gobernador, ambos senadores no deberían estar preocupados por sus aspiraciones políticas, ya que para la sucesión gubernamental faltan tres años”.
Cosa que, reitero, es más que cierta y solo los ciegos no la pueden ver así.
Ambos, Héctor y Pepe, andan alocados, descarriados, desatados por adjudicarse la candidatura del PRI a la gubernatura veracruzana, aunque ambos juren y perjuren que no.
Claro que sí.
De Jorge Carvallo y Erick Lagos ya ni hablar.
Ambos quedaron atrapados en sus propias egolatrías políticas.
Y, por lo mismo, fuera de la contienda.
Aunque, si usyed me apura tantito, ninguno de los dos tiene el tamaño para colocarse dentro del cuadro de probables sucesores de Javier Duarte.
Además, a los veracruzanos no conviene tener dentro de la política, y menos como gobernador, a personas como Erick y Jorge.
Que por qué.
Bueno, porque siempre y a todo le dirán que sí pero jamás le resolverá nada.
Son los auténticos queda bien mediáticamente pero que en corto no ayudan ni a su propia familia.
Así es.

Tips...tips...tips
Américo Zúñiga, alcalde xalapeño, es un político que trabaja con el ejemplo y sabe cumplir sus promesas: en campaña dijo que su gobierno sería plural y para todos. Cosa que está cumpliendo. Por ejemplo, en un afán por beneficiar al colectivo sin miramientos ni banderas qué colgarse, inició su gran programa de obras y al hacer esto invitó al diputado Uriel Flores Aguayo del PRD, le dio el crédito de haber gestionado y bajado los recursos para realizar obra y no le importó que sea de otro partido. Ambos, fueron vitoreados y recibieron el agradecimiento de la masa y, sanseacabó. Bien... Un grupo de vecinos del fraccionamiento La Herradura de este puerto, se organizó ayer por la tarde y se autodenominó como grupo de autodefensa porque ya no resiste tanto robo a sus viviendas ni asaltos. Autoridades de la SSP acudieron al lugar, dialogaron pero los vecinos insisten en quedarse organizados para enfrentar a la delincuencia. Hasta pronto. Si usted desea hacer algún comentario proporcionar algún dato, envíelo a: redaccion-dpoderapoder.mx@hotmail.com. También síganos en Twitter: @fidelps.
Publicar un comentario