domingo, 9 de marzo de 2014

La pifia de Reyes Peralta

Fidel Pérez
dpoderapoder.mx
Veracruz

Si el presidente de México Enrique Peña Nieto, de verás está actuando con la “ley en la mano”, deberá entonces analizar y someter a investigación a Miguel Angel Yunes Linares y su achichincle Enrique Pérez Rodríguez, como bien lo asientan los abogados del país al denunciarlo penalmente ante la PGR por la “mágica” fuga de El Chapo Guzmán.
Y deberá hacerlo tal cual lo hizo con Elba Esther Gordillo.
Pero, mire usted.
Hay un problema.
Problema y fuerte.
Y eso fue lo que tal vez no analizó el presidente de la organización de Abogados del país, Jorge Reyes Peralta: Miguel Angel Yunes Linares y Jesús Murillo Karam, son amiguísimos.
O ¿acaso Reyes Peralta está jugando al payasito, al exhibicionista o al desmemoriado?
Porque, por si eso resulta poco el abogadazo de Veracruz tampoco debió dejar de lado la amistad intensa que une al choleño panista de sangre tricolor con el secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, el pachequense que tambén es su tocayo.
De todos es sabido que las leyes en México se manejan por compadrazgo, amiguismo y al antojo de quien manda en el país.
En este momento tanto Osorio Chong como Murillo Karam tienen el sartén por el mango y no solo se ve difícil sino imposible que apliquen la ley a su amigo Miguel Angel Yunes.
Aunque, el tal Yunes sea culpable.
Me explico.
La fuga de “El Chapo” Guzmán, ocurrida el 19 de enero de 2001 del Cefereso del Penal de Puente Grande, se realizó cuando el director del penal era Leonardo Beltrán Santana, un ex reo sentenciado a 18 años de cárcel, y súper amigo de Yunes Linares.
Pero eso no es nada, otro anécdota que apuntan hacia el ojiverde es que cuando se dio el intento de fuga de Héctor “El Güero” Palma, del mismo penal en diciembre de 2002, el director del mismo era Alfredo Lara Guerrero, otro cercano a Yunes Linares.
En la página 33 de su libro “Máxima seguridad: Almoloya y Puente Grande”, el periodista Julio Scherer García cita la entrevista que tuvo con Evaristo Nucamendi Barradas, quien señaló directamente a Enrique Pérez como el artífice de la fuga de Guzmán: “Un día vino Pérez Rodríguez (a Puente Grande) y la fuga fue al día siguiente.
“Yo no estuve presente, dicen que llegó y le dijo (a Joaquín Guzmán): ‘prepara a dos de tus gentes porque te voy a mandar al COC (Conductas Especiales). Hay demasiada presión y ya no te puedo tener aquí. Agarra a dos gentes para que te acompañen’ ”.
Más o ahí se queda.
Publicar un comentario